Amigos que Conocen la Salida | Quieretemilvecesmas

Los Amigos que Conocen la Salida

Hace unos días recibí una llamada que me hizo sentir muy bien. Se trataba de un amigo y antiguo compañero de trabajo de hace unos 17 años, con el que hacía tiempo que no hablaba. Son ese tipo de relaciones que perduran en el tiempo, aunque no las cultives.

Los verdaderos amigos

Por otro lado, se trataba de un compañero de trabajo ideal, de esos con los que aprendes, a nivel profesional y también personal. De esos que tienen su “librillo” y no tiene ningún reparo en compartirlo contigo. De esos con los que haces equipo campeón. De esos que te escuchan, que tratan de comprenderte. De esos con los que te sientes importante… de esos que conocen la salida… ¡Que suerte tengo de tener amigos como esos!

Pasadas una horas de esa llamada estuve pensando en la gran fortuna de tener amistades como esa, además, reflexionaba sobre lo difícil de encontrar amigos de este tipo si los buscas, pues surgen de las relaciones verdaderas, cuyo único interés es la propia amistad.

Los que conocen la salida

Siguiendo con la reflexión, pensé en esas personas que se ven atrapadas por situaciones que les angustian y de las que no saben cómo salir, y sin embargo pueden tener alguna amistad que haya estado en ese mismo trance y sepa llegar a la salida. Para ilustrar lo que quiero decir, voy a mencionar una metáfora que aparece en una escena del episodio 10, de la segunda temporada, de “El Ala Oeste de la Casa Blanca“, otra de mis series favoritas:

“Un hombre va tranquilamente por la calle cuando cae en una zanja. Es muy honda y no puede salir. Un doctor pasa y el hombre le grita:

– ¿Oiga puede ayudarme?

El doctor escribe una receta, la tira a la zanja y se larga.
Luego llega un cura y el hombre le dice:

– Eh padre, estoy aquí. ¿Puede ayudarme?

El sacerdote escribe una oración, la tira a la zanja y se larga.
Luego llega un amigo.

– Soy yo, Joe. ¿Puedes ayudarme?

Y el amigo se tira a la zanja.
El hombre le dice:

-¿Eres bobo o qué? Ahora estamos los dos aquí.

– Sí. Pero yo ya estuve aquí antes y sé la salida.”

A continuación tienes el audio de ese momento del episodio:

La experiencia de los demás

Afortunadamente, casi todos tenemos este tipo de amistades, de las que, incluso, desconocemos que lo han pasado mal, pero al final han logrado sobreponerse y pueden compartir su experiencia contigo. Lo único que hace falta es que escuches y te dejes ayudar de quien ha pasado por esa misma situación por la que tú pasas ahora, y que por vergüenza, orgullo o yo que sé… no quieres atender.

¡Ojo! No digo que tengas que hacer lo mismo, pero sí puedes aprender a salir de esa encrucijada en la que puedes estar inmerso. Ya luego puedes reflexionar con tranquilidad acerca de cuál es la mejor vía para seguir por el sendero que marcan tus deseos.

Posiblemente en muchos casos rechazamos la ayuda por complejos, inseguridad o poca autoestima. Clic para tuitear

Posiblemente en muchos casos rechazamos la ayuda por complejos, inseguridad en nosotros mismos, poca autoestima o motivación, y además creemos que nadie puede entender lo que sentimos, nos parece demasiado complejo para el entendimiento de los otros, sin embargo, estamos equivocados, pues no somos las únicas personas en el mundo a las que le suceden cosas, el resto de personas también experimentan momentos buenos y no tan buenos, como nosotros, y tener amigos que entiendan lo que te pasa y te puedan apoyar no tiene precio.

Firma

The following two tabs change content below.
A lo largo de la vida vamos acumulando experiencias, unas veces agradables y otras menos, que van marcando y desarrollando nuestra personalidad. Además, con la perspectiva de los años encontramos el sentido a muchas de las cosas que han ocurrido en nuestra vida, y que en aquel momento no comprendíamos. Quizás ha llegado el momento de que utilicemos esta nueva aptitud para beneficio de otros que andan perdidos en los aconteceres que un día nos afectaron también a nosotros. Soy Coach Personal, Formador, Consultor y Bloguero.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario