QuiereteMilVecesMas

Cuál es la llave que te lleva dentro de ti

QuiereteMilVecesMasCuando buscas algo material, por ejemplo, un auto, un edificio, una calle, una persona, un libro, una herramienta, un teléfono…, normalmente sabes dónde tienes que buscar, y si no lo sabes, pues sigues unos indicios típicos que te ayudan a llegar o al menos a tomar una decisión, incluso puedes recurrir a alguna persona que puede informarte, o consultas una guía, un libro…, o lo más fácil, acudes a la red Internet donde con mucha probabilidad des con la respuesta.
¿Pero qué ocurre cuándo lo que buscas es algo inmaterial, abstracto, a veces espiritual, como pudiera ser la Felicidad? Pues que tienes que buscar en un terreno muy desconocido para ti, casi inexplorado y del que no dispones de mapas ni guía, que ni comprendes ni sabes cómo comunicarte con él, me refiero a tu mundo interior.

No sé si por tu edad llegaste a vivir los primeros tiempos de los computadores, o incluso los primeros pasos de la electrónica. En aquellos tiempos la base era la lógica binaria. La combinación de dos estados, de dos posibilidades; cero o uno, sí o no, abierto o cerrado, conectado o desconectado, alto o bajo… Los resultados se basaban en operaciones con dos estados. Realmente es sorprendente cómo con sólo dos posibilidades se podía generar tanta tecnología. Eso sí, esa sencillez por un lado, requería de sistemas muy complejos y voluminosos por otro lado, comparados con los existentes hoy en día.
Para poder trabajar con esos dos estados se utilizaba un lenguaje muy potente y primitivo a la vez llamado “Código Máquina”. Actualmente se emplean otros lenguajes con códigos más comprensibles para el ser humano que permiten interactuar con ese otro más básico. Pues bien, te he puesto este ejemplo porque encuentro cierta similitud entre el código máquina de los computadores con el código interno que te permite interactuar con tu mundo interior. Porque sí existe una manera de comunicarte con ese mundo interior, y es a través de tu propio “código máquina” que son los sentimientos y las emociones.

Efectivamente, la llave para entrar en ti es conocer y comprender tus sentimientos y emociones; cuáles son y por qué se producen en un momento dado, puedes hallar muchas de las respuestas que buscas dentro de ti. En el caso de la Felicidad, para hallarla tiene que descubrir la razón de esos sentimientos que tienes, de esas emociones.

Comienza por observar tu realidad y las emociones o sentimientos que te produce. Preguntarte:

  • ¿Qué es lo que siento?
  • ¿Dónde lo siento?
  • ¿Por qué lo siento?
  • ¿Para qué lo siento?
  • ¿Qué ocurre cuando lo siento?
  • ¿Qué quiero sentir y no siento? ¿Por qué?

El hombre que ha empezado a vivir más seriamente por dentro, empieza a vivir más sencillamente por fuera.

(Ernest Hemingway)

Gracias.

José Ramón García

QuiereteMilVecesMas

The following two tabs change content below.
A lo largo de la vida vamos acumulando experiencias, unas veces agradables y otras menos, que van marcando y desarrollando nuestra personalidad. Además, con la perspectiva de los años encontramos el sentido a muchas de las cosas que han ocurrido en nuestra vida, y que en aquel momento no comprendíamos. Quizás ha llegado el momento de que utilicemos esta nueva aptitud para beneficio de otros que andan perdidos en los aconteceres que un día nos afectaron también a nosotros. Soy Coach Personal, Formador, Consultor y Bloguero.
4 comentarios
  1. reyna
    reyna Dice:

    hola estoy muy estresada, me dice un sicologo que debo tomar medicamentos pues por mi edad (45) es dificil salir sola de la depresion, lo cierto es que si estoy sola, sin empleo y sin ninguna actividad ocupacional, ademas de que siempre por estas fechas me deprimo pues no tengo buena relacion con mi familia, soy muy contradictoria y mi problema del “si pero no” me esta ganando, por favor digame como o que hacer para salir de mi misma y encontrar soluciones para avanzar de nuevo. gracias y , felicitaciones!! es muy buena pagina

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Reyna:

      Muchas gracias, me alegro de que te guste la página.
      Te comprendo. Lo primero que quiero decirte es que si estás en tratamiento con un psicólogo, hazle caso y atiende al tratamiento que te mande.
      En paralelo con eso, si lo deseas, puedes tomar acciones para sentirte mejor, como es este el caso, pero, como te dije, sin que suponga dejar tu tratamiento.

      En segundo lugar me gustaría decirte que, a pesar de lo que me cuentas, te aseguro que si te lo propones puedes cambiar esa realidad. claro, ahora puede que lo veas todo un poco gris, pero eso es porque estás en un estado emocional que te impide ver en toda su dimensión el mundo que tienes ante tus ojos. Suelo decir que no se trata de hacer una sola cosa, sino un cúmulo de ellas y poco a poco vas cambiando esa realidad que no te gusta o que no te permite ser todo lo feliz que quisieras.

      Lo primero que hay que ir cambiando es tu pensamiento, pues es el pensamiento el que genera las conductas, y éstas generan las emociones. Por ejemplo (sólo es un ejemplo), si los pensamientos que tienes con respecto a tu familia son negativos, tu conducta estará en consonancia con ellos y por lo tanto no te molestarás en visitarlos, llamarlos o simplemente tener una buena relación, y esa conducta genera en ti una sensación de soledad o de que tu familia no te quiere. En este caso, si realmente aprecias y quieres a tu familia, cuando pienses en ellos piensa en términos de que son sangre de tu sangre, de que forman parte de tu propia vida, de que se equivocan como también te equivocas tú, de que necesitan ser comprendidos al igual que lo necesitas tú, y de que, por lo tanto, juntos se podrán ayudar mejor unos a otros. Si mantienes un tiempo esos pensamientos, finalmente tomarás la decisión de acercarte a tu familia y hablar con ellos, y cuando hagas eso te aseguro que terminarás sintiéndote muy bien.

      Este es un ejemplo Reyna de cosas que puedes hacer. Si lo deseas puedes contarme algún detalle más a través del correo electrónico y así podré responderte con algo más de concreción. Mi email es jgarcia@quieretemilvecesmas.com

      Gracias y un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  2. Marujita
    Marujita Dice:

    Hola Jose Ramón………..me encanta tu escrito, pero por más que leo y releo……………no encuentro la llave,
    quizás hoy estoy un poco embotada mentalmente………………
    Mañana brillará de nuevo el sol……………y yo también……………….
    Feliz noche Un afectuoso saludo Marujita………………

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Hola Marujita:

      Se me pasó este comentario tuyo y no quiero dejarlo sin respuesta. Pero antes agradecer tus palabras.
      Yo te diría que te centres en lo último que has dicho: “Mañana brillará el sol… y yo también.” Recuerdo que en días de niebla densa por esta zona donde vivo, conducir por la carretera hacia el monte se hace muy complicado y mientras más te esfuerzas en ver a través de la niebla más confusa se hace la visión, sin embargo si no me empeño en forzar la vista y ver los detalles sino simplemente en tener una vista global de lo que hay, es más, si intento ver con el rabillo del ojo, puedo distinguir las líneas laterales a ambos lados de la carretera y son esas las que me valen para seguir y salir de ese tramo nublado.

      Siguiendo este ejemplo real que te he puesto, puede que en vez de pretender encontrar las claves dentro de ti, lo que puedes hacer es simplemente mirar dentro de ti, y poco a poco te irás descubriendo.

      Espero que así sea.
      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario