Apego y Dependencia | QuiereteMilVecesMas

Libérate del apego y disfruta de la libertad

Libérate del apego y disfruta de la libertad
4.4 (87%) 80 votos

El apego o la dependencia mantienen prisioneras a muchas personas en su propio mundo y en su propia relación, principalmente porque convierten lo que tendría que ser un deseo a un ser querido o a algo en una necesidad, es decir, en algo vital para su supervivencia. Y si llegamos a ese punto de considerar que sin esa otra persona o cosa no podemos vivir, en realidad lo que estamos haciendo es darle el mando de nuestra toma de decisiones a nuestro cerebro reptiliano, ese tercer cerebro que desde el hombre primitivo nos ayuda a sobrevivir en situaciones de peligro.

 

Si nuestra nave la gobierna en todo momento nuestro cerebro reptílico, no habrá espacio para lo racional (Neocortex) ni para el control de las emociones (sistema límbico o cerebro medio), pues el cerebro reptiliano es 250 veces más rápido que, por ejemplo, el Neocortex.

Consecuencias del apego

Las consecuencias de tal confusión son: la infelicidad, vivir en una situación de sometimiento, degradación, tristeza, depresión, sensación de soledad, estrés, baja autoestima, poca auto-valoración, cansancio, indefensión, incapacidad, anulación de su personalidad, etc.

Bajo estas circunstancias, una separación de ese ser querido, ya sea por muerte, por cambio de residencia temporal, por viaje, etc., se hace casi imposible de superar, produciéndose un estancamiento en el ritmo de vida cotidiano y pudiendo ocasionar un trauma que dure toda la vida.

Inmadurez Emocional

Walter Riso, en su libro “Amar o depender”, considera la inmadurez emocional como el esquema central de toda dependencia o apego, porque, según dice, implica una perspectiva ingenua e intolerante ante ciertas situaciones de la vida, por lo general incómodas… Señala, igualmente, tres manifestaciones de la inmadurez emocional relacionadas con el apego afectivo: los bajos umbrales para el sufrimiento, la baja tolerancia a la frustración y la ilusión de permanencia.

De la misma manera, Walter Riso considera que la “súper sustancia” que motiva el apego es la combinación de bienestar y seguridad, de acuerdo con la historia personal afectiva, la educación recibida, los valores inculcados y las deficiencias específicas de cada cual.

Es del todo normal que ante una pérdida o separación de un ser querido, sientas tristeza, pena, soledad… Estas emociones son justificables dentro de tu proceso mental, y con tiempo y lugar para experimentar esas emociones lograrás poco a poco superarlo.

Todo fluye

Por buscar una metáfora que lo ilustre; es como si estuvieras bañándote en la playa y sin que te dieras cuenta te cae una ola gigante que no esperabas y te sepulta temporalmente, en ese momento te sobrecoges y tardas unos segundos en reponerte, casi te quedas sin aire…, pero pasado unos instantes te recuperas y recuerdas lo sucedido con tranquilidad. Decía el filósofo griego Heráclito de Éfeso (540-480 a.c.):

“Todo fluye. Todo está en movimiento y nada dura eternamente. Por eso no podemos descender dos veces al mismo río, pues cuando desciendo al río por segunda vez, ni yo ni el río somos los mismos…”

La reflexión de Heráclito es más extensa, pero si nos quedamos con ese párrafo caeremos en la cuenta de que vivimos en un mundo donde nada es para siempre, todo está en continua evolución, y nosotros no podíamos ser menos, aunque en el caso de las personas contamos con un factor que puede limitarnos e incluso bloquearnos, nuestro pensamiento.

“Todo fluye. Todo está en movimiento y nada dura eternamente... Clic para tuitear

Pensamientos

Si en un momento determinado estamos estancados es debido a nuestro pensamiento, a la valoración que hacemos de la realidad, pero no a que seamos intrínsecamente incapaces, o sea, que por naturaleza no somos incapaces, son nuestras creencias y nuestra forma de pensar la que nos limita.

Te voy a poner un ejemplo de algo que me ha ocurrido y me ha hecho experimentar la limitación de mi pensamiento: Salvo que surja algún inconveniente, todos los días al ponerse el sol me voy a caminar un par de horas por el campo (vivo en una zona rural), pues bien, hay un punto del camino en que comienza una pequeña pendiente de unos 100 metros, cuando estoy cerca de esa pendiente comienzo a pensar que me va a costar subirla y que cuando llegue arriba estaré bastante cansado, y así resultaba cada vez.

Un día, antes de llegar a la pendiente, recibí una llamada en el teléfono móvil, era de un amigo y la atendí mientras seguía caminando. Cuando terminé de hablar con mi amigo me di cuenta de que, mientras hablaba, había subido la pendiente e incluso estaba unos 30 metros más adelante. En ese momento noté algo muy extraño, no estaba especialmente cansado, más bien estaba casi normal, respiraba con tranquilidad y no me había dado cuenta de que subí la pendiente, y además hablando.

Me quedé unos instantes reflexionando sobre lo ocurrido, y llegué a la conclusión, que ahora comparto contigo, de que nuestra fuerza y nuestra capacidad son enormes, y sólo nuestros pensamientos nos limitan a la hora de emplearla. ¿Te ha ocurrido algo parecido a ti? ¿Qué conclusión sacas tú? Cuando llego ahora a la pendiente lo hago con más decisión, seguridad y motivación.

¿Qué hacer?

Esto que te he contado es indicativo de que tienes la fortaleza suficiente para poder salir de cualquier situación de dependencia, prestándole más atención al presente, a tu naturaleza y menos a tus pensamientos. En cualquier caso, te propongo algunos puntos que pueden ayudarte a superar ese apego o dependencia:

  • Siente lo que sientes. Busca un momento de tranquilidad y experimenta en tu cuerpo, con todos tus sentidos, esos sentimientos, sensaciones y emociones que percibes. No ignores tus emociones, al contrario, préstale atención: si estás triste siente la tristeza, si reconoces inseguridad siéntela también… El asumir conscientemente lo que te está ocurriendo te ayudará a sobrellevarlo y poquito a poco te aumentará la autoestima.
  • Siente lo que eres. Ahora toca sentir esa fortaleza interior, sí, limitada de momento por tus pensamientos, pero intenta ser consciente de que está dentro de ti. Para ello recuerda algún momento en tu vida en que lograste algo grande, o incluso que estabas motivado ¿cómo te sentiste? Si lo lograste en esa ocasión ¿Por qué no ahora? ¿Qué te limita?
  • Siente en compañía. En momentos como esos tenderás a buscar la soledad, pues bien, un poquito vale, pero apóyate en la gente que conoces y sabes que te comprenderán; tus vecinos, tus amigos, tu familia… Ríe con ellos.
  • Redacta tu Misión y tu Visión. Tener una Misión y un propósito es primordial para no perder el rumbo ni perder de vista lo importante. En este artículo anterior te he mostrado cómo construirla, pero si aun así no sabes cómo, escríbeme y te ayudaré.
  • Valora lo que tienes. Mira a tu alrededor: la naturaleza, las personas, las cosas, el sol, las nubes, el olor, el campo, la playa, la música, la risa, los colores, los pájaros, los peces… Todo está ahí, quizás antes no te dabas cuenta, disfrútalo lo que puedas.

Firma


¿Te ha gustado el artículo?

Por favor, Vota con las estrellitas amarillas que están al comienzo ↑

Contenido Relacionado

The following two tabs change content below.
A lo largo de la vida vamos acumulando experiencias, unas veces agradables y otras menos, que van marcando y desarrollando nuestra personalidad. Además, con la perspectiva de los años encontramos el sentido a muchas de las cosas que han ocurrido en nuestra vida, y que en aquel momento no comprendíamos. Quizás ha llegado el momento de que utilicemos esta nueva aptitud para beneficio de otros que andan perdidos en los aconteceres que un día nos afectaron también a nosotros. Soy Coach Personal, Formador, Consultor y Bloguero.

Latest posts by José Ramón García (see all)

147 comentarios
  1. Samanta Ortega
    Samanta Ortega Dice:

    Hola me llamo Samanta; acabo de salir de una relacion toxica, me dejo despues de dos años y seis meses; ya paso un mes y aun sigo teniendo una ansiedad a querer saber de su vida, y lo estaba haciendo hasta que entendi que mi ex ya estaba con otra chica que conocio dos semanas despues de dejarme y presume felizmente que esta con ella y que yo fui lo peor que le paso cuando tanto de su parte como la mia hicimos mal las cosas. A pesar de eso quiero que vuelva, me siento vacia, pienso todo el tiempo, lloro todos los dias, me eche al abandono pero sin hacerselo saber, guarde un poco de dignidad despues de haberle rogado. No entiendo porque no puedo no desear estar a su lado despues de todo lo que me hizo pasar. Tu blog me hizo entender que debo amarme a mi misma y tratare de hacerlo aunque me esta costando, mi autoestima esta destruida. Gracias !

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Samanta:
      Muchas gracias por visitar mi blog y por tus palabras.

      Te comprendo perfectamente. Dentro de ti ocurre el clásico conflicto de cabeza y corazón: tu cabeza te dice que tienes que amarte y preocuparte de ti, pero tu corazón no hace otra cosa sino que hacerte revivir los sentimientos hacia esa persona. Efectivamente, Samanta, es duro salir de ese círculo vicioso, se requiere tiempo y sobre todo conciencia de tu propio valor.

      El paso del tiempo es un aliado con el que hay que contar, dado que la situación emocional es demasiado elevada y absorbente que te impide pensar con claridad. El paso del tiempo te permite relativizar y sobre todo cierta dosis de serenidad (cabeza fría) para poder razonar de forma, vamos a decir, más objetiva. Es cierto que una de las consecuencias de ese estado en el que te sientes es que tu autoestima es baja. Tu mundo, tus planes…, giran en torno a esa relación y es complejo ver más allá.

      Samanta, con lo que estás pasando te pido disculpas si ahora te hablo en términos de estrategia. En alguna situaciones que nos presenta la vida no nos queda más remedio que actuar con un plan preestablecido, con estrategia, de lo contrario vamos como locos de un lado a otro sin un objetivo claro. Sin embargo, en una situación como la que estás pasando, eso de usar una estrategia es literalmente imposible, ¿por qué? Pues, por lo que hablamos antes, estás en un estado emocional tal que no puedes pensar con claridad, no puedes dejar los dictados de tu corazón a un lado.

      Aún así, si pudiéramos adoptar alguna estrategia, de las primeras cosas que tendrías que trabajar es tu autoestima. ¿Por qué la autoestima? Pues porque si no te quieres, te valoras, te aceptas, etc., tal como eres y como es la realidad, seguirás atada a tu apego durante mucho tiempo más. Tienes que llegar a asimilar, interiorizar, que tu dependencia o la necesidad que sientes de esa persona no es real, es cosa de tu corazón, pero no es algo real. Es fácil darse cuenta de esto si simplemente haces memoria de tu vida antes de conocer a esa persona, incluso podría darse el caso de que te darías cuenta de que eras más feliz, ya eso sería el no va más y algo muy clarificador. Lo que sientes es sólo eso, un sentimiento, pero no algo objetivo.

      Samanta, te invito a que te mentalices de una cosa: a pesar de todo lo ocurrido, tú puedes ser feliz, y eso depende sólo de ti, de que no trates de ser feliz con lo que no tienes, sino con lo que tienes.

      Con objeto de que puedas ir trabajando tu autoestima, te propongo estos puntos, para mí,importantes:

      – Este es de los más difíciles: Aprender a aceptarse. Aceptarse no significa necesariamente gustarse, sino simplemente aceptar la realidad, ser consciente de cómo eres (con tus virtudes y defectos) y quererte tal cual.

      -Aprende a confiar en ti. Es muy importante que, siempre que tomes una decisión, lo hagas confiando plenamente en tus posibilidades y en que podrás cumplirla. La autoconfianza es otra capacidad que te ayuda a tener una autoestima saludable.

      – Evita darte lástima y también quejarte y/o lamentarte. Tú eres responsable de tus decisiones, así que no responsabilices a los demás de lo que te ocurre, empodérate y toma las decisiones necesarias que creas conveniente para cada caso.

      – Evita compararte con otras personas. Cada persona es única y singular, por lo que al compararte y como no eres objetiva, siempre, a tus ojos, encontrarás a alguien mejor.

      – Piensa en todo lo que sabes hacer bien y te hace destacar. Luego, valóralo y quiérete por ello.

      – No seas perfeccionista. La perfección no existe y siempre habrá algo mejorable, somos imperfectos, así que confórmate con hacer las cosas lo mejor que sepas, eso será suficiente.

      – Ponte metas realistas, que seas capaz de cumplir, así te darás cuenta de lo capaz que eres de lograr lo que desees.

      – Eliminar el sentimiento de culpa. Busca la felicidad y evitar sentirte culpable por las circunstancias o dificultades que puedan surgir o hayan surgido.

      – Si te equivocas, es normal que puedas sentirte mal, pero luego piensa que esa es una oportunidad para mejorar e inténtalo de nuevo.

      – Siéntete orgullosa de tus logros o tus triunfos a lo largo de tu vida, ya que ha sido fruto de tu esfuerzo y dedicación única y exclusivamente.

      – Intenta siempre evitar decir “no puedo” o “es imposible” y usa en su lugar otras como “podré si lo intento”, “lo intentaré”, “con un poco de esfuerzo lo conseguiré”, “si quiero, puedo”, “yo sola lo he conseguido”, “cada día me sale un poquito mejor”.

      Mucho ánimo y al tajo.
      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  2. Samantha
    Samantha Dice:

    Buenas, tengo dos años y 7 meses asistiendo a terapia y trabajando en mí. En el momento que decidí buscar ayuda mi subconsciente me dominaba y estaba sumergida en una gran depresión. Salí de esa relación tormentosa pero inmediatamente me enganché en otra con un hombre casado. Actualmente ya no busco otra pareja como siempre lo hacía (otro enganche). Mi lucha más grande es sobrevivir al estado de abstinencia, algunas veces me busca él y lo acepto y otras los busco yo. estoy muy agotada y sé que debe terminar esto, llevo una semana de contacto cero pero la ansiedad que hoy siento es enorme, lo quiero llamar y eso para calmar todo este malestar que siento (estoy tomando alplax en la noche 0.25mg y sertralina en la mañana). ¡¿Cómo sobrevivo a la abstinencia?! necesito vivir…

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Samantha:

      Gracias por visitar y participar en mi blog.

      Me gustaría comenzar por la parte final de tu comentario. En lo que se refiere a los medicamentos que estás tomando, imagino que te los habrá recetado el terapeuta que te está tratando, así que sobre eso nada tengo que comentar.

      Con relación a tu abstinencia, te voy a decir cómo lo veo yo. Yo creo, Samantha, que quizás el problema radique precisamente en que estás sintiendo que te estás privando de algo que deseas, cuando quizás lo recomendable sería que tu conducta obedeciera a tu propio convencimiento de lo que te conviene y no te conviene, de esa forma posiblemente no sentirías ese “enganche”.

      No sé si cuando, como dices, trabajas en ti, estás trabajando la apreciación que tienes de ti misma. Tendrías que llegar al convencimiento de que eres una persona que merece ser feliz, que merece amar, pero también que la amen, que no tienes que ser esclava de nadie, ni de ti misma.

      A la hora de afrontar un esfuerzo, un sacrificio, o como dices tú “un estado de abstinencia” corres el riesgo de pensar en lo que supone, lo duro del proceso, las penalidades, las trabas, etc., pero esa forma de pensar no te aporta más que negatividad, frustración y ansiedad. El planteamiento correcto, en mi opinión, es pensar y enfocarse en las ventajas o los beneficios que obtienes por ese esfuerzo o sacrificio que haces. Me explico: no es lo mismo si te digo que tienes que transportar a lo largo de 100m 25 carretillas de ladrillos, y a pleno sol; que si te digo que vas a tener la oportunidad de participar en la construcción de un Centro de salud para atender a los enfermos de un barrio de gente necesitada. Como puedes imaginar, el sentido del beneficio de tu esfuerzo justifica cualquier dificultad que encuentres en el camino.

      Samantha, lo he recordado en alguna ocasión y aprovecho para repetir lo que decía el filósofo Epicteto allá por el siglo I: “No nos afecta lo que nos sucede, sino lo que nos decimos sobre lo que nos sucede”. Nuestros pensamientos crean nuestra realidad. Por eso es muy importante controlar lo que pensamos y lo que nos decimos.

      Intenta cambiar la visión de las cosas para que en vez de sentir la “necesidad” de alguien para sentirte bien, tengas en cambio el “deseo” de alguien para sentirte mejor. Tú no necesitas a nadie para vivir, pues con aire, comida, agua sueño, abrigo y poco más puedes vivir sin problema.
      En resumen, te propongo que trabajes más en el sentido de lo que vales y lo que te mereces, pero sin olvidar que a pesar de todo ello, todavía puedes aspirar a ser feliz.

      Ánimo y un abrazo.
      José Ramón

      Responder
  3. Orixca
    Orixca Dice:

    Buenos días,

    Mis relaciones amorosas no han funcionado. Suelen terminar o yo suelo terminarlas cuando siento que algo cambia entre nosotros y después me siento fatal. No duran mis relaciones, días, semanas y pocos meses. En mi relación actual, he empezado a ser consciente de los apegos, por miedo a que me deje mi actual pareja ya lo he intentado dejar yo antes, por miedo a sentir abandono, él ha sido muy paciente, pero a medida que pasa el tiempo siento que las cosas han cambiado, no se si es mi actitud que lo ha hecho cambiar o soy yo que esta viendo fantasmas. Tenemos 4 meses juntos y quisiera superar esto. Superar el miedo a la perdida, o evitar sentirme mal cuando algo no va como pensé o como quisiera.

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Orixca:

      Gracias por participar en mi blog.

      Campo complicado ese de las relaciones amorosas. No hay estándares, no hay normas fijas, no hay criterio por el que llevarse, no hay Máster verificado en el mercado para afrontar esas situaciones…, está todo en manos de los sentimientos, las emociones… ¡y eso requiere tiempo, paciencia, control y cierta sabiduría para medio gestionarlo!

      Puedo imaginar cómo te sientes, recuerdo a una vieja amiga que se ha pasado media vida buscando a esa otra persona que la complemente (término utilizado por Jerry Maguire en la película del mismo nombre) sin un resultado satisfactorio hasta el momento. En su momento le pregunté si acaso estaría demasiado centrada en que todo saliera según su guion y no dejara espacio para que el amor fluyera de forma natural. No supo responderme.

      Orixca, me temo que no tengo una respuesta definitiva para ti. Si fueras esa amiga de la que te hablaba te diría algo así:
      No pierdas el tiempo buscando el amor, pues no es un objeto con forma, color, textura u olor que puedas identificar fácilmente, para luego pasarlo por tu filtros preparados. El amor no se encuentra, te haya él a ti. No obedece a normas prefijadas, no tiene cuerpo, es un ente abstracto compuesto 100% de sentimiento y emociones que te envuelve en el momento menos esperado y en la situación más inverosímil. En su lugar, disfruta de la amistad, habla poco y escucha mucho, así no tendrás que interpretar, ni suponer, simplemente comprenderás… y con el tiempo, o en cualquier momento, sentirás campanas dentro de ti, será la llamada del amor a tu corazón.

      Ánimo y mis deseos de que seas feliz.

      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  4. MAYRA
    MAYRA Dice:

    Hola José Ramón, MUCHAS gracias por tus temas son de gran aporte, me identifico tengo 28 años, tengo dependencia emocional raramente por una amiga, ella es mi mejor amiga es una persona centrada muy independiente, a quien yo con mi enferma manera de querer e asfixiado, me dice que quiero controlarla, siento celos de que ella tenga otras amigos (@), miedo de que deje de quererme e incluso habeces lo siento, estábamos muy bien hasta que un día en un ataque de soledad yo le confesé que la quería como una hermana que me miraba en la mesa con sus padres comiendo, como si yo fuese un integrante màs de su familia, ella no lo tomo de buena manera, lo miro como una obsesión mía hacia ella, yo siempre espere que una navidad ella me invitara con su familia los admiro porque son grandes personas para mi es la familia que siempre quise tener, tan unidos y apoyándose unos a otros, carezco de afecto familiar mi madre nos golpeaba de niñas, mi padre núnca nos reconoció, crecí entre gritos y muchos problemas que me atormentaban, me siento sola mi único apoyo era mi amiga pero la he cansado de mi, con mi actitud, con mi enferma manera de querer, se siente arta de mi, me lo dice que la deje en paz, la he hostigado de mensajes cuando me siento sola, últimamente opta por ignorarme aunque yo le suplique que no me deje. .

    Me siento desesperada desde el día de antier vivo esperando su mensaje o su llamada como tantas veces apoyándome, no le mando msj yo porque ya lo he hecho muchas veces y siento que quiere descansar de mi, la he decepcionado me a perdido la confianza pero no quiero perder esta gran amistad no me lo perdonaría

    Antes de obsesionarme con ella, yo era una gran amiga la apoyaba en todo, ella siempre recurría ami para todo siempre estábamos la una para la otra

    Que puedo hacer para recuperar su confianza y su cariño ??

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Mayra:

      Gracias por tus palabras y por participar en mi blog. Por mi parte haré el esfuerzo de darte mi mejor opinión, pensamiento…, para ver si puedo ayudarte en tu confusión.

      Puedo comprender cómo te sientes y comprendo también tu deseo, casi necesidad, de sentirte útil, querida, apreciada, valorada…, aunque lo cierto es que pretender recibir todo eso de los demás, por ejemplo, de tu amiga, es una opción compleja y puede llegar a ser muy frustrante y dolorosa, como creo es tu caso ahora.

      Haciendo uso de una metáfora: para conquistar el mundo exterior, primero tienes que conocer y trabajar lo mejor posible tu mundo interior, pues ese solo lo podrás conquistar tú, y la mayoría de las veces nunca se termina de conquistar del todo. Lo que te quiero decir, Mayra, es que no puedes dejar sin resolver por más tiempo ese rencor, temor, etc., por todo lo que aconteció en tu infancia, circunstancia esta que te ha llevado a sentirte sola, desesperada, ansiosa del cariño de los demás… Tienes que reflexionar y luego perdonarte y perdonar por todo ello. Muchas de las cosas que suceden se escapan de nuestro control, así que solo queda aceptarlas como son y seguir adelante. A menudo ocurre que no somos capaces de hacer esta tarea por nosotros mismos, en ese caso la solución es acudir a un profesional que nos ayude.

      Te sientes mal porque tu amiga no te da lo que tú quieres. Quizás no lo has pensado, pero tu amiga, al igual de otras personas, también tienen sus miedos, sus preocupaciones, sus penas, sus celos, envidias…, y esto es fácil de adivinar porque partimos de que no somos perfectos, somos imperfectos, pero disponemos de una gran capacidad de resiliencia, de levantarnos y seguir luchando cuando la situación no es la más favorable. No te sientas mal por tu amiga, ella seguirá ahí para el momento en que pierdas la necesidad de algo que ella no te puede dar.

      No puedes hacer nada para que alguien te quiera, de la misma manera que tú no puedes hacer nada para querer a alguien, esa es una circunstancia fruto de muchas cosas, pero no de tu voluntad consciente. Así que si se escapa de ti el control de que te quieran, no está en tus manos hacer nada para conseguirlo. Sin embargo, lo que sí está en tus manos es quererte a ti misma tal como eres y cuando lo consigas verás que el amor de los demás no será una necesidad para ti, sino simplemente algo de lo que disfrutar, como lo es oler el aroma de una flor.

      ¿Y cómo haces para quererte? Pues pensando y reflexionando sobre tu vida, sobre lo que eres y sobre lo que puedes hacer. Reconociendo el valor que tienes, tu fuerza interior, tu capacidad de perdón, tus ganas de vivir… tus ganas de ser feliz.

      En un comentario anterior le daba algunas pistas a otra amiga para aumentar su autoestima. Creo que a ti te serviría también. Aquí te las detallo:

      – Este es de los más difíciles: Aprender a aceptarse. Aceptarse no significa necesariamente gustarse, sino simplemente aceptar la realidad, ser consciente de cómo eres (con tus virtudes y defectos) y quererte tal cual.

      -Aprende a confiar en ti. Es muy importante que, siempre que tomes una decisión, lo hagas confiando plenamente tus posibilidades y en que podrás cumplirla. La autoconfianza es otra capacidad que te ayuda a tener una autoestima saludable.

      – Evita darte lástima y también quejarte y/o lamentarte. Tú eres responsable de tus decisiones, así que no responsabilices a los demás de lo que te ocurre, empodérate y toma las decisiones necesarias que creas conveniente para cada caso.

      – Evita compararte con otras personas. Cada persona es única y singular, por lo que al compararte y como no eres objetiva, siempre, a tus ojos, encontrarás a alguien mejor.

      – Piensa en todo lo que sabes hacer bien y te hace destacar. Luego, quiérete por ello.

      – No seas perfeccionista. La perfección no existe y siempre habrá algo mejorable, somos imperfectos, así que confórmate con hacer las cosas lo mejor que sepas, eso será suficiente.

      – Ponte metas realistas, que seas capaz de cumplir, así te darás cuenta de lo capaz que eres de lograr lo que desees.

      – Eliminar el sentimiento de culpa. Busca la felicidad y evitar sentirte culpable por las circunstancias o dificultades que puedan surgir o hayan surgido.

      – Si te equivocas, es normal que puedas sentirte mal, pero luego piensa que esa es una oportunidad para mejorar e inténtalo de nuevo.

      – Siéntete orgullosa de tus logros o tus triunfos a lo largo de tu vida, ya que ha sido fruto de tu esfuerzo y dedicación única y exclusivamente.

      – Intenta siempre evitar decir “no puedo” o “es imposible” y usa en su lugar otras como “podré si lo intento”, “lo intentaré”, “con un poco de esfuerzo lo conseguiré”, “si quiero, puedo”, “yo sola lo he conseguido”, “cada día me sale un poquito mejor”.

      Espero que mi respuesta te pueda ayudar.
      Te deseo lo mejor.

      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  5. Maritza Gutierrez
    Maritza Gutierrez Dice:

    Hola Jose Ramon, antes que todo, muchas gracias por el artículo. Justamente es lo que me tiene esclavizada. Se todo lo que hay que hacer, he hecho de todo y mi Ego es demasiado fuerte, al final termino sucumbiendo ante el. Ahora me da panico tener otra relacion amorosa porque si todo sale mal me destrozaran el corazon y encima me da panico volver a denigrarme a mi misma, estoy muy cansada y ya salud no tengo para soportar. Un abrazo

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Maritza:

      Muchas gracias a ti por leerlo y participar en mi blog.

      Mira, por lo que me cuentas me da la impresión de que tu autoestima está un poquito baja y de ahí viene ese temor a tener otra relación e incluso te adelantas a los acontecimientos cuando dices que si todo sale mal te destrozarán el corazón.
      Creo que debes trabajar tu autoestima hasta que te sientas con seguridad en ti misma. Te doy algunos consejitos para que mejores en ella:

      – Este es de los más difíciles: Aprender a aceptarse. Aceptarse no significa necesariamente gustarse, sino simplemente aceptar la realidad, ser consciente de cómo eres (con tus virtudes y defectos) y quererte tal cual.

      -Aprende a confiar en ti. Es muy importante que, siempre que tomes una decisión, lo hagas confiando plenamente tus posibilidades y en que podrás cumplirla. La autoconfianza es otra capacidad que te ayuda a tener una autoestima saludable.

      – Evita darte lástima y también quejarte y/o lamentarte. Tú eres responsable de tus decisiones, así que no responsabilices a los demás de lo que te ocurre, empodérate y toma las decisiones necesarias que creas conveniente para cada caso.

      – Evita compararte con otras personas. Cada persona es única y singular, por lo que al compararte y como no eres objetiva, siempre, a tus ojos, encontrarás a alguien mejor.

      – Piensa en todo lo que sabes hacer bien y te hace destacar. Luego, quiérete por ello.

      – No seas perfeccionista. La perfección no existe y siempre habrá algo mejorable, somos imperfectos, así que confórmate con hacer las cosas lo mejor que sepas, eso será suficiente.

      – Ponte metas realistas, que seas capaz de cumplir, así te darás cuenta de lo capaz que eres de lograr lo que desees.

      – Eliminar el sentimiento de culpa. Busca la felicidad y evitar sentirte culpable por las circunstancias o dificultades que puedan surgir o hayan surgido.

      – Si te equivocas, es normal que puedas sentirte mal, pero luego piensa que esa es una oportunidad para mejorar e inténtalo de nuevo.

      – Siéntete orgullosa de tus logros o tus triunfos a lo largo de tu vida, ya que ha sido fruto de tu esfuerzo y dedicación única y exclusivamente.

      – Intenta siempre evitar decir “no puedo” o “es imposible” y usa en su lugar otras como “podré si lo intento”, “lo intentaré”, “con un poco de esfuerzo lo conseguiré”, “si quiero, puedo”, “yo sola lo he conseguido”, “cada día me sale un poquito mejor”.

      Con estos consejitos y algunos más estoy seguro de que te sentirás mucho mejor y sobre todo estarás más segura de ti misma.
      Espero que así sea. Espero que seas muy feliz.

      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  6. Nelmar
    Nelmar Dice:

    Hola, José Ramón.
    Leyendo sobre el tema del apego, he podido identificar que padezco de este problema desde que tengo uso de razón.
    Quiero comentar un poco sobre ello a ver que me puede usted decir al respecto.
    Tengo 42 años, mis padres me comentan que desde niña, yo no me despegaba de mi madre para nada. Recuerdo que cuando ella se ausentaba de casa por motivos de viaje, yo sentía como si me hubiese abandonado, era como que nunca más la iba a volver a ver, así pasé toda mi niñez y adolescencia.
    Pero no solo lo sentí con mi madre, luego me pasaba con los noviazgos que tuve. A la edad de 14 años, tuve un novio que ni nos veíamos, hablábamos era más por teléfono que personalmente, duramos como 3 meses, y cuando el me dijo para terminar, sentí que el mundo se me venía encima, fue horrible. Luego a la edad de 16 me pasó exactamente lo mismo con otro chico.
    Mis hermanas solían ir de vacaciones con familiares a otras ciudades y yo nunca podía, porque no soportaba separarme de mi madre.
    A los 18 años, me fui a vivir a otra ciudad con una tía y no pude quedarme con ella porque la necesidad de estar al lado de mi madre fue terrible, me regresé con ella.
    Un año más tarde, mis padres deciden enviarme a otra ciudad a estudiar y tuvo que irse mi hermana menor conmigo para que yo pudiera soportar tener a mi madre lejos de mi, fue muy duro acostumbrarme a que ella no estuviera cerca, hasta que lo logré. Peeero, fue porque conocí a un chico de quien me hice novia, y de quien no quería enamorarme por miedo a que me ocurriera lo que ya me había pasado. Sin embargo, el tiempo fue pasando y me fui aferrando a él, hoy en día él es mi esposo, llevamos años juntos gracias a Dios, pero no ha sido fácil, mi grado de apego emocional ha sido tan fuerte, que he abandonado mi vida demasiado para vivir la de él y la de mis hijos.
    No puedo permanecer muchas horas sin saber de él y siempre tengo una sensación de que me fuera a abandonar en cualquier momento.
    Actualmente tiene que ir a otro país a trabajar por tiempo indefinido y me ha afectado demasiado, de momento logro pensar en frió y todo lo acepto para bien, pero luego mi cabeza se llena de mil cosas y es cuando llega esa sensación de abandono tan horrible.
    Ahora he podido darme cuenta de que tengo ese problema, sé que nunca es tarde y quisiera hacer todo lo que esté a mi alcance para salir de este infierno en que vivo.
    Necesito retomar el control de mi vida, estoy haciendo algunos cambios pero aun me falta mucho.
    Disculpe lo largo de mi historia, quise dar algunos detalles para que sepa un poco de lo que hablo y a ver que me recomienda usted, por favor.
    Y mil gracias por sus recomendaciones, son de gran ayuda.

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Nelmar:

      Gracias por participar en mi blog con tu comentario y gracias también por tus amables palabras.

      Nelmar, sé que el apego en la niñez tiene un sentido distinto al de la edad adulta. En la niñez el apego es un vínculo afectivo necesario (una relación especial) con las personas que te rodean, principalmente con tu madre, por razones biológicas sobre todo. Ese vínculo afectivo en la niñez garantizará la estabilidad emocional en el posterior desarrollo de la persona. Otra cosa sería la sobreprotección, que sí que no es beneficiosa en la niñez, aunque por lo que cuentas no es ese el caso con tu madre.

      Dicho lo anterior, el artículo que escribí se refiere al apego como amor mal concebido y enfermizo, apego como adicción afectiva en la relación de pareja. Pero lo que tú me comentas no es exactamente eso, al menos yo no lo veo así. En esta ocasión me vas a disculpar que no te de una opinión. Creo que tu caso es una de esas ocasiones en que es precisa la intervención de un profesional de la psicología, que pueda hacer un diagnóstico objetivo.
      Lo que yo te pudiera decir creo que te aportaría poca luz y más confusión que la que ya pudieras tener.

      Siento no poder ayudarte en esta ocasión.
      Espero que todo se solucione y seas feliz.

      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  7. janeth salazar
    janeth salazar Dice:

    holaa buenas tardes Jose Ramón
    el ultimo comentario fue en el mes de abril del 2018 espero leas mi pequeña historia y quiero saber si tengo apego a mi pareja o es amor o miedo a mi soledad.o que comentario tengas para mi.soy una persona que tiene 53 años de vida.
    mi matrimonio duro 26 años. cuando me di cuenta de su infedilidad le pedi que se fuera de casa y regreso como a los 6 meses acepte sin poner condiciones pero fue traumatico porque el mismo me dijo que ella estaba embarazada pues hice mi plan y al momento de considerar yo que el ya tenia que irse hable con el y le di mis motivos por los cuales ya no podria vivir el en nuestra casa incluso le dije que si queria el divorcio se lo daba inmediatamente solo con la condiciones de que me dejara la casa porque no sabemos como nos pueda ir en un futuro ahi tendriamos un techo donde cobijarnos en nuestra vejez si dios nos dejaba llegar a viejos.bueno mas viejos hable con mis hijos y les comente que su papá se habia equivocado al regresar y pues ya entendio que se tenia que ir otra vez con la persona que el amaba de vuelta.(mis hijos tenian 23 y 21 años).asi pasaron casi 5 años pero en este transcurso de esos años el llegaba a casa por cualquier motivo cuando estaba yo cosa que lo que yo hacia era discutir con el y se hiba y se me perdia por 15 dias y se volvia a aparecer (nunca le hable para nada absolutamente para nada mucho menos molestaba a la persona con la que el vivia). bueno de repente un dia 18 de enero del años 2017 a ella la matan de 5 balazos . pasaron los meses en el mes de julio el fue a visitarme y pues dentro de mi dije ella esta muerta tratare de tener una relación amigable con el . de repente me pidio que si podia ir a hacer sus trabajos de herreria en casa (trabaja en una empresa pero la herreria es un trabajo extra). porque donde vive que es en la casa de los padres de ella ya no lo dejaban hacer los trabajos de herreria y pues la verdad es muy trabajador(aunque se fue a vivir con ella siempre me pago gastos de comida, luz , agua en mi casa).bueno el caso es que acepte que trabajara ahi de repente me pide que le ayude a lavar y planchar su ropa acepte total no lavo a mano porque no me gusta y mando planchar (el paga la planchada) pero pues tambien me dijo que le gustaria tener de nuevo una relación conmigo de noviazgo empece a salir con el pero sin llegar a tener sexo y asi a pasado ya casi un año de que estamos asi me dice que no se sale de la casa de la ex mujer por la niña incluso ya hemos salido mis hijos y yo con esa niña pero siempre accedi a tener algo más con el que le de tiempo para salirse que tiene que hacerlo pero no sabe cuando ni como decirle a la niña que se va a salir de esa casa a la cual solamente va a dormir porque todos los dias llega temprano a mi casa y se va tarde de la casa .
    ESTOY HACIENDO MAL O ESTOY HACIENDO BIEN de repente me siento triste de repente me siento alegre no se que me pasa .

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Janeth:

      Es un placer saludarte, gracias por visitar y participar en mi blog.

      Mira, no puedo ni debo responder a tu pregunta de si estás haciendo bien o mal, yo no soy nadie para juzgarte. Lo que puedo hacer es darte mi opinión en base a lo que me cuentas. Y de verdad pienso que eres una persona coherente, generosa y compasiva. En mi opinión, tu conducta no te traerá ningún perjuicio siempre y cuando no esperes ningún tipo de agradecimiento por parte de nadie, es decir, que lo que hagas obedezca a tus principios y valores, y no porque esperes que te lo agradezcan algún día (“No dejes que tu mano izquierda sepa lo que hace la derecha”.)

      Con relación a lo que dices de que a veces te sientes triste y a veces te sientes alegre, quiero decirte que así es como se siente mucha gente, yo diría que casi todo el mundo. La clave quizás esté en que los momentos en que te sientes triste no sean producto de los miedos ni las dudas de cosas o circunstancias sobre las que podrías haber hecho algo y no hiciste, sino de situaciones que ocurren y que se salen de tu control.
      Si yo fuera amigo tuyo y supiera lo que me has contado, estaría muy orgulloso de ti.

      Que seas muy feliz.

      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
      • janeth salazar
        janeth salazar Dice:

        Hola muchas gracias por tu respuesta pensé que el sentirme triste o alegre a veces era porque tengo apego a el porque algunas personas me dicen lo que pasa es que tu lo ayudas porque tienes apego costumbre ya dejalo ir y les digo yo lo deje ir dos veces y si el se quiere volver a ir lo vuelvo a dejar ir no lo detengo lo ayudo por los años que vivimos juntos porque es el padre de mis hijos se que no debo darles explicación alguna total es mi vida y es mi casa. mil gracias Dios te llene de bendiciones

        Responder
        • José Ramón García
          José Ramón García Dice:

          ¡Gracias a ti, Janeth!

          Efectivamente, no es apego. Si sufrieras de apego no serías capaz de separarte de él, y dudo mucho que fueras capaz de tomar ese tipo de decisiones.
          Puedo comprender que para algunas personas resulte complicado de entender que es posible la generosidad y la compasión sin perder la dignidad, y sobre todo, un ejemplo para los hijos de que existen alternativas al odio y el desprecio.

          Y con relación a lo que dices “…no debo darles explicación alguna total es mi vida y es mi casa.” te recuerdo la última estrofa del poema de William Ernest Henley llamado “Invictus”, más conocido por la película del mismo nombre sobre la vida de Nelson Mandela y el campeonato mundial de rugby, que dice así:

          “Ya no importa cuán estrecho haya sido el camino
          ni cuántos castigos lleve mi espalda:
          soy el amo de mi destino,
          soy el capitán de mi alma.”

          Que Dios les bendiga.
          Un abrazo,
          José Ramón

          Responder
  8. paola
    paola Dice:

    hola doctor jose.

    Mi nombre es paola, y me encuentro muy confundida y deprimida. Pues la situación es que estoy muy apegada a mi pareja, cuando paso 1 dia sin verlo o sin estar con el, me da por deprimirme, comienzo a llorar y a sentirme sola.. y yo noto que el no se pone igual que yo y no entiendo el porque, nosotros vivimos juntos, me imagino que es por eso mi apego. Pero ya no quiero ponerme así cada vez que el sale o yo me voy para otro lado. Yo dependo mucho de el, cuando tomo una desicion, a la hora de salir, de hacer en realidad todo se lo consulto o veo que opina y el no hace lo mismo.. Entonces ya no quiero estar asi, quiero estar tranquila, sentirme mas capaz de no depender de el, de no sentirme tan sola cuando no se del el. Y de no sentir celos de absolutamente todo. Me siento insegura porque siento que el no siente lo mismo que yo, (me refiero a la tristeza al no tenerme a su lado en ciertas ocasiones). Yo lo amo demasiado, pero no se porque me siento asi cuando estamos lejos, y el normal. Quiero averiguar que puedo hacer para que mis emociones no dependan tanto de el.

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Paola:

      Te pido disculpas por el retraso en responderte. Hace unos días encontré tu comentario y el de otra persona entre el spam. En cualquier caso espero poderte ayudar.

      Después de disculparme, lo siguiente que quiero decirte es algo que leerás repetido en muchas de mis respuestas: yo sólo te doy mi opinión y no tiene por qué ser válida para ti, no estoy en posesión de la verdad y mi única intención dándotela es que te pueda servir para completar, aclarar, etc., tu propia opinión. Piensa que al final la única persona que puede tomar acción sobre su vida eres tú, yo, por mucho ejercicio de empatía que haga, no puedo estar 100% en tu lugar y tampoco puedo sentir lo que tú sientes, además de que ni mucho menos te conozco como tú te conoces, vamos, que no te conozco, solo opino en base a lo que tú me cuentas, pero nada más. Dicho lo anterior, te digo lo que yo opino:

      Mira Paola, lo primero que tengo que decirte es que, que yo sepa, no existen tratamientos mágicos para el amor obsesivo. Y para la persona que lo padece resulta muy complicado darse cuenta de lo que está ocurriendo, y mucho menos razonar sobre la situación, justo lo que yo intentaré hacer con lo que te diga, así que comprenderás que supone un reto complicado para mí. En cualquier caso me propongo decirte algunas cositas acerca del precio que estás pagando por ese apego que sientes. Es importante que te lo diga para que puedas ser consciente (espero) de lo que estás sacrificando.
      El apego es una adicción, casi como lo puede ser el alcohol o el juego, pero en este caso es una adicción de tipo afectiva (dependencia psicológica de la pareja). En ese viaje de la adicción la persona que lo padece se va desprendiendo poco a poco de su propia personalidad: de la autoestima, el respeto a uno mismo, el amor propio, etc., hasta casi convertirse en una esclava de la persona amada, donde lo que importa no es ella sino su amo. Se olvida de que justo antes de conocer a esa pareja de la que ahora está apegada, ella era una persona valiosa y completa, de las que vale la pena. Afortunadamente para ti, por lo que cuentas, tu pareja no te maltrata ni se porta mal contigo, eso es muy bueno porque si logras desapegarte podéis hacer vida normal y disfrutar del amor que os tenéis.

      Muchas personas creen que su pareja debe comportarse y sentir como ellas se comportan y sienten. Que eso es lo normal, pero eso no es así. Lo normal es que cada persona sea única, especial, con sus gustos, con su forma de ser particular, con su forma de sentir las cosas, etc., y capaces de compartir un sentimiento, el amor, con otra persona.

      El amor no es ni comparable ni controlable, tú puedes querer a alguien, pero no puede controlar si mucho o poco, amas con la intensidad que sientes, pero no es controlable. De la misma manera, la persona que te ama, lo hace con la intensidad que siente y tampoco puede aumentarla o disminuirla. La expresión de ese amor se materializa de distinta forma, todo depende de la educación, las creencias de cada uno, de las experiencias, de la sensibilidad, etc. En condiciones normales, sin apego, si no estás satisfecha con la intensidad con que te ama alguien, y esto te hace ser infeliz, lo que deberías hacer es dejar a esa persona y buscar a otra con la que sí seas feliz. En este punto hay que ser muy exigente: nadie posee a nadie, nadie tiene derecho sobre nadie, hay que respetar que cada persona sea como es, de igual manera cabe esperar que las otras personas respeten tu forma de ser. Sería normal que en el amor existan momentos buenos y menos buenos, pero lo que no debe darse es una continua infelicidad. El fin último del amor es la felicidad, si se es infeliz en el amor, lo saludable es dejarlo.

      Por otro lado tengo que decirte que a veces ocurre que la otra persona nos quiera a medias, con dudas, sin entrega plena, con la sensación de que nos están haciendo un favor estando con nosotros. Esas situaciones se dan y para una persona con apego, es duro aceptar que no nos quieren con todas las ganas, es más, excusa ese poco o nulo amor recibido. En una relación normal el amor se siente, no hace falta decirlo ni demostrarlo, y si resulta que tenemos que justificar que no sea así, mal va la cosa, algo ocurre.

      Insisto nuevamente en que no es lo mismo sufrir de apego y que tu pareja se porte bien contigo, a sufrir de apego y aguantar maltratos, vejaciones, insultos, etc.. Repito, por lo que tú cuentas entiendo que no es este último tu caso, es decir, no sufres maltrato por parte de tu pareja, simplemente sientes que no puedes estar, ni decidir, etc., si él no está. Pues bien, de la misma manera que ocurre con muchas otras situaciones en la vida, en el caso del apego también hay que lograr ser realistas, ser conscientes de cuál es la realidad y aceptarla. Relativizar las cosas ayuda mucho a enfocarse en la situación, sin pasión segadora.

      Y la realidad es que tú sin nadie, es decir, sola, por ti misma, eres una persona única, valiosa, capaz de grandes cosas…, solo tienes que echar la vista atrás en tu vida y estoy seguro de que encontrarás muchas pruebas de tus logros, conseguidos solo con tu esfuerzo. Así pues, la relación de pareja que mantienes tienes que verla como tal, una relación con alguien, con cosas buenas, pero también con cosas menos buenas, igual que pasa contigo, y en la que cada uno aporta a la misma lo mejor de sí misma buscando siempre las felicidad de ambos.

      Esa depresión que dices sientes cuando él no está obedece seguramente a un temor, a un miedo y, a pesar de lo que tú crees, no es normal. Tú pareja seguramente no padece lo mismo que tú, no porque no te quiera, sino porque no tiene el temor o el miedo que tú tienes. Tenemos miedo cuando desconfiamos. Pregúntate ¿de qué desconfías? ¿De que se vaya y no vuelva más? ¿Crees que si te quiere puede dejarte porque sí? La realidad es que si te dejara es porque no te quiere, y si así fuera sería lo mejor que te puede pasar, porque vivir con alguien que no te quiere sería terrible. Tienes que darte cuenta de una cosa, si tu pareja sigue contigo es porque te quiere, de lo contrario estaría sola o con otra persona.

      No se si te ha valido de algo esto que te digo, espero que sí porque no quiero extenderme mucho más, enredarte y confundirte más que aclararte las ideas.

      Si aún no te sientes con fuerza para salir de ese apego, te recomiendo que pidas cita con un psicólogo para que te ayude.

      Espero que sea feliz.

      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  9. Yani
    Yani Dice:

    Hola José Ramón, hasta anoche leí tu artículo del apego y me parece interesante y te felicito por abrir un espacio a preguntas y respuestas, muchos blogger no contestan a comentarios de sus lectores.
    Bueno para iniciar tengo 29 años, tengo 4 años de casada. sufro de dependencia hacia mi esposo, hace 3 años mi esposo me fue infiel y desde ese momento me ha costado levantarme, aún a 3 años de ese momento lloro y sufro, no puedo perdonarme porque y me culpo de lo que paso, porque teníamos una relación muy bonita, compartíamos él era cariñoso conmigo. cuando paso lo de la infidelidad su mama supo desde un inicio y me dijo que luchara y lo perdonara, ella me quiere mucho. pero siento que se ha metido mucho en nuestra relación, actualmente vivimos con ella porque la casa que compramos nos queda muy lejos y tenemos que madrugar demasiado, así que cuando él llega en las tares mi suegra sale de su cuarto y siento que no nos da chance de compartir como pareja e incluso últimamente he peleado con mi esposo por eso, debido a que ya no quiero vivir con su mama, antes dormíamos en el mismo cuarto con ella porque era el único cuarto que tenía aire y mi esposo se acomoda rapidito, hasta que tome la decisión de irme al otro cuarto y el me siguió sino durmiendo con ella estuviéramos, eso afecto nuestra intimidad pues durmiendo con ella no podíamos estar juntos. en fin, se ha levantado mucha desconfianza, me siento frustrada cuando llego a casa y no está, le escribo a cada rato por donde viene. le consulto muchas cosas hasta el punto que mi hermana me dice que si yo no puedo tomar decisiones sola.
    Todo debido a que siento que sin el no camino, incluso el me lo ha dicho, no salgo a mall o a caminar si el no viene conmigo porque me siento como perdida.
    Esta situación me hizo muy dependiente hasta el punto que me la paso llorando por las noches sé que mi esposo se da cuenta por las noches, también lloro y me la paso pensando porque desde que paso lo de la infidelidad no soy la misma poco sonrió poco salgo, y él me dice que quizás él fue infiel pero mi actitud también está dañando la relación. Hay momentos en los que quiero estar encerrada porque no quiero hablar con su familia su cuñada cuando se enteró me crítico y se puso hablar cosas de mí.
    En fin, quiero estar tranquila y sentirme libre, tener decisiones, respetarme, amarme y perdóname, pero siento que la culpa de todo fue mía porque no supe cuidar mi matrimonio.

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Yani:

      ¡Uy! Tengo que pedirte disculpas por el tremendo retraso en responderte, pero es que tanto tu comentario como el de otra persona fueron marcados como spam. En fin, espero que ya no te haga falta ayuda porque todo se ha solucionado, pero, por si acaso, te doy mi opinión. Aprovecho para agradecerte tus amables palabras, aunque al final casi casi no te respondo por culpa de la maldita marca de spam!! ☹

      A ver Yani, una cosa antes de seguir, yo solo puedo darte mi opinión, que va a ser totalmente subjetiva y casi diría yo carente de mucha relevancia, así que para lo que tiene que servir es simplemente para ayudarte a tomar la decisión que sea, porque yo no puedo decidir por ti. Sé que tomar decisiones a veces da miedo por el temor a equivocarte, pero hay que tomarlas para poder avanzar.

      Puedes tomarte un tiempo prudencial para pensar lo que quieres hacer, pero llegará un punto en que tienes que decidir algo. Te pongo un ejemplo: imagina que eres médico y te llega un paciente en estado crítico, si no haces nada se morirá en poco tiempo. En esa situación ya sabes que si no haces nada se muere, así que lo normal es hacer las pruebas suficientes para asegurarte lo más posible que no te vas a equivocar, pero luego tendrás que arriesgarte y decidir lo que vas a hacer. Siempre habrá un riesgo a equivocarte, pero piensa que no somos Dios, nosotros somos imperfectos, así que hacemos lo que podemos y nada más.

      Afortunadamente no estamos hablando de un caso crítico de vida o muerte, incluso en el peor de los casos seguirás teniendo la posibilidad de ser feliz. No me has dicho si tienes hijos, intuyo que no, y si es así te costará menos decidirte.

      Todo lo relacionado con las relaciones de pareja son muy complicadas de solucionar con una parte sola y una de las razones principales para esa complicación creo que es el papel tan relevante de las emociones, ellas son las que te dificultan ver con claridad las cosas, de manera fría y relativizando todo. Vamos a ver, comenzamos por el final de tu comentario, donde dices textualmente:

      “En fin, quiero estar tranquila y sentirme libre, tener decisiones, respetarme, amarme y perdonarme, pero siento que la culpa de todo fue mía porque no supe cuidar mi matrimonio.”

      Déjame preguntarte algo: Si tú estuvieras en el lugar de tu pareja ¿le hubieras sido infiel?
      Yani, puede que no te sientas libre, porque comprendo que en un ambiente y con las circunstancias que describes reconozco que puede ser lógico que no te sientas libre, pero la realidad es que, a pesar de lo que sientas, ¡eres libre! También puede que en esas mismas circunstancias sea difícil tomar decisiones, pero la realidad es que eres libre y puedes tomar las decisiones que creas conveniente, por supuesto que esas decisiones tendrán consecuencias, por eso antes de tomar una decisión hay que sopesar las consecuencias y ser coherente con ellas. Pero lo que no debes aceptar es que en esas circunstancias no te respetes, ni te quieras y, además, te eches la culpa de todo porque, según tú, no supiste cuidar tu matrimonio. ¿Acaso quieres decir con eso que si dejas por despiste la puerta de tu casa abierta y entra un ladrón y te roba, la policía debería detenerte a ti porque tú tienes la culpa de lo que pasó?

      Comprendo que estés triste, con ansiedad, preocupada, etc., y todo eso no te permita pensar con claridad, por eso yo voy a recordarte algunas cositas importantes que no debes perder de vista:

      a) Nadie en este mundo es más importante que tú, el resto de las personas son igual de importantes.
      b) Una relación de pareja funciona de acuerdo a los principios morales y de otra índole que ambos miembros acordaron en el momento en el que decidieron vivir juntos. De forma natural, cada miembro es igual de importante y cada uno debe ser leal y respetuoso con el otro.
      c) Ninguno de los miembros de una pareja tiene derecho de propiedad o posesión sobre el otro, pues al vivir en pareja las personas conservan su individualidad y albedrío.
      d) Cada persona es responsable, de una u otra manera, de sus actos. La responsabilidad no se delega, se comparte.
      e) Salvo que tú me digas lo contrario, el fin último de nuestra vida es ser feliz. Tú, yo y el resto del mundo tenemos derecho a ser felices y, por lo tanto, no tenemos que soportar voluntariamente situaciones que nos alejen de esa realidad.
      f) Tú, yo y el resto del mundo antes de conocer a nuestras parejas, éramos ya personas valiosas, y al vivir en pareja no perdemos ese valor intrínseco. Seguimos siendo personas valiosas.
      g) Las personas somos seres imperfectos, nos equivocamos, pero también tenemos capacidad de aprender de esos errores.
      h) Cada una de las personas de este mundo tiene derecho a amar y a ser amada, y a ser como son, con las virtudes y los defectos de cada uno. Los demás también tiene el derecho de aceptarnos tal y como somos o no, pero será siempre nuestra la decisión de cambiar.
      i) ¡Importante! Si el amor no se siente, no existe. El amor no se dice, no se ama de palabra, se ama amando.

      Bueno Yani, creo que con una profunda reflexión sobre todo esto que te he comentado llegarás a tus propias conclusiones. Al final sentirás si vale o no la pena perdonar, soportar, comprender… todo lo que ocurre en tu entorno y situación y obrarás en consecuencia. Confía en ti, yo estoy seguro de que tarde o temprano sabrás lo que quieres hacer.

      Te deseo lo mejor y que seas muy feliz.

      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  10. Maria
    Maria Dice:

    Un placer saludarlo dr. Jose.

    Le escribo porque siento que sufro de dependencia emocional. Mi pareja y yo tenemos 10 años de relacion y 7 viviendo juntos, mis problemas con el desde un principio siempre fueron por la bebida ya que el siempre bebe con los amigos. Aunque el siempre ha sido muy atento conmigo y cariñoso me molestaba el hecho de que tomara ya que yo no soy de beber ni salir por las noches. Nunca desconfie de el ya que no me daba motivos pero debido a las constantes peleas nos fuimos alejando. Las peleas siempre eran por lo mismo, la bebida y luego porque sentia que el no me prestaba atención. El siempre me decía que dejara de pelear, todo llego a su punto limite hace dos años peleabamos casi todos los dias tanto asi que el no quería llegar a la casa por lo que comenzo a beber mas y el año pasado comence a desconfiar mas de el asi que le revise el celular y consegui que se escribia con otra mujer, ese fue el peor dia de mi vida, senti que todo había acabado y que mi mundo y todo lo que habia logrado se caia a pedazos. Discuti muy fuerte con el y el acepto haberse visto varias veces con ella. Yo caí en depresión pero el me dijo que aceptaba su error que no la amaba y que recomenzaramos de nuevo con nuestra relacion, yo acepte pero desde ese día soy otra no confio en lo absoluto en el ademas de que ya lo había descubierto escribiendole a otras mujeres por las redes lo cierto es que ya no se que pensar de el. Todo el buen concepto que tenia de el se borro, ahora siento que no lo conozco a veces pienso que estaba ciega por amor. No le he vuelto a revisar el celular por miedo a conseguir lo mismo. El igual sigue bebiendo con sus amigos y cada vez que lo hace siento mucha ansiedad no logro dormir lo llamo a cada rato y me desespero, cuando esta con su telefono quiero saber que hace. La verdad no se que hacer. El me propuso llevarme con sus amigos cuando salga y lo ha hecho pero no me siento bien porque no me gusta eso yo no bebo pero lo hago para no dejarlo solo. De verdad que estoy viviendo un infierno lleno de inseguridades, celos y desconfianza. No se que pasars en el futuro con nosotros dos ya que no creo que vuelva confiar en el. Lo que si deseo es salir de esta situación, sentirme libre y sin preocupaciones con respecto a mi relacion no quiero pensar mas en eso pero no se como hacer para cambiar.

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada María:

      Muchas gracias por participar en mi blog, para mí también es un placer saludarte.

      Ciertamente el alcoholismo es una enfermedad complicada de erradicar, en mi opinión, debido principalmente a que es imprescindible que la persona afectada reconozca que tiene esa adicción y quiera salir de ella, y eso es muy difícil de conseguir, tanto es así que el primer objetivo para las parejas de estas personas alcohólicas suele estar enfocado siempre en ayudar a que su pareja sea consciente y reconozca que tiene una adicción y no puede dejarla por propia voluntad, necesita ayuda.

      Yo creo, María, que no se trata tanto de que tengas apego o dependencia a tu pareja, sino más bien que la amas y es duro ver y sentir cómo le afecta la bebida y como ésta está destruyendo vuestra relación, no sé quién de los dos sufre más.

      Dicho lo anterior, creo, María, que este tema deberías consultarlo con un profesional psicólogo o psiquiatra, pues es un tema complejo y con un alcance mayor del que has expuesto, por ejemplo, no has hablado del resto de la familia; padres, suegros…, de si tienes hijos…, de cómo les afecta esta situación y de cómo afecta a tu relación también con ellos. Pero de todas formas te voy a dar mi opinión, eso sí, no la utilices como dogma sino simplemente como un punto de vista diferente acerca de lo que puedes hacer. Como es lógico, tendrás que ser tú la que decida qué es lo que más te conviene en aras de ser feliz, fin último de nuestra existencia.

      Para darte mi opinión, te planteo dos situaciones o posibilidades:

      Primera posibilidad. No te sientes con fuerza para separarte de tu pareja y además tampoco te lo planteas, crees que podrías perdonarle sus infidelidades y que todavía puedes hacer algo para ayudarle a salir de la bebida. En ese caso, mi propuesta de pasos a seguir sería:

      – Busca un momento de lucidez en que no esté bebido para hablarle de lo importante de que reconozca su adicción a la bebida y las consecuencias que acarrea, de cómo te sientes y lo difícil de vivir en esas circunstancias. Igual de importante es conseguir que te hable de cómo se siente y de qué es lo que le lleva a beber, si es la salida de escape a algún sentimiento. (Esta conversación la tendrás que repetir muchas veces más).

      – Tienes que hacerle sentir tu apoyo, sin muchos reproches. El objetivo es que sienta que, si toma la decisión de luchar contra la adicción, te tendrá a su lado para ayudarle.

      – Mientras se produce el momento de su decisión de salir de esa enfermedad, tienes que poner especial atención en cuidarte, entre otras cosas, para poder soportar el esfuerzo, tensión y las frecuentes recaídas, dado que tú serás más consciente de la cruda realidad y por lo tanto sufrirás más. Si es preciso busca ayuda, para ti, de un profesional o incluso de alguna asociación similar a alcohólicos anónimos. En cuanto tu pareja tome la decisión de luchar, te acompañará a ver a ese profesional o/y las asociaciones a las que tú ibas.

      Segunda posibilidad. Debido a las infidelidades y, sobre todo, a la pérdida de confianza, estás convencida o no tienes fuerza para luchar más por vuestra relación ni por tu pareja. Sientes que lo mejor es salir de esa situación en que te encuentras y comenzar de nuevo desde cero. En ese caso mi reflexión es la siguiente:

      Desde el punto de vista general, cada persona es responsable de lo que le sucede en la vida, ya sea por acción o por omisión. Por eso mismo, tú no eres ni debes sentirte responsable de lo que haga tu pareja, eso se escapa totalmente a tu control, pues la decisión de dejar la bebida o de ser fiel no está en ti, sino en tu pareja. Por ende, tú sí eres responsable de lo que te suceda y, por lo tanto, ante los acontecimientos de tu vida tienes que tomar las decisiones oportunas en el sentido que más te convenga o que más desees, eso hará que tu vida tome una u otra dirección, buscando, evidentemente, la felicidad.
      Así pues, ante tu comentario al final de tu escrito, cuando dices:
      “Lo que si deseo es salir de esta situación, sentirme libre y sin preocupaciones con respecto a mi relacion no quiero pensar mas en eso pero no se como hacer para cambiar.”
      Lo que tienes que hacer es tomar las decisiones que te lleven a salir de esa situación, sentirte libre y no pensar más en lo que estás viviendo ahora. Estoy seguro de que conoces perfectamente las decisiones que tienes que tomar, quizás sientas temor, pero las conoces. Para ayudarte a tomar tus decisiones piensa en esto: ¿Las consecuencias para ti de esas decisiones que te cuesta tomar, te harán ser más feliz o más desdichada?

      Deseo María que estas palabras te ayuden o al menos que te hagan reflexionar y tomar las decisiones mejores para ti.

      Te deseo que seas feliz. Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  11. Rosa
    Rosa Dice:

    Hola José Ramón!
    Estaba leyendo tu artículo sobre el apego y leí otros más. El motivo de mi comenterio es tengo una relación con mi pareja hace 9 meses, yo tengo 25 y el 30, en los últimos 3 debido a una situación que ocurrió para la navidad pasada, que fue que habíamos planificado pasarla juntos por ser la primera, ocurrió que no de pudo debido a mi suegra, el hecho es que empecé a sentir inseguridad en que me desplazaba o tenía en segundo lugar, así poco a poco fui maquinando con que yo ya no le e importaba, me sentí desplazada, y empecé a compararme con su ex pareja con la uña terminaron hace 3 años, y comencé a sentir mucha inseguridad, mucho temor de que el estuviera harto de mi o que me podía dejar, se calmó ese sentimiento por un tiempo, pero poco a poco sentía más necesidad de controlar lo que el hacía y sentía que debía de pasar más tiempo conmigo. Llegó un día que invadí su privacidad y borré a su ex del Fb, me sentí eufórica al momento, pero a los minutos me dí cuenta de lo mal que habia hecho y se lo dije a él, siempre tratamos de ser transparente si en todo, el me comprendió y no hizo mayor comentario. Pero desde ahí, empecé a notar mi dependencia emocional, y más esta semana qué pasó, el pudo conseguir trabajo y está con una joven que ambos conocemos, me sentí amenazada pero cada vez que siento todo esto, reflexionó en que no está bien. Amo a mi pareja, pero quiero hacerlo sin apegos, así como el me ama mi, para poder disfrutar en Libertad nuestra relación, tenemos muchos planes, pero tengo temor a arruinarlos por mi dependencia emocional. Me gustaría recibir tu consejo sobre esto. De ante mano, muchas gracias.

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Rosa:

      Gracias por visitar mi blog y participar con tu comentario.

      No estoy muy seguro de que lo que te ocurre sea apego puro, por decirlo de alguna manera, aunque lo que parece cierto es que algunos síntomas sí podrían darse, por ejemplo, un poquito de baja autoestima, inseguridad… Yo, de entrada, te sugeriría que no te obsesiones con el apego.

      En mi opinión, Rosa, cuando no hay suficiente confianza, por la razón que sea, todo se dispara y comienzas a pensar en esto y en lo otro, e incluso, como tú has reconocido, llegas hasta el extremo de violar la intimidad de tu pareja, cuestión ésta que siempre hay que evitar. Un ingrediente esencial en toda relación es el respeto, sin él no existirá a la larga confianza y mucho menos amor. La confianza, en todos los planos de la vida, y en el sentimental también, cuesta ganarla, pero es muy fácil perderla y dificilísimo recuperarla.

      A veces creo que nos perdemos en pensamientos demasiados complicados queriendo hacer del amor algo científico, y no lo es. El amor es una cuestión de sentimientos: sientes que amas y sientes que te aman, y cuando no se cumple una o dos de esas condiciones, no hace falta alguna prueba científica, simplemente esa relación no tiene futuro.

      Lo que sí es cierto es que en el mismo paquete del amor vienen otros elementos; algunos de ellos, pueden ser a veces molestos y/o no deseados, sería el caso de la suegra. En este sentido hay que pensar que por el hecho de que estés enamorada de una persona, ésta no deja de tener familia, y eso hay que respetarlo. De la misma manera ocurre con tu familia y las relaciones con ellos, por el hecho de que alguien te quiera, no vas a dejar de querer a tu familia. Tus padres para ti o tus suegros para tu pareja, son personas a las que hay que querer también o, como mínimo, saber llevar. Si logras llevarte bien con ellos, serán un extra positivo a tu amor, pero, sin embargo, si no te llevas bien, será un lastre para tu relación.

      Mi sugerencia es que, en vez de centrarte en las dudas, céntrate en lo que sientes. Si sientes que te aman, olvida lo demás y disfruta y cuida de ese amor. Si, por el contrario, no te sientes amada, mi sugerencia es que le pongas remedio lo antes posible, pues esta vida ya tiene su plus de sufrimiento como para que nosotros le añadamos algunos gramos gratis más.

      No sé si mi opinión te ayudará, espero que así sea. En todo caso te deseo mucha felicidad.

      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
      • Rosa
        Rosa Dice:

        Muchísimas gracias José Ramón, lo estuve exteriorizando con mi pareja, y al conversarlo me sentí mucho mejor, ya lo del pasado debe de quedar en eso, en pasado, y como tú dices, me siento amada y amo, lo mejor es continuar construyendo el futuro.
        Gracias nuevamente!

        Responder
  12. Marcos
    Marcos Dice:

    Hola José te voy a comentar mi caso, aunque espero no alargarme mucho. Ahí va: Estoy viendo que durante los últimos 7 o 10 años mi padre está creando una excesiva dependencia emocional hacia mí que ralla casi la enfermedad. Se está volviendo hiper-vigilante y controlador. Por ejemplo, cuando me voy a marchar de casa me despido de mis padres cortésmente con un saludo verbal efusivo: ¡Bueno adiós, que paséis buena tarde!, pero al instante mi padre salta: “¿Me das un beso?” o “¿Por qué no me das un beso?”, como intentándome hacerme creer que mi actitud es “errónea” y así después quedar yo como el “culpable” o “arisco sin sentimientos” si no correspondo a sus expectativas, y la verdad que estos comentarios que hace me sientan mal porque las personas son libres de dar besos cuando quieren y a quien quieren, y no ser un objeto de obediencia y sumisión, porque los besos se dan cuando se sienten desde el interior y no de forma despótica y forzada. Pero no sólo es esto (con respecto al apego emocional de mi padre respecto a mí) si no que hay más. Por ejemplo, cuando me voy de casa a veces va detrás de mí, siguiéndome como un “antílope”, a pesar de haberme despedido ya previamente, para seguir conversando conmigo y de forma insistente sigue sacándome temas de conversación (con la efusiva hiper-vigilancia y control), y es más se acerca a mí y me pone la mejilla (para que yo le dé un beso claramente); esto lo hace constantemente y si vé que en esos momentos no me sale darle un beso se aleja o se aparta. Pero ahí no termina la cosa, una vez que he salido de casa para montarme en el coche y marcharme (el coche lo tengo justo debajo de casa ya que está situado debajo mismo nuestro parking) le veo asomado en la ventana (otra vez hiper-vigilante y controlándome) sonriéndome y despidiéndose con la mano mientras se despide por igual de forma verbal con efusivas palabras de idolatría desmedida, y yo ya dentro del coche exasperado y con un agarrotamiento asfixiante en el pecho mezclado con sentimientos de impotencia, rabia y tristeza (por esa situación de apego casi enfermizo). Pero aquí la cosa continúa, llegué a casa nuevamente casi al anochecer, ya que vivo aún con mis padres, estaba entrando ya al parking de mi casa y que “casualidad”, ahí le veo nuevamente, asomado en la ventana, sonriendo y saludándome con la mano efusivamente, ahí volví a caer en la pena y en la desesperación, era como estar totalmente vigilado por un carcelero, día y noche, sin paz ni libertad alguna, muchas veces me pregunto si mi sentir hacia mi padre es normal o es incorrecto y los que me leéis ahora mismo me pregunto si estáis viviendo esta situación con vuestro padre… es frustrante ciertamente. Fijaros, otro dia cualquiera llegué a casa y estaba mi padre y le saludé educadamente: “¡Hola que tal!”, me fuí a duchar (el estaba hace unos momentos en casa y bajó al garaje a entrenar que está ubicado en el mismo reciento de la vivienda mientras yo me duchaba); pero cuando terminé de ducharme me puse a ver la tele y le oigo a mi padre que sube a casa (para observarme nuevamente) y entra al salón donde estoy, me sonríe y me saluda con la mano (con la intención de iniciar una conversación) de hecho él no había aún terminado de entrenar cuando decidió subir a casa. Después resulta que me tomé la cena y decidí marcharme a dormir, pero en ese instante veo que mi padre ya había terminado de entrenar y le oigo entrar por la puerta de casa (y claro el me vió que me iba a mi cuarto) y noto que acelera el paso para alcanzarme y me dice “¿Ya te marchas”?; cuando dijo ese comentario sentí una rabia e impotencia tremendas, pero logré contener mis palabras que estuvieron a punto de decir “¡Déjame en paz y libre de una vez!”. Nuevamente os pregunto amigos, ¿ese comportamiento que tiene mi padre hacia mí lo veis normal?, porque observad esto es increíble, ya una vez en mi cuarto me meto en la cama y al cabo de unos minutos le oigo que abre la puerta de mi cuarto y dice: “¿Ya estás en la cama”?, me hice el dormido porque, a decir verdad, ya no podía soportar más esa situación inaguantable de excesivo y enfermizo apego indebido de mi padre hacia mí, contuve todos mis sentimientos de indignación e impotencia hasta que cerró la puerta y rompí a llorar… Y otra vez os pregunto: ¿Veis correcto este comportamiento de mi padre hacia mí?. Buda decía: “La mayor causa de sufrimiento de la humanidad es el apego”. Qué gran verdad. Pero lo que acabo de narraros es sólo una gota en la inmensidad del océano, porque hay otras características más que conforman su apego desmesurado hacia mí. Por ejemplo, durante los últimos 8 años está constantemente enraizado en el hábito mecánico de que cada vez que se despierta por la mañana de la cama y me vé en casa, viene a donde mí a darme un beso (no digo que sea malo pero es algo que si se hace de forma desmesurada empalaga), también por ejemplo cuando se levanta de la siesta lo mismo, se acerca donde mí y me da un beso o me pone la mejilla para que se lo dé, llega a casa y lo mismo, es decir, cualesquiera sea la situación dada, sea en la calle, en casa o en cualquier lugar, está constantemente en esa necesidad de querer dar un beso o que le den un beso y es curioso porque, si no le das un beso, él ya lo interpreta erróneamente como una muestra de indiferencia hacia él o que “no se le ama o no se le quiere”. No sé, es como si el dependiera de las muestras de afecto del exterior para ser feliz y sentirse querido, pero por ejemplo, si no lo recibe, se envuelve en un abismo de tristeza y decepción absolutas. Sabéis, yo muchas veces me siento forzado, en el intentar ser “bueno” y “complaciente” con los demás, aún cuando ese abrazo o ese beso no me salga en ese momento del interior, esto lo digo con respecto a mi padre, porque siempre me pone entre la espada y la pared, ya que a veces cuando me marcho a dormir el me salta :”¿No me das un beso?”… es que no entiendo a que viene esa conducta suya tan dependiente con respecto a mí y las muestras de afecto excesivas y casi enfermizas, hace 10 años no era así. Bueno espero no haberos atiborrado con tantas vivencias. Aún así ¿qué solución veis a esto?. ¿Mi padre está comportándose debida y correctamentr respecto a mí? o ¿Soy yo el hijo maleducado y frío?. Saludos cordiales.

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimado Marcos:

      Gracias por participar en mi blog.

      Aunque tu comentario es bastante largo y detallado, mi respuesta no necesita de mucha extensión, mi opinión la tengo muy clara: la conducta de tu padre me resulta del todo normal de alguien que quiere mucho a su hijo, y no se me ocurriría considerar su modo de ser contigo como de apego, en el sentido que le doy al artículo.

      Ahora bien, también te digo que comprendo que puedas sentirte como dices, quizás tu opinión cambie el día, espero que muy muy lejano, que ya tu padre no esté contigo o cuando tengas 20 años más.

      En cualquier caso, Marcos, para salir de dudas podrías consultar con un psicólogo, que seguramente te dará una respuesta más científica.

      Un Saludo cordial,
      José Ramón

      Responder
  13. B.l.f
    B.l.f Dice:

    Hola
    Mi problema es que debido a mi personalidad obsesiva compulsiva, después de una relación con maltrato psicológico de siete años cuando me separé, poco después comenze una relación con el chico que me gustaba de jovencita. El es perfecto para mi comparto ideales y gustos con el y todo era maravilloso ,yo nunca he sentido nada por nadie como lo sentía con el.
    Cuando mi ex pareja me dijo que no se quedaba el piso que todavía tenemos a medias en venta yo empecé a obsesionarme con como debía ser la relación con mi pareja, el no quiso esa vivienda y yo acepte ayudarle en otra vivienda No dejo de dar dinero a sus padres cosa que a mi no me gustaba que hiciera y luego repercutio en qué no llegábamos a todas las ilusiones que me había hecho con él Yo ahorre hasta el último céntimo para ayudarle y contribui exactamente lo mismo que el aun ganando menos dinero y teniendo que pagar la mitad de la otra vivienda .yo desesperada después de perder dos ocasiones a la tercera aún no siento del todo de mi agrado ,le dije de quedarnosla y esa vivienda tiene un problema de insorizado muy grande se oye todo. Yo poco a poco me fui obsesionando con que no era feliz y poco a poco empecé a perder el sentimiento y el deseo por el
    Ahora estoy en tratamiento para depresión desde un mes y medio y hace dos que volví a casa de mis padres No puedo hacerme la idea de que no voy a volver a sentir lo que sentía por el, solo recuerdo y lloro y en lo más profundo de mi ser me duele tanto que no me sale el sentimiento de felicidad y de amor por el. Fui yo quien se obsesiono y me he destrozado los sentimientos por el y cuando me he dado cuenta, estoy destrozada porque no reacciono a su amor y a su cariño Ya no consigo verle con los mismos ojos y me duele mucho. Me importa mucho que el este bien, no quiero que lo pase mal, no puedo hacer nada para arreglarlo porque ya no me surge la misma sensación de amor. Lo quiero mucho, me preocupo por el y aunque mi cabeza me diga que definitivamente no tiene arreglo . .yo siento una ansiedad terrible por el no quiero hacerle daño, pero eso es inevitable porque se cuanto me quiere. Y yo ahora no puedo hacer nada para darle todo el amor que le daba, porque con mi obsesión, tanto pensar que el no me dio lo que necesitaba, deje de ver la persona maravillosa que es.
    No se que hacer hay quien me dice que dejemos de vernos y deje pasar el tiempo y si tiene que ser será y si no que ya habremos dado el paso. Yo no quiero dejarle porque se que no hay nadie como el .pero el dejar de sentir el deseo y la decepción que me hizo sentir.. .han acabado con mi sensación de felicidad en cuanto lo veía
    No se si el contacto cero podría hacer que me vuelva a despertar la emoción y la ilusión de estar con el .pero tengo miedo y me duele mucho que al final esto sea irreversible

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Bea:

      Gracias por participar en mi blog.

      Tengo que confesarte que me he hecho un lío entre las cosas que te han sucedido con tu ex pareja y la actual, aun así, trataré de darte mi mejor opinión.

      Lo primero que me gustaría decirte es algo que, si padeces TOPC, puede que te resulte un disparate, “El mundo es imperfecto y las personas también lo somos, por lo tanto, tenemos que aprender a vivir y ser felices gestionando de la mejor manera todo lo imperfecto.

      Bea, habrás escuchado alguna vez ese dicho de que “Los árboles no nos dejan ver el bosque”, ocurre de igual manera que si te acercaras la palma de tu mano a la cara hasta tocar la nariz, en ese punto sólo distingues un trozo de algo con piel humana, pero que no tiene forma de mano porque ni siquiera puedes ver los dedos. Si alejas la mano de tu cara, digamos 20 cm, podrás apreciar perfectamente la silueta nítida de tu mano. Pues de la misma manera ocurre con lo que llamamos problemas o dificultades o lo que nos ocurre en la vida, si los contemplamos como un todo no nos dejará ver lo que realmente hay detrás. Es por eso por lo que, en mi opinión, no debemos olvidar nunca el fin último de lo que hacemos y queremos, la felicidad, o si quieres decirlo de otra manera, sentirte bien contigo misma y con lo/s demás.

      Continuando con la reflexión anterior, el fin último del amor o de la relación de amor con otra persona es sentirte bien, ser feliz, pero si ocurre que la mayor parte del tiempo eres infeliz, está bastante claro que el camino no es ese, y lo que sería razonable hacer es bajarse de ese tren en la próxima estación y esperar el próximo que te lleve a otro sitio en el que tu crees que encontrarás lo que buscas.

      No tiene ningún sentido estar con alguien para ser infeliz. Tampoco tiene sentido pensar que sin nosotros alguien sucumbirá a la vida, nada de eso. Los seres humanos tenemos una enorme capacidad de sufrimiento y adaptación para poder soportar los reveses que a veces nos da la vida, por ello creo que cada uno tiene que ser responsable de lo que le sucede y si no está de acuerdo con cómo son las cosas, pues que las cambie. En resumen, lo que quiero decirte en este punto es que tú no eres responsable de lo que le suceda a nadie, pero sí lo eres de todo lo que te ocurre a ti, así que sería razonable pensar que deberías pensar en ti antes que en nadie más.

      Beas, terminas tu comentario diciendo “No sé si el contacto cero podría hacer que me vuelva a despertar la emoción y la ilusión…” Yo tampoco lo sé, pero estoy seguro, al cien por cien, de que si sigues haciendo lo mismo obtendrás siempre el mismo resultado. La vida creo que es más sencilla que todo lo que parece: si eres infeliz, cambia hacia lo que te haga feliz, o a lo que te permita ser feliz el mayor tiempo posible.

      Esto es lo que realmente siento y opino y espero de corazón que te sea de utilidad para apaciguar tu alma y lograr al fin aquello que tanto asías.

      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  14. Carlos
    Carlos Dice:

    Saludos José,
    Hace poco me tope con el termino de apego y pude reconocer sus síntomas en mi vida. Tengo 24 años y me deprime pensar que nunca he tenido una verdadera relación, debido en gran parte a las grandes expectativas que tengo sobre el “verdadero amor” que busco y que muchas veces me impiden o sirven de excusa para dejar pasar una oportunidad. Pienso en encontrar a mi media naranja prácticamente todo el día y ese pensamiento recurrente me paralizaba en el pasado y me impedía cumplir con otras metas que tengo en mi vida en áreas como la profesional, humana y espiritual. En la actualidad, mas consciente de quien soy y lo que pasa por mi cabeza, lucho contra estos pensamientos y trato de seguir adelante; pero todavía tengo momento de debilidad en que siento miedo de que mis metas nunca se hagan realidad; y en donde me deprimo y paralizo. ¿Que opinas de lo que te he contado? P.D. Muy buen post, es genial encontrar espacios así.

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimado Carlos:

      Gracias por participar en mi blog y por tus amables palabras finales.

      Bueno, en primer lugar, tengo que decirte que, sinceramente, lo que te ocurre y sientes no creo que sea algo por lo que debas preocuparte especialmente. Encontrar el amor (me refiero a la pareja), ese gran amor, maravilloso y para toda la vida creo que es un objetivo natural y loable en el ser humano. Ciertamente, unas personas lo viven antes o después y en mayor o menor medida, pero casi todo el mundo lo vive.

      En una conversación de un episodio de Los Simpson, Burt le dice a su padre: —Homer, tú me dijiste que yo podría llegar allí donde me propusiera— a lo que su padre respondió —Burt, ha llegado el momento de decirte la verdad—. Pues, imitando a Homer Simpson, tengo que decirte —Carlos, ha llegado el momento de decirte la verdad, no existe el verdadero amor, ni la media naranja, ambos los tienes que definir tú—. El amor verdadero está compuesto de dos naturalezas o dos capas; una es externa, visible, superficial y muy impactante, es el amor a primera vista, el amor a tu estrella de cine favorita, etc.; otra es la interna, la que es fruto de la forma de ser, los valores, la sensibilidad, los sentimientos, etc. Estoy seguro de que, a pesar de ello, existen personas con ambas naturalezas relacionadas de forma coherente, de tal manera que conociendo una, la otra es consonante.

      En general, el amor que buscas se encuentra en la segunda naturaleza, en la interior y la manera de conocer esa naturaleza en una persona es únicamente tratándola, conociéndola y… amándola. En conclusión, Carlos, mi opinión o mi recomendación es que no te obsesiones con encontrar ya, ya el amor de tu vida, tampoco te reserves. Lo que te recomiendo es que te relaciones con las personas que te gustan y son de tu agrado, sin tener prisa ni buscar algo concreto, así en su momento te llenarás de motivos para considerar que alguien especial es tu “verdadero amor”.

      Espero que mi opinión te aporte algo de luz.
      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  15. dalila
    dalila Dice:

    ola, tengo 23 años de edad tengo una relación de 3 años cuando conoció ami pareja fue en un momento donde yo estaba sola en una ciudad por trabajo y tenia problemas de infidelidad en ese entonces con mi ex pareja y la persona que estaba ay como un amigo era mi actual pareja y termine iniciando una relación con el al principio era muy lindo me sentía muy bien con el por que compartíamos todo trabajamos juntos,me sentía amada, a los 6 meses empezamos a convivir y en la convivencia empece a ver sus defectos era demasiado su atención por el celular y se molestaba si yo le revisaba el celular y eso me daba mas inseguridad cambio bastante con migo, cuando le hablaba de lo mal que me hacia sentir su actitud se molestaba y me ignoraba yo lloraba mucho delante de el y le pedía que me harbara y que necesitaba de su afecto pero el solo se echaba a dormir y me decía déjame tranquilo y me ignoraba y yo me quedaba llorando hasta dormirme , paso un año de convivencia donde peleábamos mucho y era por el mismo tema su celular y mi inseguridad y su falta de cariño con migo hasta que yo me obsesione por descubrir que tanto era lo interesante de su celular y empece a espiarlo y descubrí que era muy cariñoso con sus amigas muy atento con ellas y vi conversaciones con sus ex parejas donde se trataban y escribían con mucha confianzas , vi también que tenia mucha pornografía y le gustaba entrar en paginas de ese tipo, no llegue descubrir que me era infiel o que estaba con otra mujer pero con las cosas que había visto me sentía muy mal lloraba mucho pero no fui capas de decirle nada por casi 4 meses hasta que ya no soporte y le conté toda la verdad y su rostro solo fue de vergüenza y su reacción de enojo por que yo me había metido en su privacidad y que era estaba enferma de celos y lo único que me dijo fue que le disculpara por lo que yo había visto pero que lo hizo por que se sentía hostigado con migo por los problemas y por que peleábamos mucho por eso buscaba distraerse por otra parte el quería irse y yo lo detuve y solo deje pasar por alto todo, pero las cosas no mejoraron por mas que yo me volví mas celosa y el se alejaba mas de mi ya no teníamos mucha intimidad yo descubrí que el se masturbaba en el baño con sus vídeos. yo me sentía mal lloraba mucho por que pensaba que era mi culpa que había engordado y hasta llegue a pensar en matarme por que llegamos a terminar por casi dos meses en ese tiempo yo salí con un chico que sexualmente me hizo sentir bien pero yo no podía olvidar ami pareja así que decidí regresar con el pero no paso mucho tiempo para empezar otra ves con los mismos problemas pues yo no confiaba en el trate de sobrellevarlo a los 2 años y medio de relación hicimos nuestro cambio de trabajo por que los dos estamos lejos de nuestras familias y el siempre su proyecto era regresar a su casa y estar con sus padres pero no vi en el una intención de formalizar o casarse con migo por eso es que el decide que nuestro cambio sea separados que cada uno regrese a su casa y me decía que era para disfrutar de nuestros padres por unos años y ya después veríamos como irían la acosas con nosotros para poder formalizar, pues nuestros lugares de nacimiento queda en ciudades distintas 4 horas de distancia, no estaba de acuerdo con el por que yo no quería separarme de le pero tuve que aceptarlo fue muy triste para mi su decisión de no querer tenerme a su lado. paso menos de un mes que llevábamos ya en casa cada uno. cuando terminamos otra vez por que vi un vídeo de el donde bailaba con dos chicas tocándolas y muy indecentemente, eso fue en su despedida que le hicieron sus amigos del trabajo antes de su viaje. fue muy doloso ver su comportamiento y ver como mentía cuando yo ya sabia las cosas que habían pasado. termine con el, entonces caí en presionen pues lejos de ver una actitud de querer recuperarme solo vi que el estaba conforme con la ruptura, yo empece a comportarme como nunca lo había hecho salia a tomar mucho con amigos me acostaba con el primero que me parecía agradable,solo quería no pensar en el pero era imposible cuando estaba sola solo recordaba los buenos momentos con el y pensaba que me merecía el dolor que estaba viviendo por que me estaba comportando como una cualquiera, mi familia trataba de apoyarme pero no era suficiente, yo vivía pendiente de le y sus redes sociales lo fui a buscar a su casa en mas de 4 ocasiones pero solo pasábamos el rato ya los sentimientos no eran lo mismo en mi, veía que no tendríamos futuro que nos habíamos hecho mucho daño y su rechazo me hizo desistir de buscarlo perdí comunicación por dos meses con el pero dentro de esos dos meses yo no estaba bien cada ves que llegaba del trabajo ami casa lloraba me encerraba en mi cuarto no tenia ánimos para nada pero ya yo estaba decidida a continuar con mi vida sin el pues solo recordaba sus ultimas palabras ¨no quiero hacerte mas daño, estoy empezando a sentirme bien con otra persona ¨ entonces solo me decía ami misma que por lo menos el era feliz con otra persona así que decidí segur mi vida cada vez lloraba menos y ya salia con amigas así paso 3 meses y cuando el día de mi cumpleaños el me llama y me pregunta por que no lo e vuelto a hablar y si ya estoy con otra persona y yo que no había dejado de pensar en el durante todo ese tiempo y solo esperaba su regreso y que se aya dado cuenta de sus errores me emocione mucho y le dije que lo amaba y que no podía enamorarme de nadie que no sea el entonces decidimos darnos una oportunidad otra vez empezar desde cero y así ya llevamos 4 meses que hemos regresado pero la distancia se me es difícil llevar la relación pues hace 15 días atrás en una conversación me dijo que aun se hablaba con su ex pareja y que era su amiga y que si ami me molestaba si algún día ellos saldrían a una reunión con sus amigos en común, yo no me sentí bien y en ese momento me entro una gran desconfianza y tuve una fea reacción y nos disgustamos, en esa noche aproveche que estaba dormido y le revise el celular cosa que durante el tiempo que hemos regresado había evitado hacerlo encontré una llamada grabada de una amiga de el del trabajo que si la conocía donde el le hablaba muy atento y le hacia bromas indecentes, pero la chica le puso un alto , esa madrugada no pude dormir me regreso esa sensación de lo horrible que había vivido ya mi relación antes y que mi pareja esta otra vez buscando otras opciones , de verdad desde ese día no me siento bien cada vez que lo veo en linea pienso que esta haciendo cosas malas o que se llegara a verse con la ex que tanto considera amiga que esta buscando otra vez aventuras y que la infidelidad llegara en cualquier momento otra vez e caído en depresión lloro mucho pienso en cosas como ¨que tengo que aceptar que los hombres por naturaleza no se conforman con estar con una mujer ¨ que mientras no haya acto de infidelidad debo de seguir ¨ lo malo de todo es que no e tenido el valor de hablar con el de por que se molestara por que otra vez me metí en su privacidad y le revise el celular y muy aparte que por motivos de trabajo no hemos podido encontrarnos desde ese día. no se que hacer no quiero vivir una relación donde no me respeten y donde yo no puedo confiar y solo me lleno de amargura, por favor necesito ayuda por que cuando me hago a la idea de que mi relación termine siento una gran desesperación y dolor en mi pecho no se por donde empezar para salir de esta depresión que me encuentro por que lloro cada vez que llego a mi cuarto y estoy sola bueno por ahora estoy viviendo sola por que trabajo lejos de casa solo los fines de semana voy a vista amis padrees que no dan el visto bueno ami relación, en verdad necesito ayuda.

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Dalila:

      Gracias por participar. Trataré de darte mi mejor opinión para que pueda serte útil o al menos te ayude a reflexionar, aunque tengo que advertirte, como regularmente hago, que se trata sólo de mi opinión, no estoy en posesión de la verdad y, aunque hago un esfuerzo de empatizar contigo y comprenderte, puedo equivocarme en mis razonamientos. Así que, finalmente serás tú quien decida lo mejor para ti. Intentaré para ello ser más teórico que pasional, con el riesgo de que puedas sentir que soy más frío en mi respuesta, aunque espero que te ayude de igual manera.

      Dalila, amar y ser amado es la mayor aspiración de cualquier pareja, aunque conseguirlo no es fácil, tiene su complejidad y, en mi opinión, una de las circunstancias que la mayoría de las veces lo hacen más complicado, es la inexperiencia. Se requiere madurez y autoestima, entre otros muchos, para poder conducirse de forma medianamente airosa por el mundo de la pasión y los sentimientos. En este terreno es fácil cruzar, sin darse cuenta, el puente que une la felicidad y la alegría con la infelicidad y la amargura.

      La madurez de la que te hablaba tiene por fuerza mucho de experiencia y, en el mundo de los sentimientos es algo muy relevante. Me explico: Las primeras veces de nuestras relaciones de pareja los sentimientos son muy intensos y casi esclavizantes, con grandes sensaciones de apego a la pareja, de creer que no somos nada sin ella (la pareja) y esto hace muy intenso el sufrimiento por cualquier revés. Con los años y la reiteración en el vivir las mismas o parecidas circunstancias nos va proporcionando conocimiento y habilidades en la materia que a su vez reducen el, digamos, sufrimiento.

      Por otro lado, está la autoestima. La autoestima hace referencia a la creencia que tiene una persona acerca de su propio valor. Es un factor definitivo para la propia personalidad, para conocerse adecuadamente y para superarse personalmente. Y, por último, también importante, la autoestima influye de forma determinante en las decisiones que tomamos. Cuando tenemos baja la autoestima, como creo que es tu caso ahora, se manifiestan sentimientos internos negativos: inseguridad, incapacidad…; y por otro lado experimentas ausencia de competencia, valor y merecimiento. Además, te sientes indecisa y con miedo a equivocarte y no luchas por defender tus puntos de vista.

      Ocurre también que la suma de experiencias y autoestima, principalmente, nos permite contemplar con cierta perspectiva, de forma más aséptica y menos vehemente, lo que nos sucede, facilitando el razonamiento lógico de algo que no lo es tanto. De esta manera es posible tomar decisiones menos sufridas y más convenientes para los propios intereses, que en este caso tiene relación directa con la felicidad.

      Dalila, una vez dicha la teoría te dejo mis conclusiones:
      – Tienes todo el derecho a amar y ser amada.
      – Tienes todo el derecho a que te respeten y te muestren lealtad.
      – No tienes por qué soportar que te hagan lo que tú no harías.
      – El amor no se demuestra con palabras, sino en su 99% con hechos. El amor no solo se dice, se siente y se demuestra, de otra manera es pura palabrería.
      – Quien ama no hace sufrir al ser amado, sería un hecho contranatural.
      – Quien no está dispuesto al sacrificio (al esfuerzo), a la entrega al ser amado, es evidente que no ama.
      – Tú eres importante, eres una persona valiosa y, sobre todo, tienes derecho a SER FELIZ.

      Creo Dalila, que con mis conclusiones tienes suficientes argumentos para escribir las tuyas propias y, a partir de ellas, tomar tus propias acciones, con el convencimiento de que es lo que debes hacer para, sobre todo, respetarte como persona y como mujer.

      Te deseo lo mejor, que sea muy feliz.

      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  16. Viluan
    Viluan Dice:

    Hola …buscando artículos sobre el desapego encontré a alguien que daba respuestas…
    Solia pensar que tenia una relacion estable.13 añosjuntos..mi vida como todas las parejas …unas veces bien otras super otras no tanto pero juntos…estables…al menos eso pensaba hasta la infidelidad …lo descubrí por sus acciones..al enfrentarlo con pruebas irrefutables pues me convencio que todo fue una tonteria y volvimos…nunca fue igual …fue un infierno..inseguridades reclamos recuerdos …él no hacia mucho esfuerzo solo me culpaba…resultado el desgaste hasta..que mi vida con depresión ansiedad desasosiego me llevó a tomar la decisión de acabar con todo alejarme totalmente..aunque esa idea estuvo presente en mi mucho tiempo no lo podia realizar…finalmente cuando estuve super decidida me confieza que volvio hacerme infiel con esa misma persona pero que ya habia dado fin a eso porque me amaba y no queria hacerme mas daño…y volvi a creerle y me senti bien por un tiempo…hasta que dejó de ser cariñoso y volvimos a lo mismo…resultado…me pregunto si mi voz interiot me dice que estoy haciendo? Porque me siento tan mal. .porque me deprimo y siento triste …me comformo con esto y sigo pensando que todo esta mal…quiero terminar con este sufrimiento…porque no tomo la decisión. .me convence fácilmente …este apego me esta matando…me siento insegura…me siento ansiosa triste …le creo y mas tarde dudo…esto es un infierno !!!!
    Estoy conciente de todo y no tengo la fuerza necesaria ni la cabeza fria que quiero tener para terminar con esto….que estoy esperando?

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Viluan:

      Gracias por visitar mi blog y contar con mi opinión, espero que te pueda ayudar.

      Antes de nada, quiero insistir en que lo único que puedo aportarte es mi opinión, me gustaría poder dar respuestas, pero no es así. Las respuestas son únicas y personales y adaptadas a la propia persona, y de la misma manera que la huella dactilar tiene un único dedo propietario, así ocurre con las respuestas, sólo la persona que las busca puede crearlas a partir de su pensamiento y/o conocimiento. Mi anhelo es colaborar a que tengas éxito en esa importante tarea.

      Si has leído otros comentarios de este y otros blogs te habrás dado cuenta de que no eres la única persona a la que le ha sucedido algo similar a lo que relatas. Ciertamente la vida en pareja no es sencilla, es compleja, como complejo es el amor. Amor que no es estándar, como a muchas personas les parece. El amor es también personal y único. Cada persona ama a su manera y suele pensar que esa manera es la verdadera, pero no es así. El amor es como no es. Quiero decir que, cada persona ama a su manera y sin embargo eso que siente no deja de ser amor, lo que puede ocurrir es que no sea lo que tú entiendes que es amor, pero no deja de serlo para la otra persona.

      Con el argumento anterior podríamos llegar a la conclusión de que en el amor no hay culpables, porque cada uno/a actúa de acuerdo con lo que entiende, comprende y siente. Lo que sí que hay son distintas maneras de amar, fruto de ese entendimiento. Y lo ideal, para no llevarse sorpresas, es que antes de que ese poderoso sentimiento nos pulverice con la fragancia de la pasión y nos lleve hacia el terreno de lo subjetivo, podamos ver objetivamente si esa otra persona con la que vamos a convivir nos da lo que realmente buscamos.

      Bueno, Viluan, quizás estoy siendo demasiado filosófico y no te esté ayudando como quisiera, así que vamos a algo más básico. Al final de tu comentario dices: “Estoy conciente de todo y no tengo la fuerza necesaria ni la cabeza fría que quiero tener para terminar con esto… que estoy esperando?” Generalmente, en situaciones similares en que no tomamos acción lo que ocurre es que tenemos dudas. Las dudas nos impiden dar el paso que, por otro lado, creemos que deberíamos dar. Y también ocurre que esas dudas permanecen porque esperamos alguna prueba o circunstancia que las disipe, por eso también, a la mínima nos agarramos a un clavo ardiendo y no hacemos nada.

      Creo que una premisa importante que hay que tener en cuenta para disipar las dudas y, además, es en lo que sí te puedes fiar y creer con los ojos cerrados es: El amor solo se da y existe cuando se siente, decirlo sin sentirlo es solo una entelequia, es decir, solo existe en la imaginación. Y partiendo de esta premisa podemos elaborar dos teorías:
      a) Amor sin sentirlo = Tender a la Infelicidad
      b) Amor y sentirlo = Tender a la Felicidad

      Viluan, como conclusión, si tienes esperanzas fundadas (objetivamente fundadas, basadas en datos ciertos) de que te sentirás amada y tenderás a ser feliz, mi opinión es que haces bien en esperar. Si, en cambio, no tienes datos ciertos que te lleven a pensar que las cosas van a cambiar, quizás estás malgastando lo más valioso que tienes en esta vida, tu tiempo, y aquí me permito mencionarte la verdad de todas las verdades:
      Vida = Tiempo = Vida, o sea, malgastar el tiempo = malgastar la vida.

      Deseo de corazón que mi opinión te haya aportado algo de luz para que puedas encontrar la respuesta que buscas.

      Ánimo y un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  17. AURI
    AURI Dice:

    Hola José Ramón, es un gusto saludarle, recién leo tu blog y me ha parecido muy interesante. Me atrevo a exponerte mi situación: mi esposo y yo tenemos 4 años de casados y un bebé de dos años , además tengo un hijo de un matrimonio anterior de 11 años. Entre mi esposo y yo hay una marcada diferencia de,edad, yo tengo 44 años y él 32. Pienso que esta diferencia de edad me ha causado una crisis que vivo actualmente, que consiste en total apego hacia él, generándome ansiedad y episodios de pánico cuando no está conmigo (de paso trabajamos juntos) lo cual me causa una angustia terrible cuando no me llama o no me escribe o no se de el en cierto tiempo. Tanto es así que me siento deprimida y ya no siento que este interesado en mi. El dice que aunque lo tengo agobiado quirte seguir conmigo pero todos los días hay pelea por mi inseguridad y de verdad ya yo reconozco que mis pensamientos no me dejan vivir.Así mismo noto pérdida de su interés hacia mi aunque el diga que no. Necesito urgentemente de herramientas que me ayuden a,salir de este foso ya,que como dije antes esto no es vida, estoy llena de celos, de desconfianza y de inseguridad todos y cada minuto de mi vida diaria. Agradezco su orientación.

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Auri:

      Te pido disculpas por el retraso en responder.
      Auri, no sé si podré ayudarte con algunas palabras, comprendo que vives en un estado emocional complicado, con un apego casi tóxico. Si hace tiempo que vives en ese estado y crees que por ti misma no puedes salir, mi consejo es que visites a un psicólogo, él/ella seguramente te facilitará las herramientas que buscas. Pero, en cualquier caso, esas herramientas las tienes que manejar tú, nadie más puede hacerlo por ti.

      En realidad, el apego no es malo en sí mismo, a lo largo de nuestra vida el apego nos ha ayudado a crecer y desarrollarnos, por ejemplo, hasta la edad adulta con nuestros padres. Sin embargo, si no eres consciente puedes apegarte no sólo a personas, sino a cosas recuerdos o pensamientos. Para evitar que esto ocurra tienes que adoptar una postura de auto supervisión y sobre todo de no enjuiciarte y aceptarte tal y como eres, intentando hacer todo esto desde la posición más fría o aséptica posible, es decir, procurando dejar de lado las emociones (sé que esto último es difícil, pero con esfuerzo lo lograrás).

      Como ves, no es tarea fácil, pero no porque sea algo que no está a tu alcance lograr, sino porque requiere esfuerzo y constancia. Otra cosa importante, el objetivo, finalmente lo que buscas quitándote del apego es bajar la tensión, salirte de los extremos y moverte hacia un punto en que las cosas ocurren y son de forma y manera razonable, por ejemplo, que a tu marido lo quieras de forma razonable, sin fanatismo, porque no olvides que tanto tú como él tienen derecho a la libertad y a tomar vuestras propias decisiones. Estar casados no es razón suficiente para ser leales el uno con el otro, tiene que haber más, y ese más es amor. No pretendas que nadie te ame, limítate a amar y disfrutar del amor, pues lo normal es que eso sea correspondido, pero si no lo es, que sea por la decisión de la otra persona y no porque lo has provocado tú agobiándola.

      Me gustaría añadir algo que creo muy importante. Si no te amas a ti misma buscarás llenar ese vacío con el amor de los demás, y eso es una trampa. Es como si vivieras en una aldea en la que no hay pozo y dependen de que la aldea vecina les regale agua para vivir. Si vives en una aldea, tienes que construir un pozo para tener agua y ser auto-suficiente, si además la aldea vecina te regala agua, perfecto, así tendrás de sobra. Tú tienes que amarte a ti misma tal y como eres, con tus defectos, igual que el resto del mundo, pero también con tus virtudes, las mismas que hicieron en su momento que alguien se enamorara de ti.

      Como te decía al principio, no estoy seguro de haberte ayudado con mis palabras, por eso, si me lo permites, voy a enviarte por email 3 libros en formato pdf que seguramente te ayudarán aportándote distintos puntos de vista.

      Te deseo lo mejor. Que seas feliz.

      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  18. Jorge
    Jorge Dice:

    Buenas tardes José Ramón..por un lado felicitarle por el magnífico artículo..y decirle que actualmente estoy pasando por todo este proceso de manera brutal.. después de quince años y una hija en común mi mujer me ha dejado..cansada de una vida q ella consideraba rutinaria y queriendo vivir otra vida

    Yo en su momento no he sido un marido ejemplo aunque al final si he cuidado bien de mi hija y con mi ex pues siempre nos hemos querido mucho.
    Pero todo se acabó y ella conoció a otras personas y quiere vivir otros mundos
    Y yo no lo acepto…no acepto el abandono..la soledad y la culpa de haber perdido a una mujer maravillosa que nunca conoceré a otra similar
    Me siento solo abandonado inútil con vergüenza..y creo q no podré retomar mi vida a mis 42 años
    La ira me puede a veces pero no deja de ser tristeza encubierta
    No sé q hacer …como olvidar y como dejar de sentir q soy una mota de polvo al lado de ella
    Gracias x su atención

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimado Jorge:

      Te agradezco de antemano tu felicitación. Mi única motivación es escribir algunas palabras que puedan servir de consuelo y ayuda. Y sé que algunas veces y con algunas personas lo consigo, y esa es suficiente recompensa para mi alma.

      Lo primero que me gustaría decirte es lo mismo que le dije a Alejandra (en el comentario anterior): tienes que aceptar la realidad. Quizás, por obvio, a veces no le damos la importancia que tiene aceptar que la realidad marca el tiempo en la vida, no nuestros deseos. Y en tu caso lo cierto, lo que tienes que terminar aceptando, es que la persona con la que compartías tu vida ha tomado la decisión de separarse de ti, tienes que respetarla, se lo merece. Esa es la realidad que tienes que asumir para poder avanzar y no permanecer en un punto de quejas y lamentaciones que no te hacen mover, sino permanecer bloqueado en el mismo lugar.

      Jorge, lo segundo es pensar que el amor que se procesaron los dos no fue en vano, tenéis una hija, ella no solo es el fruto de vuestro amor, sino que es la continuación del mismo. Querer a tu hija te va a devolver mucho de lo que sientes que te falta ahora, que por otra parte es lógico que lo sientas, pues cuando uno pierde algo grande, el sentimiento es también grande y el dolor es grande de la misma manera.
      Aplaca tu ira, pues no tiene sentido. Ya diste un paso importante reconociendo tu culpa, ahora toca seguir viviendo, aprendiendo de esos errores que reconoces y buscando la felicidad que, no te preocupes no entiende de edad. En este punto me estoy acordando de un momento de la película Jurassic Park, en el que el personaje interpretado por Jeff Goldblum, el Dr. Ian Malcolm dice: “La vida se abre camino”. Jorge deja la ira, la tristeza y la vergüenza y deja que la vida se abra camino y busca la felicidad con el amor de tu hija y el recuerdo de su madre.

      Ánimo, se trata solo de un traspiés, toda la gente que vive en pareja ha conocido a gente maravillosa como tu consideras a tu exmujer, así que en el mundo existen muchas personas maravillosas que el destino te permitirá conocer y tener una nueva oportunidad, no la desaproveches lamentándote por lo que fue y ya no será.

      Te deseo lo mejor.
      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  19. Alejandra Gonzalez
    Alejandra Gonzalez Dice:

    Hola Sr. García, me encanto su blog. Buscaba leer palabras de aliento para mi situación actual. A veces necesitamos leer que no somos los únicos que tenemos problemas para sentirnos motivamos y lograr salir de ellos.
    He tenido una relación muy tóxica con el papá de mi hijo de 3 meses.
    Cuando me embaracé me mando a abortar y mi dijo que el bebe no era de él, me engañó con otra mujer y me dejó sola durante todo mi embarazo, sufri mucho, muchas noches de llanto y de dolor. Al pasar el tiempo logre superarlo pero regreso a mi vida todavía estando embarazada, pero la inestabilidad emocional, y sus problemas de alcolismo me hacían hundirme con el. Intente todo por querer tomar una familia juntos con nuestro hijo, sabiendo que me estaba haciendo daño, que no era feliz.
    Despues de volver a estar juntos y volver a separarnos, me hace preguntarme, que está mal en mi? Por qué siento lástima? Por qué sigo amarrada sentimentalmente a una persona que no me ayuda ni sentimental ni financieramente con mi hijo?Por que me duele? Por qué sigo atascada a algo que no va a funcionar? Por qué no me permito ser feliz con mi hijo? Por qué no me doy cuenta de que debo continuar?
    Mi mente, mis pensamientos son el puñado que me abren siempre la herida.
    Soy consciente de que lo voy a superar en algún punto de mi vida y todo esto será un gran aprendizaje. Me gustaría llegar a ese punto, me gustaría salir de esta depresión y sentirme capaz de hacer de mi hijo un niño de bien, un niño feliz, que sea un gran hombre y sepa amar, respetar, y valorar a las mujeres y los sentimientos de las personas, que sepa valorar la familia virtudes y cualidades que el padre de mi bebe necesita.
    Es muy difícil auto lastimarte, es difícil romper ese ciclo. Las ganas de querer superarme y salir adelante son los escalones para llegar a la salida en esta etapa de mi vida.

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Alejandra:

      Discúlpame por el retraso en responderte. Gracias por tus palabras. ¡Me encanta que te encante!

      Efectiva y desafortunadamente no eres la única mujer a la que le ocurre lo que me cuentas, incluso conozco casos peores, pero la mayoría de ellas han salido adelante con su fuerza y amor propio, algo extraordinario. Creo que todavía existen hombres que no han evolucionado con el resto de la especie.

      De verdad creo, Alejandra, que la pregunta no es ¿qué está mal en ti? Porque no hay nada mal. En mi opinión, tu reacción es humana, es la de muchas personas que aman a su pareja y le perdonan lo que sea, aunque sufran mucho con ello, posiblemente porque albergan la esperanza de que eso cambie algún día y puedan ser felices, tal y como siempre desearon, tal y como siempre soñaron. Pero pasa el tiempo y ese día nunca llega, porque tú solo eres la mitad de la pareja y solo puedes controlar el 50% de la relación. Y eso seguirá así, porque cuando una relación no marcha y llega al punto de la que estás viviendo ahora, quien ama de verdad tiene todas las de perder, eso siempre es así. Y seguirás sufriendo hasta que decidas despedirte y salir de esa estación para emprender un nuevo viaje, esta vez contigo y tu hijito de tripulantes, hacia otro destino sobre el que tendrás más control, mucho más que ahora. En este caso despedirte será reencontrarte.

      Sé que esto que te digo es duro, ninguna despedida es fácil y máxime cuando lo es de una persona que ha significado y significa, en alguna medida, tanto para ti. Aunque estoy seguro de que a lo largo de tu vida habrás tenido esa experiencia de despedirte de alguien o algo muy querido y sabrás por lo que se pasa, así que no será algo novedoso, ya sabes: tendrás sentimientos de que ya nada será igual, que no vas a poder sola, que no hay nada más allá, etc., todas creencias limitantes producto de tu percepción o interpretación de la realidad que con el tiempo se han instaurado en tu mente como verdaderos paradigmas, pero que no son ciertas.

      Toda gran marcha supone una dura despedida, pero es necesaria. En este punto tienes que hacer un pequeño ejercicio de recordar que antes de conocer a tu pareja, antes de que existiera esa relación, tú eras ya quien eres hoy, de hecho, no has dejado de ser quien eres, simplemente asumiste ciertas responsabilidades y compromisos que te han hecho tomar un camino determinado en busca de la felicidad, y no ha salido bien.
      Dado que ese paso te costará bastante darlo, me atrevo a darte algunos tips (¡por no decir consejos!) que al menos den cierto orden a tus pasos:

      Paso previo. Antes de enumerarte algunos pasos, me gustaría decirte que el paso previo a cualquier movimiento es el reconocimiento de que eres persona, que te puedes equivocar, que a veces las cosas no salen como uno las planea…, pero que en ningún caso tienes nada malo o “averiado” dentro de ti, simplemente esta vez no salió como tú deseabas, pero, tienes derecho y oportunidad de ser feliz.

      Paso 1. Cuando estudié Coaching, incluso antes, aprendí que el primer paso ante cualquier reto es conocer la realidad. Conocerla, pero también asumirla. Hasta que no asumas la realidad puede que no seas capaz de afrontarla con un mínimo de garantías, porque tendrás la sensación de creer que algo puede ser diferente o de que puedes estar equivocada en el diagnóstico, cuando resulta que “lo que es, es”. Así pues, acepta la realidad y asume que las cosas por el momento son así. Este paso requiere mente fría lo más posible, de tal manera que no precises autoconvencerte, sino que el peso de la realidad sea suficiente. Por ejemplo, si nunca probaste un limón puede que pienses que quizás no sea agrio, que puede que quien te lo contó exageró… y así puedes vivir con una idea equivocada del limón. Sin embargo, si decides probar un limón, ya no te quedará duda de si es o no agrio como te contaron. La realidad confirma sin género de dudas lo que es cierto y real.

      Paso 2. Una vez consciente de la realidad y antes de despedirte, procede la elaboración de un plan. El proyecto de tu nueva vida. Tu plan de lo que quieres conseguir desde el día “D” hasta 5 años vista. Para ello te invito a seguir los pasos para elaborar tu Visión que comento en este artículo, si tienes alguna duda me lo dices y te ayudo a elaborarla. De esta manera comenzarás tu viaje con un plano en la mano, te ocurrirá como contó Michael Jordan que le ocurrió:
      <>

      Paso 3. A la hora de la despedida, se sincera y elige el momento en que lo haces, de la misma manera que se hace con cualquier comunicación importante, si es posible hazlo en persona, pero si crees que la situación puede ser violenta o desagradable, usa otros medios. No hace falta un gran discurso, simplemente expón tus sentimientos y tu objetivo de ser feliz. Piensa que no se trata de una discusión, ni de una reunión para llegar a un acuerdo, se trata de una comunicación que haces por respeto a la otra persona. Una vez dicho lo que querías decir, comienza tu viaje sin mirar atrás.

      Paso 4. El viaje a tu nueva vida no será fácil, pero tampoco será tan complejo y lleno de infelicidad como era tu vida hasta ahora. En ese viaje tendrás momentos buenos y menos buenos, pero los unos compensarán con creces los otros y sobre todo estarás en el camino que tú has elegido y que te llevará a cumplir tu deseo de ser feliz.

      Paso 5. El último paso es el más importante y sin el cuál los anteriores no tienen sentido alguno. Sé Feliz.

      Espero de corazón Alejandra que puedas hacer tu viaje y ser feliz con tu hijito y con todas las personas que conocerás en ese camino.
      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  20. Javier
    Javier Dice:

    Hola Jose Ramon,

    Gracias por compartir este articulo. Me gustaria particularizar la tematica sobre la que hablas en el caso de personas que, como yo, se vieron forzadas a cambiar de pais. En mi caso concreto, llevo 2 anyos viviendo fuera de mi pais, en Inglaterra, donde conoci a mi actual pareja, que es ingles. El hecho de vivir solo tan lejos de casa hace que el sentimiento de soledad se acentue aun mas, lo que da lugar a una dependencia emocional de mi pareja mucho mayor que la que tendria en circunstancias normal (vivir en mi pais). Ello hace que mis dias sean a veces frustrantes, porque se que tengo que reducir la dependencia emocional (al menos a sus niveles, puesto que el no tiene ese sentimiento de soledad al tener aqui a su familia y amigos), pero no puedo. Es la unica persona con la que cuento cerca, y ello hace que piense mas en el que en mi mismo. Estoy enamorado, pero bien es verdad que lo hago todo por el, y yo no recibo lo mismo. Como podria desvincular dependencia emocional de soledad (apenas tengo amigos aqui, ni familia)? Millones de gracias.

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimado Javier:

      Gracias por tus palabras.
      Durante un tiempo también yo viví solo lejos de casa y leyendo tu comentario he recordado aquellos momentos y aquellas sensaciones. Ciertamente, esa experiencia, lejos de casa; familia y amigos, es un trance muy duro, solo superable, en parte, si en el lugar de destino hay personas que te acogen y muestran su cariño.

      Leyendo tu comentario me parecía que tu experiencia no tendría que ser tan frustrante, sin embargo, al leer la frase “y yo no recibo lo mismo” me di cuenta de que en el fondo la dificultad posiblemente radica en que sientes que tu amor no es suficientemente correspondido. De ser así, comprendo que la situación se hace más dura aún.

      Javier, sinceramente, no confío en que pueda darte un consejo u opinión que te pueda ser útil. Incluso aunque lo que te dijera fuera acertado, comprendo que tu estado de ánimo y esa dependencia emocional haría complicado que tomaras decisiones de peso. A pesar de ello, y con la esperanza de que lo que te diga pueda alumbrar en ti alguna otra idea que sí te ayudara, me atrevo a darte mi opinión:

      • Existe la posibilidad de que lo que tú creas, no sea lo que es. Con alguna frecuencia ocurre que pensamos que los demás “funcionan” con un programa mental de creencias y valores igual que el nuestro, y como consecuencia de ello evaluamos la conducta de los demás de acuerdo con el mismo criterio que lo hacemos para nosotros. Por ejemplo, para ti una persona debe demostrar el amor que siente por otra con determinadas acciones y comportamientos, y de no hacerlo así esa persona no ama adecuadamente. Sin embargo, puede que, por razones religiosas, de timidez o de cualquier otra índole, esa persona demuestra el amor de una manera específica que se desvía significativamente de la tuya, aunque sus sentimientos son verdaderos. En este sentido te invito a que explores si éste es tu caso.

      • Por otro lado, una amiga que también me escribió a través del blog me contó, después de haberle respondido, que al leer mi respuesta se había dado cuenta de que había estado obsesionada y distraída con la forma de producirse el amor en su relación, descuidando lo más simple: disfrutar, amar y sentirse amada de la manera que fuera. Esta también es otra posibilidad, pues a veces nuestro Ego tiene tal dimensión que nos aleja y distrae de la esencia de las cosas y mantiene nuestra mente en disquisiciones sin sentido y que no tienen como objetivo la felicidad.

      • Por último, pudiera estar sucediendo que realmente la persona que tú amas, no te ame o lo haga en una medida insuficiente como para satisfacer las necesidades de tu corazón. Tienes que averiguarlo por ti mismo, pero de ser así, tienes que tomar una decisión temprano, pues amar y ser infeliz no es compatible ni tiene sentido.

      Espero de corazón que de lo que te haya dicho puedas sacar alguna conclusión.
      Ánimo, salud y amor.

      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  21. Kelly Montenegro
    Kelly Montenegro Dice:

    Buenos Dias Jose Ramon,

    Me ha interesado mucho tu articulo. Tengo una situación un poco complicada y se resume en los siguiente:

    Llevo con mi novio 3 años de relación y tras una discusión en algún momento el decidió terminar conmigo. Después de un duro mes de duelo, y quiero resaltar que nunca lo busque, el decidió hablar conmigo e intentamos darnos una segunda oportunidad.

    Sin embargo, cuando volvimos entre con ataques de ansiedad terribles y pensamientos obsesivos. Al principio solo se repetían constantemente “Me va a dejar” “Me va a volver a dejar”, y tras unos meses el me pidió matrimonio y fue ahí cuando desaparecieron estos primeros pensamientos obsesivos, pero comenzó a surgir un nuevo circulo vicioso de pensamientos y ahora era “Ya no lo quieres” “Déjalo” “Terminale”, todo me molesta de él, pero todo ha sido muy rápido que no se en que momento pase del encantamiento al fastidio.

    Estoy diagnosticada con ansiedad y consumo algunos ansioliticos homeopaticos, sin embargo no se a que se deba esta situación,dado que intento luchar todos los días por mantener mi relación y poder cumplir mi sueño de casarme, pero hay ciertos días que quisiera salir corriendo y dejar todo tirado.

    Se debe este trastorno a algún tipo de apego?

    Para él la situación ha sido muy complicada, pues le he contado con sinceridad

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Kelly:

      Me alegra saber que te ha interesado este artículo. Gracias por participar con tu comentario.

      Al hilo del mismo, me vienen a la memoria dos situaciones:

      • La primera tiene que ver con un documental que vi por la televisión acerca de la construcción del Hotel de la isla de Yas, en Abu Dhabi, donde el circuito de Fórmula 1. En concreto me llamó la atención la operación tan delicada con la grúa para izar los componentes de esa gran malla que cubre el hotel. Hasta tal punto era delicada la operación, que cuando el viento superaba dierta velocidad tenían que suspender los trabajos hasta el día siguiente.

      • La segunda de las situaciones se refiere a las escaladas de las grandes montañas, que con frecuencia tienen que verse interrumpidas porque las condiciones meteorológicas aumentan el riesgo de nevadas, desprendimientos, mala visibilidad, aludes, etc. También en esos casos lo normal es que se haga una pausa en la escalada hasta que mejoren las condiciones o incluso desistir.

      En los dos ejemplos que te he expuesto se toma la decisión de parar, ya sea de forma momentánea o definitiva, para evitar daños mayores. Y en ambos casos tomar esa decisión no es fácil, pero se toma la decisión porque lo que está en juego es mucho más importante.

      Volviendo ahora a lo que me comentas de tu relación con tu novio y los sentimientos que ha generado en ti, te voy a dar mi opinión para que la valores y decidas si tiene algún sentido para ti:

      Ese estado de ansiedad que comentas es consecuencia de tus pensamientos. Mientras sigas confusa, indecisa, insegura, etc., será complicado que puedas aclararte con tus pensamientos y por lo tanto disminuir el estado de ansiedad. Es preciso que te tranquilices, te serenes y veas con perspectiva lo que ocurre, para así poder tomar una decisión consciente y razonable.
      De la misma manera que en los casos de ejemplo que te he mencionado, se toma la decisión de parar para proteger, en el primer caso vidas humanas y materiales, en el segundo vidas humanas, de la misma manera en tu caso debes proteger tu felicidad, ahora y en el futuro, y para ello quizás podrías tomar la decisión de parar, de forma temporal o definitiva.
      Kelly, cuando existe una discordancia tan visible entre lo que deseas o esperas y lo que sientes en realidad, nuestro cuerpo nos muestra el resultado en forma de sensaciones o estados de ánimo. En esas situaciones la solución pasa por hacer una pausa (el tiempo todo lo arregla) para que puedas aclararte y asimilar la realidad. Luego llegará el momento en que tengas claro lo que quieres y no dudarás en lo que tienes que hacer, pero eso será una vez que te has liberada de ese estado de ansiedad que te impide ver los árboles que conforman el bosque que tienes delante.

      Kelly, siento no ser más creativo, pero es que está en juego tu felicidad y ¿no crees que siendo algo tan importante deberías poder tomar la mejor decisión posible?

      P.D. Si la medicación homeopática no te ayuda, te sugiero que acudas a tu médico de cabecera.

      Ánimo y un abrazo.
      José Ramón

      Responder
  22. Paulina
    Paulina Dice:

    Hola, Tengo 23 años y mi novio 24; tenemos 2años 10 meses de relación y nosotros hemos planificado casarnos y estar juntos. Él x su carrera y trabajo tubo que mudarse a otra ciudad y nos vemos a veces casa mes o cada dos meses. Yo sigo estudiando en la universidad y para mis vacaciones me fui a visitarlo todo ese tiempo. La pasamos increíble, con las discusiones como toda pareja. El problema ha sido que cuando he vuelto, me he sentido frustrada y de cierta forma obsesionada por comunicarme siempre con él, incluso en horario laboral. Tuvimos una discusión muy fuerte en el mes de Abril y el decide terminar nuestra relación; yo sentí que la vida acababa, sentí como se me iba lentamente todo, fue lo peor del mundo, lo llamé y le mandé mensajes por los dos dias siguientes a la ruptura hasta que él me dijo que cambiaría de numero; asi que dejé de hacerlo. Luego de unos 11 días en dónde el algunos días me llamaba o hablábamos me pidió perdón y regresamos. Desde ese momento ahora siento un vacío en la boca del estomago xque siento que podría pasar de nuevo, sigo queriendo estar en contacto con él a cada instante, aunque ahora controlo esas un poco; pero siento que me limitan para hacer mis cosas, xque en mis pensamientos está él. Soy consciente que tengo una dependencia emocional y no sé como superarlo. Mi mamá me ayuda bastante, aunque igual ella no está siempre porque trabaja. Siento que esta relación a distancia está acabando con algo en mi. No quiero y nunca he pensado en terminar con él. Él ha tratado de entenderme porque hubo un tiempo en el que estuvo así conmigo. En las noches me llama y hablamos pero siento que necesito más y ya no sé que hacer para no sentirme así e incluso si estoy estudiando y veo que ya es hora de salida de su trabajo, no puedo concentrarme en lo que hago, no estoy tranquila. Necesito ayuda! por favor

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Paulina:

      Mucho gusto saludarte. Gracias por participar en el blog.

      Paulina, no tengo datos estadísticos, pero estaría por apostar que en el 99% de los casos, uno o los dos miembros de una pareja de novios sufren ese tipo de ansiedad e inquietud por estar separada, o no poder ver más a menudo a la persona amada, así que no estás sola en eso. Y a veces ocurre que, aunque sin intención, hacemos que nuestra pareja se sienta agobiada por tanta insistencia.

      Comprendo cómo te sientes, es una reacción lógica cuando uno está enamorado/a. Lo que es innegable es que vivimos en una era tecnológica con soluciones de comunicación de todo tipo. Redes sociales como Twitter o Facebook, Skype, Whatsapp, Telegram, etc., son algunas de ellas, que nos permiten mantener el contacto de una manera menos intrusiva que una llamada de teléfono.

      El amor frecuentemente exige de cierto sacrificio, soportar la distancia del ser amado es uno de ellos. Sin embargo, además de sacrificio puedes tomártelo como una oportunidad de probar si vuestra relación es lo suficientemente madura como para casaros y hacer vida juntos. Y eso puede ayudarte a sobrellevarlo. Piensa que esa distancia es en cierta medida una prueba de lo fuerte y resistente que puede ser vuestro amor.
      De resto, creo sinceramente que los consejos de tu mamá serán más efectivos que la opinión que yo pueda darte, hazle caso y llámala para comentarle lo que sientes.

      Te deseo mucha felicidad en tu vida.
      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
    • Alma
      Alma Dice:

      Paulina me gustaria entablar una conversación contigo yo estoy pasando por esa misma situación, estoy desesperada y no se que mas hacer para salir de esto de digo que paso leyendo articulos a cada rato y hago de todo para salir de esto y ya llevo varios años asi.

      Responder
  23. Juan
    Juan Dice:

    Hola buenas tardes Sr. José Ramón, ahora se que las cosas no pasan por coincidencia, ya que actualmente estoy pasando por una etapa de desapego emocional con mi expareja.
    Ví este artículo el cuál me pareció muy bueno, además estoy leyendo el libro “Amar o Depender” de Walter Riso del cuál mencionas en tu artículo y trató de comprender y de buscar una ayuda por el momento en el que me encuentro.

    Estuve con una persona por 4 años, nuestra relación los primeros 2 años fue muy buena, ninguna discusión y nada por el estilo pero los próximos dos fueron muy desgastantes tanto que llegue a enfermarme de celos, de neurosis y de controlador, el motivo me queda claro, no hubo comunicación o será porque no nos dimos la oportunidad de conocernos mutuamente. Ella terminó la relación, aún nos hablamos y nos vemos, se que estoy haciendo mal pero como dices la otra parte me hace creer esperanza, leí lo que comento Manuel y tu respuesta fue buena el tratar de hacer comprender a tu otra parte de que la decisión que se tomo fue por el bien de ambos.

    Muchas veces la costumbre y el apego son mas fuertes, y mas si vienen acompañados de la ansiedad y la tristeza. ¿Qué hacer cuando la mente no quiere pero el corazón te dice que sigas ?

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimado Juan:

      Es un placer saludarte. Gracias por tu comentario y participar en el blog.

      Me preguntas: ¿Qué hacer cuando la mente no quiere, pero el corazón te dice que sigas? Pues bien, lo primero que yo te diría es: no hagas lo que te produzca o produzca sufrimiento. Si tu corazón te dice que continúes la relación, pero sabes que eso te va a conducir a más sufrimiento, mejor no lo hagas. Si amas, hazlo para ser feliz y hacer feliz a los demás, pero no para sufrir.

      Amar requiere un enorme ejercicio de generosidad y respeto con y por la otra persona. Para amar tienes que ser libre, y dejar que también sea libre tu pareja. No se trata de adueñarse de la otra persona. Lo más grande es que te amen en libertad y que ames con libertad, es decir, sin obligación, sin miedo, sin necesidad… simplemente amas porque lo sientes y te aman porque lo sienten.

      Juan, en mi opinión, si tu pareja decidió romper la relación, deberías respetar esa decisión. Y si resulta que continúas amándola, te propongo que lo hagas en silencio, hasta ver si un día ella vuelve a sentir amor por ti, en ese caso, por si llega ese momento, te aconsejo que reflexiones acerca de las razones por las que eras controlador, neurótico o celoso. Y sobre todo, aprende a escuchar. Para mí la medida es 80/20, 80% del tiempo escuchar y 20% del tiempo hablar. Si no se escucha no se puede conocer a la otra persona. Hablar no te aporta ningún beneficio, pues lo que dices ya lo sabes, por eso lo dices, mejor es siempre escuchar.

      Espero que mi opinión pueda alumbrarte un poco sobre la senda que te conduzca a ser feliz.
      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
      • Juan
        Juan Dice:

        Muchas gracias.

        Es cierto, amar es para ser feliz y no para sentirse mal, dejare que las cosas se acomoden y aprender a escuchar 80/20.

        En dónde puedo encontrar tu trabajo a parte del blog o dónde puedo tomar el entrenamiento para que mejore como individuo.

        Muchas gracias.

        Responder
        • José Ramón García
          José Ramón García Dice:

          Gracias a ti Juan!!

          Frecuentemente, principalmente en los cursos de formación que imparto, insisto en la potencia de la escucha activa. Créeme si te digo que saber escuchar es una de las habilidades más potentes en la comunicación, no sólo en el ámbito del trabajo, sino en nuestra vida personal. Cuando la otra persona se siente escuchada, se siente comprendida. Buda decía que el sentirse comprendido es el segundo oxígeno, el emocional. Así que el tiempo que inviertas en escuchar te reportará, entre otros: más humildad, mayor conocimiento de los demás, tiempo para reflexionar y decidir la respuesta que quieres dar, mayor control sobre el Ego, mayor autoconocimiento, menos egocentrismo…

          En relación con mi trabajo, y hablando específicamente del coaching y formación, está localizado en las Islas Canarias (España), aunque estoy trabajando en un proyecto para crear un curso on-line relacionado con la inteligencia emocional (espero tenerlo para final de 2017 o principios de 2018. Ya lo informaré en mi blog.

          Gracias nuevamente. Que seas muy feliz.
          Un abrazo,
          José Ramón

          Responder
  24. Ruben Rivero
    Ruben Rivero Dice:

    Buen Dia, Jose Ramon.

    Acabo de leer tu articulo y me sentí identificado en la mayoría, actualmente tengo un episodio de depresión , el cual se desencadeno porque siento que a mi edad (38 años) no he logrado las cosas que me he propuesto, sumado a eso que tengo una pareja que se vino a vivir conmigo de otra ciudad , he pensado terminar la relación pero la culpa de que dejo todo para vivir conmigo me lo impide, me cuesta mucho tomar decisiones, porque tengo inseguridad de como me vaya ir, ya que he tenido varios fracasos que hacen dudar de mi.

    Gracias

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimado Rubén:

      Gracias por visitar mi blog y tu comentario.
      ¡Quédate tranquilo! creo que casi toda la humanidad respondería lo mismo que tú “a mi edad no he logrado las cosas que me he propuesto”, al menos yo lo diría, y tengo veinte años más que tú!! -El hombre propone y Dios dispone-

      En algún momento, o en varios momentos, de nuestra vida es normal que nos hagamos esa pregunta. Sin embargo ¿te has preguntado qué pasaría si a tus 38 años tu respuesta fuera, “ya he logrado las cosas que me he propuesto”? Entonces ¿cuál sería tu motivación? ¿por qué lucharías sin ya lograste lo que te propusiste?…

      Desafortunadamente no conozco recetas para remediar la inseguridad, únicamente puedo darte mi opinión y decirte lo que hago yo, quizás te de alguna idea. Cuando tengo que tomar una decisión procuro:

      1. Preguntarme: ¿Este es un tema sobre el que yo tenga control? ¿la decisión depende realmente de mí? Si la respuesta es “No” le dejaré la decisión a quien proceda. Si la respuesta es “Sí” entonces paso al punto 2.
      2. Preguntarme: sobre este tema ¿Qué es lo que quiero yo?
      3. Aprender lo más posible sobre el tema o asunto sobre el que tengo que tomar la decisión.
      4. Detectar si es un asunto que me influye emocionalmente, puesto que de ser así seré consciente de que seré más subjetivo e interesado a la hora de tomar la decisión.
      5. Plantear las opciones que tengo, valorando los pros y contras de cada una.
      6. Pensar en los efectos colaterales. ¿En qué medida y de qué manera mi decisión puede afectar a los demás? ¿Vale la pena?
      7. Tomar la decisión.
      8. Pensar en el cuándo, cómo, dónde… voy a comunicar mi decisión.
      9. Por último, procuro comprometerme con mi decisión. Si no salen las cosas como yo había previsto, asumiré mi responsabilidad y procuraré enmendarlo, si se puede, si no se puede procuraré aprender para no equivocarme la próxima vez, soy humano y me puedo equivocar.

      Rubén, normalmente la inseguridad tiene que ver con miedos, pregúntate ¿A qué le tienes miedo a la hora de tomar la decisión? y trabaja sobre ello.

      Espero que mi opinión te sea de utilidad.
      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  25. Jesús
    Jesús Dice:

    Que gran artículo y que razón tienes José Ramón. Te vuelvo a escribir ya que mi apego hacia mi familia hace muchas veces que no goce de la libertad que uno quiere tener y creo que les pasa exactamente lo mismo a ellos.

    No se si es así, corrígeme si me equivoco pero el hecho de estar tan apegado a alguien en mi caso hace que se intensifiquen las emociones de forma extrema. Te planteas tu vida sin ellos, creándote más miedo, las barreras del amor llegan a la pesadez y el agobio. Probablemente sea aquello de lo que hablas sobre la inmadurez emocional, ya que en muchas ocasiones me he sentido así, no tolero la frustración y me irrito con facilidad principalmente con mi familia.

    Aquí viene mi preocupación, ya que hablas sobre el dominio del cerebro reptiliano y que éste no deja cabida a lo racional. Cuando te ves sometido a un constante estrés emocional debido a una tendencia a la tristeza, derrotismo, desmotivación, etc. éste te acaba dominando, ya que llevas mucho tiempo con esos patrones de pensamiento; ahora cómo inviertes el proceso de cambio al sistema límbico para que sea éste quien tome las riendas.

    Hablo de mi situación, ya que en cuanto te encasillas en unos patrones de pensamiento que no son los ideales, salir de ellos se convierten en toda una odisea. Muchas veces tu propio ego te pone a prueba y te impide salir porque te has acostumbrado al sufrimiento. Y es aquí en este punto donde me encuentro, no veo claridad en mis pensamientos ya que vivo más en el futuro que en el presente, lo cuál me crea más ansiedad. Me veo incapaz de tomar decisiones y si las tomo quizás no sean las ideales.

    Gracias por tu atención.

    Un abrazo.

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimado Jesús:

      Gracias nuevamente.
      Respondo a tu pregunta a cerca de cómo inviertes el proceso… Pues en mi opinión con Autoconocimiento, pero sobre todo con Autoconciencia. Me explico:
      Desde el punto de vista de la psicología, las emociones son reacciones psicofisiológicas que representan modos de adaptación a ciertos estímulos ambientales o de uno mismo. Ese “de uno mismo” es como decir de nuestros pensamientos. Pero cuando digo de nuestros pensamientos, quiero decir de cómo interpretamos lo que nos sucede. Esa interpretación, yo diría que es sobre lo que hay que trabajar y para ello empleamos la autoconciencia.

      La autoconciencia tiene varios significados y uno de ellos es el relacionado con los procesos internos del ser humano de los que es posible adquirir conciencia. Pero la autoconciencia no es algo simple y directo, y menos respecto a nuestras emociones. Si en un momento piensas o sientes que estás enfadado, puede que lo estés, pero puede que te equivoques y en realidad lo que te sucede es que tienes miedo, celos o las dos cosas. Así que ¿Cómo hacemos para tener una conciencia exacta de lo que nos está pasando, en el cuerpo, y que estamos sintiendo, en la mente? Pues la respuesta tiene que ver con el mismo principio de la autoconciencia, ya que esta se da cuando la información afectiva entra en el sistema perceptivo.

      Por ejemplo, para poder controlar nuestro enfado debemos ser conscientes de cuál es la causa o causas que lo desencadenan, y cuál es el proceso por el que surge esa emoción tan fuerte; sólo entonces podremos aprender a calmarla y a utilizarla de forma apropiada. Para motivarnos, debemos ser conscientes de la razón por la que permitimos que ciertos hechos o las afirmaciones negativas sobre nosotros afecten nuestro ánimo. Para ayudar a otros a ayudarse a sí mismos, debemos ser conscientes de nuestra implicación emocional en la relación. ¡Puede que esto te suene!

      La clave de la autoconciencia está en estar con la antena puesta atentos a la abundante información que tenemos sobre nosotros mismos: Sensaciones, Sentimientos, Valoraciones, Intenciones y Acciones. No es cuestión de proponérselo y ya está, no, es cuestión de proponérselo y luego insistir e insistir hasta que se convierta en un hábito. Esta información nos ayuda a comprender cómo respondemos, nos comportamos, comunicamos y funcionamos en diversas situaciones. Al procesamiento de toda esta información es a lo que llamamos autoconsciencia.

      En fin, Jesús, recuerda que es sólo mi opinión, aun así espero que te sea de utilidad.

      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  26. Manuel
    Manuel Dice:

    Estimado José Ramón, un gusto saludarte,

    Primero que nada te felicito por tu labor y te agradezco este espacio para poder conversar directamente contigo.
    Hace un mes termine mi relación con mi pareja de tres años, nos conocimos y comenzamos a salir y ella resulto ser mi “media naranja”, deseaba exactamente lo mismo que yo en cuanto gustos y proyectos de vida, tan marcado que a solo tres meses de relación nos fuimos a vivir juntos, lo que comenzó como una buena idea pronto se convirtió en una lucha de poderes ya que ella me veía mas como un proyecto mas a realizar que una relación de pareja: me corregía, me chantajeaba para hacer lo que ella quería con sexo, y mermaba mi auto estima haciendo que todo lo que sucedía entre nosotros se convertía en un problema y por ende mi culpa todo el tiempo. Nos separamos un vez y luchamos durante un tiempo por tratar de arregla las cosas con promesas de cambio que nunca se dieron y finalmente decidí terminar con ella.
    Lo que te comento me costo unos meses de terapia entenderlo y poder dar cuenta de ello, pero como lo menciona el articulo estoy sintiendo un anhelo tremendo hacia ella a pesar de todo lo que te comento, pensando que tal ves pueda cambiar y haciéndome ideas fantásticas sobre que algún día cambiara cambiar y por fin ser felices.

    Estos pensamientos inundan mi mente noche y día y verdaderamente ya no se que hacer a pesar de estar consciente que la separación es lo mejor para mi.

    Que me pudieras comentar para poder dejar atrás este apego tan enfermizo que no me deja poder seguir mi vida en paz?

    Te agradezco de antemano tu respuesta.

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimado Manuel:

      Mil gracias a ti por participar y visitar mi blog.

      Te comprendo y siento que esa relación no llegara a buen fin. Ya sabes que las personas somos iguales en derechos (en teoría, claro), pero muy distintas en pensamientos. Asumir los pensamientos de una persona es ciertamente un acto arriesgado, al igual que pensar que lo son los sentimientos.

      ¿No te ha ocurrido alguna vez que te has hecho fan de algún famoso/a y un día se da a conocer algo de su vida o personalidad que te tira abajo el mito? En ese caso ¿qué proceso seguimos para hacernos a la idea y seguir con nuestra vida tal cual? Pues resumido, algo así como:
      1. Ser consciente de la realidad, o de la nueva realidad.
      2. Reevaluar y comparar nuestros y sus valores para ver si seguimos siendo compatibles.
      3. Decidir seguir siendo fan o apartarlo de nuestros favoritos.

      Pues bien Manuel, con tu hemisferio izquierdo podrías realizar esa evaluación más “fría y lógica” y obtendrías un dato, por así decirlo, objetivo, para decidir.

      Ahora bien, es preciso una segunda evaluación, la del hemisferio derecho, la emocional, la del sentimiento, la que en el fondo te “duele” y hace sentir mal. Y aquí el problema, pues tienes que lograr una concordancia entre lo que piensas y lo que sientes, y en tu caso no es así, pues piensas por un lado que lo que hiciste está bien, el separarte, pero tus sentimientos apuntan por otro camino: querrías que estuvierais juntos porque la quieres y la echas de menos.

      ¿Qué hacer entonces? Se me ocurre, darle una torta a tu hemisferio derecho. Me explico, ¿recuerdas esas películas de antes, en blanco y negro, en que para parar una discusión y hacer entrar al otro en razón, uno le da una torta al otro? Pues eso es lo que te propongo que hagas de forma figurada. Y el razonamiento introductorio que te propongo para que llegues a generar esa torta podría ser el siguiente:

      “Manuel, ya sabes lo que sientes por esa persona de la que te separaste y te gustaría que todo volviera a ser como al principio, de hecho, tú pondrías todo de tu parte. Sin embargo, hay un problema: a ti te gustaría ser correspondido por la otra persona con la misma o parecida clase de sentimientos que los tuyos, y lamentablemente, eso, no podrá ocurrir. ¿Por qué? Pues porque los sentimientos que en realidad te genera esa persona son de ser controlado, chantaje, baja autoestima, de ser tú un problema y de ser el culpable de todo lo malo que pase… y en esas condiciones sabes que no podrás ser feliz.
      Aun así, tienes una duda: ¿y si cambia? Para responder tenemos que volver a acudir al hemisferio de la lógica y consultar lo siguiente:
      a) ¿Cuántas posibilidades existe de que una persona adulta cambie por propio convencimiento su forma de ser?
      b) Y si eso fuera lo que ocurriera ¿no sería lógico pensar que esa persona sea la que diera el paso en llamarte, reconocer que estaba equivocada y pedirte reanudar la relación?”

      Manuel, espero que mi respuesta te permita reflexionar sobre lo que es mejor para ti y puedas pasar página de la forma que más te convenga.

      Un abrazo.
      José Ramón

      Responder
      • Manuel
        Manuel Dice:

        Estimado buenos días,

        Te agradezco mucho tu respuesta y que esta haya sido tan pronta.

        Tienes absoluta razón con tus comentarios, trato de controlar estos pensamientos de esperanza ya que como lo comentas la realidad dice otra cosa y es como es, es decir por mas que me duela es lo que existe y al ser la persona agraviada no depende de mi este cambio, el aferrarse al ideal es lo que no me esta ayudando y por ende tendré que afrontarlo por mas duro que esta realidad sea.

        Nuevamente muchas gracias, de verdad es muy gratificante saber que existen personas como tu que ayudan a los demás sin siquiera conocerlos y de forma desinteresada, da mucha esperanza para para continuar en esta sociedad en la que cada quien se ocupa únicamente de sus propios problemas.

        Te deseo lo mejor.

        Un abrazo de vuelta.

        Responder
        • José Ramón García
          José Ramón García Dice:

          Estimado Manuel:

          Agradezco sinceramente tus palabras, sin embargo, me pregunto si lo que hago es altruista o interesado, ya que en realidad si intento ayudarte y consigo que estés mejor, eso me viene de vuelta y me hace sentir mejor a mí también. Así que este razonamiento me lleva a pensar que lo que hago, lo hago de forma interesada más que altruista.

          Manuel, no olvides que tu mundo lo conforman tus pensamientos. Por lo tanto, un buen primer paso es pensar de manera distinta, por ejemplo, comienza a pensar que, a pesar de todo lo que la has querido, y todavía quieres, y de que tu relación quizás llegó a su fin, sin embargo eso no impide que puedas ser feliz, que sigas disfrutando de la vida y que puedas compartirla, si así lo deseas, con otra persona. Por otro lado, esa persona que tanto significó para ti, no ha muerto, sigue viva, incluso en tu corazón, alégrate de ello también.

          Ánimo y un abrazo.
          José Ramón

          Responder
  27. lepidopteros
    lepidopteros Dice:

    hola, me siento muy confundida, llevo una relacion de 7 años con mi novio, ya hace algunos años el quiere que viva con él, pero no me he podido decidir, incluso en este momento pienso que lo mejor es dejarnos, cuando estoy con el me siento bien, hay muchas cosas que me gustan de el, pero hay otras que no me imagino aguantando toda una vida, cuando refleciono siento que hablo como una mujer cansada de estar con su pareja, pero se me ha hecho muy dificil tomar una desicion, siempre me digo asi no es como quiero vivir, siento que estar con el me estanca no me deja ser yo, me olvido de mi, sioempre estoy pensando en que el este bien y que todo este bien para él, incluso en contra de mis pensamiento, se que para muchos sera facil decir y porque no lo has dejado?, otros quiza entiendan un poco mas mi situacion, no niego que he tenido buenos momento, pero para mi ser a tenido un costo alto, en algun momento quise pedir ayuda a un psicologo pero creo que no fue lo que esperaba, entiendo que esto solo lo puedo superar yo, pero no se, siento que esto es mas fuerte que yo y me hace muy infeliz, siento que es un poco lo que vi en un comentario, es lo que vivi en mi hogar y de cierta forma lo acepto y me conformo, pero mi yo interior sabe que no es asi que no es lo que queremos, que no es para lo que estamos aqui y es cuando entro en conflicto, porque me siento muy debil, auqnue para la gente que me conoce siempre me ve tan fuerte y sonriente y es una sonrisa sincera, disfruto de las cosas pequeñas, momentos simples pero con mucho placer y se que mi felicidad no depende de él, creo que hay un espacio que no he podido llenar y creo que por eso lo quise llenar con él.
    muchas veces digo soy muy feliz y soy una buena persona eceptuando por mi pareja,porque a sido la causa de muchas lagrimas y muchas mentiras para con los demas, me siento agotada y siento que estoy perdiendo mucho tiempo al no tener el valorde tomar el control de mi vida y simplemente dejar que pase.
    solo espero encontrar algo de fuerza

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Karen:

      Gracias por compartir tu comentario en el blog.

      En bastantes ocasiones ocurre que nos agobiamos por situaciones que no se dan tal y como deseamos. También tenemos que añadir el agravante de que los seres humanos somos tendentes a dramatizar, y eso nos dificulta mucho a la hora de pensar en lo que queremos hacer y nos confunde. Además, estas situaciones tan emocionales son el terreno menos propicio para salir triunfante.

      Por otra parte, a veces decimos que no somos felices o que la relación que mantenemos no es la que deseábamos, pero sin embargo no hacemos algo para cambiar eso.

      Karen, sé que es complicado y requiere mucho esfuerzo, pero creo que lo que procede es una profunda reflexión y reafirmación en lo evidente, por ejemplo:
      a) Si no eres feliz o tu relación te mantiene confundida, haz una pausa para reflexionar o simplemente para darle tiempo al tiempo. Te aseguro que, aunque es no es fácil, sin embargo se puede soportar y al final se ven las cosas más claras. El tiempo es experiencia y la experiencia es sabiduría.
      b) Hacer una pausa en tu relación, no implica que tú lo pierdas a él, ni que él te pierda a ti, siempre que los dos se quieran. Por lo tanto, la pausa sirve de prueba también.
      c) A pesar de lo que puedas creer, el mundo no se acaba porque te sientas mal ahora. La vida continúa, todo fluye.
      d) Es importante que reconozcas que es imprescindible tranquilidad y serenidad para tomar decisiones. Con los árboles a un metro de ti no podrás apreciar el bosque, es preciso cierta distancia, la que tienes que tomar para poder ver lo que ocurre en tu vida.
      e) Por último, lo más importante, sin la búsqueda de la felicidad esta vida no tiene sentido. Así que no te des por vencida, busca esos momentos de felicidad.

      Confío en que sabrás tomar la mejor decisión para ti.

      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  28. adrian
    adrian Dice:

    mi novia me pidio tiempo para supuestamente desapegarnos me dio una fecha para que regresemos habra algun cambio? siento algo de miedo por que temo perder la relacion aunque ella me prometio estar conmigo y que todo sera distinto

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Hola Adrián:

      Lo normal es que si tu novia te pide un tiempo de separación, tú sepas por qué. Si no lo sabes quizás quiera decir que vuestra relación está un poco pobre de confianza, se me ocurre. En todo caso Adrián, no puedes atar ni obligar a nadie a que esté contigo y te quiera. Si la quieres y te quiere entonces confía en ella.

      Espero que todo vaya bien entre vosotros.
      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  29. jdavidcolm @hotmail.com
    jdavidcolm @hotmail.com Dice:

    Buenos días Sr jose.
    Definitivamente después de leer los artículos, lo felicito sinceramente por esta noble labor de ayudarnos. Estoy sufriendo de apego, soy casado y tengo tres hijos, me enamore hace casi 20 años de mi prima y aunque como se podrá imaginar cause un revuelo en toda la familia q se opuso a nuestra relación ella contaba con 15 años y yo con 23 para ese momento, , a pesar de muchos problemas judiciales y familiares, pudimos seguir juntos y decidimos establecernos como pareja y comenzamos a vivir una vida muy bonita y feliz durante casi 17 años, trabajábamos juntos de manera independiente y progresivamente.mientras ella estudiaba también a la vez, Toda marchaba de maravilla, en un tiempo q una crisis económica apretó ella decidió trabajar como empleada d profesora ya graduada, para ayudar con élsustento del hogar, y aasí acordamos, su trabajo la esteeso y colapso y él hogar se deterioro, los niños se sentíansolos, aunque yo trataba de atenderlos en todo, no era suficiente, aasí paso un tiempo y aunque su aporte eonomicoayudaba algo yo sentía q era mas él desastre. Comencé a pedirle q abandonara él trabajo pero lo hice de muy mala manera , agobiado la trataba mal y así comencé a agravar mas él problema, luego comenzó a salir con amigos d trabajo y comenzó a estudiar de nuevo un postgrado q complico peor las cosas, hasta q un mal dia, pelamos en casa y termino llevándose todo de la casa y se fue. Allí pase de ser un hombre fuerte y seguro a desvanecerse en toda mi integridad. Comenzó en mi una ola de sentimientos inmensa. La usque y suplique. Y conseguí respuestas como esta; te odio eres lo peor, he estado contigo toda mi vida y no soy feliz todo es mentira, no t amo. M fui abandone todo y m undi en depresión, al mes m levante y comencé de nuevo. Ella volvió desesperada y m dijo q la ayudara q había echo las cosas mal y su conciencia la atormentaba, m contó q su mama la apoyo, despues de irse de casa, tuvo una relación con un profesor de ese postgrado, y hasta lo metió a vivir con ella y mis hijos dnd su mama. En fin fueron muchas cosas q m entere, la perdone y volví con ella a nuestra casa, ella dejó él trabajo pero no él postgrado, y ese fue motivo de pleito xq yo sabia q allí estaba ese profesor, lo hablamos y ella dice q lo debo superar y pasar la página, ahora q han pasado casi 8 meses, estoy muy mal como al principio, ella dúo de salir. No habla con amigas ni familia y esta muy a mi lado de nuevo, pero yo no puedo, estar tranquilo, a veces m comenta q va con una amiga a visitarla y yo m pingo muy mal, no quiero ni puedo alejarme de ella. Yo no voy con amigos ni familia sino es con ella, y al trabajar tengo q andar con ella y si m propongo a combatir esto y m obligo a andar sin ella, una vez estando solo m entra una energía positiva q m dice q no la quiero y q debí alejarme de ella. No se q hacer quiero mi familia mi bebe de 7 años, quiero crecer como persona ,pero estoy muy confuso. Quiero darle libertad y confiar en ella y ser libre y tranquilo pero no se como hacerlo, gracia por tomarse él tiempo de leerme, muy gracias y disculpe. Jdavidcolm @hotmail.com para quien quiera ayudarme u opinar, gracias

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Hola David:

      Te agradezco tus palabras. Ojalá las mías puedan ayudarte.

      Ya sabes que lo de aconsejar en cuestión de relación de pareja no es precisamente lo mío, más bien me gusta poco. ¿Por qué? pues porque las parejas no son iguales, de la misma manera que las personas son distintas, por otro lado, sólo los miembros de la pareja, en este caso tú, saben, o deberían saber, lo que siente y comprende la otra persona, y por lo tanto, de qué forma decirles las cosas. Dicho lo anterior, te doy mi opinión simplemente para que la valores y quizás pueda aportarte alguna luz, pero recuerda que no tengo porqué tener razón, puedo estar equivocado, es sólo mi opinión:

      En alguno de los miembros de la pareja, históricamente los hombres, suele haber la tentación inconsciente, en la mayoría de los casos, de controlar, dirigir o limitar a la otra persona, como si de algo propio se tratara. Evidentemente eso no puede ser así y mientras más pronto uno se de cuenta de eso, mejor para la propia relación de pareja. Casi al final de lo que escribiste dices “Quiero darle libertad y confiar en ella…”, pues bien, esa frase delata lo que he comentado anteriormente. Comprendo que tu intención consciente no es la de controlarla, pero a la hora de la verdad se traduce en eso, y claro, el amor no entiende de control, al contrario, el amor fluye desde la libertad y si lo obligas desaparece e incluso se convierte en algo contrario.
      Por lo tanto, mi primera recomendación es que reflexiones sobre lo anterior e interioriza que tu esposa tiene que ser tan libre como tú deseas para ti mismo, además por defecto tienes que otorgarle tu confianza, sin duda alguna, a no ser que claramente te demuestre lo contrario. Decía el poeta Goethe:
      «Trata a un hombre tal como es y seguirá siendo lo que es. Trata a un hombre como puede y debe ser y se convertirá en lo que puede y debe ser».

      Y una cosa lleva a la otra, quiero decir, si tu esposa detecta que tú confías en ella, que además respetas su libertad para obrar según su conciencia y finalmente la amas, te aseguro que si ella tambien te ama lo notarás. Decía Stephen Covey en su libro “El 8º hábito”:
      «La confianza, el sustantivo, se convierte en confiar, el verbo, cuando transmites a los demás su valía y potencial de un modo tan claro que se sienten inspirados para verlo ellos mismos en su interior».
      Luego añade:
      «La confianza no sólo es fruto de la confiabilidad, sino también la raíz de la motivación. Es la forma más elevada de motivación. Amor, el sustantivo, también se convierte en amar, verbo. Es algo que haces; amas o sirves a otros; confías en otros; ves su valía y potencial y proporcionas oportunidades, alimento y aliento. Si no se mantienen fieles a esa confianza, se deteriorará y no se sentirán inspirados para ver su propia valía y potencial…».

      Dirige el foco de tu esposa hacia ti, simplemente amándola.

      Te has dado cuenta de que no me he compadecido de lo mál que lo estás pasando, cierto, pero es que la salida está en todo lo anterior; si confías y amas a tu esposa (amar como verbo, no como sustantivo) desaparecerán el resto de preocupaciones, pero como primer paso interioriza lo anterior.

      Espero David que mis palabras te ayuden o al menos te hagan reflexionar.
      Ánimo y un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  30. Patricia
    Patricia Dice:

    Hola, es la primera vez que participo en un blog, lo leí y está muy bueno.
    El viernes pasado cometí un gran error, y ahora necesito ayuda, me descargué totalmente con la persona con quien salía, ahora él me odia, no quiere ni saber de mi existencia y lo entiendo; por favor si pudieramos hablar por email, necesito ayuda en serio. quisiera disculparme con esta persona pero no se cuando hacerlo, ya que no quiere saber nada de mi, y no para volver, si no porque es lo correcto y me sentiría mejor si lo hago.
    Saludos, espero me puedas ayudar.

    Responder
  31. Karen Velez
    Karen Velez Dice:

    Hola Jose Ramon, que dificil es todo esto de los apegos, en realidad estoy pasando por una situacion similar y el leer todo este tema me sirvio para tranquilizar mi desesperacion que me agarra por ratos….., pues me separe de mi familia por trabajo hace 4 años aunque los veo una vez al año, me vine a vivir a otro pais, vivo con mi hijo de 10 años y me vine por trabajo y en realidad no me hace falta mucho estar cerca de mis papas porque su relacion es un conflicto del dia a dia que me consume y me desmotiva y aunque quise salvar esa relacion durante años creo que lo mejor que hice fue irme.y

    Ahora bien estoy en una relacion desde hace 2 años y medio en la cual en realidad me he dado cuenta que yo me he apegado tanto a mi novio y antes antes de estar con el estaba en una relacion que era totalmente lo contrario…Yo perdi mi trabajo hace 1 año desde que perdi mi trabajo el año pasado a pesar de que encontre a los 4 meses y estoy trabajando yo no estoy bien, yo me siento vacia, mi trabajo no me gusta la mayor parte del tiempo paso sin hacer nada y aunque he buscado no he encontrado y necesito trabajar, admito que como no hago mucho salgo un poco temprano y puedo dedicarme un poco mas a mi hijo pero tampoco es un chiquitin que necesita de mi todo el tiempo, hago mis cosas y en realidad hago muchas cosas con mi novio y porque no decirlo dependo mucho de el.

    Hace 7 meses me pase a vivir con el, por lo mismo que perdi mi trabajo y para apoyarnos economicamente, el casi no tiene relacion con mi hijo porque lo tengo muy sobreprotegido y el no comparte esa parte, por lo que mejor evita mucho el contacto para no sentirse frustrado por ver que un niño de esa edad es muy miedoso para muchas cosas, cosa que ya estoy trabajando, hace 1 meses peleamos muy fuerte por mis inseguridaddes de pensar que no me quiere, de querer controlar todo sin que se sienta ahogado, de que si lo veo serio pienso que es por mi, de que no le doy sus espacios cuando esta molesto porque me desespero y no quiero que este enojado, y me enfoco mucho en el, aunque el tiempo que paso con mi hijo tambien lo disfruto.

    Casualmente hace 2 meses el perdio su trabajo pero gracias a Dios encontro trabajo muy rápido, ya habiamos tomado decision de terminar la relacion porque como yo estoy tan apegada a el y tengo el tema del miedo al abandono, por todo lloro y por todo me desespero si no estoy bien con el, quiero que el opine de todo de mi y no se porque he llegado a ese punto. El tiene un caracter muy fuerte y cuando se enoja se enoja muy feo y puede decir cosas hirientes, yo no se si yo me hecho la culpa de todo pero acepto que yo he ahogado un poco algunas situaciones…. este nuevo trabajo le ofreció irse a China por 9 meses, la verdad es que se me vino el mundo abajo y todo lo que ya mentalmente y verbal habia decidido de cambiarme de casa y todo lo que implicaba separarme de el, se replanteo y seguimos juntos con la idea de que mientras el no esté yo trabaje mas en mi en controlar mi dependencia y que en cuanto regrese veremos como cada quien ha trabajado y que lo apoye mucho porque no es facil estar fuera de casa, el tambien tiene una hija de 10 años a la cual ha dejado sin verla los fines de semana porque el trabajo quierase o no es una mejora profesional y el si lo queria.

    A veces hay conflicto mental porque el no es nada apegado a nada , ni a su familia ni a su hija ni a nada, entonces por supuesto que me crea conflicto y al mismo tiempo pienso que a mi me puede servir su forma de ser para no ser tan aprehensiva, pero por ratos pienso que quiza no somos compatibles y que yo quiero forzar, pero ese es punto aparte, que no se por ahora como tratarlo.

    El punto esque se fue hace una semana y mi hijo esta de vacaciones, entonces cada dia que pasa me levanto con una desesperacion fea, todo es llorar, no encuentro sentido a nada, estoy mas fatigada de mi trabajo aunque sigo buscando, estoy yendo al psicologo, pero no encuentro paz y no se que hacer en esos momentos en los que me desespero, y aunque si hay comunicacion diaria aunque sea 1 hora en los momentos en que los horarios son accesibles, yo me siento sola, sin direccion y no se como trabajar en mi y en mis ansiedades en mi desesperacion y en encontrar un sentido a mis dias, porque ya vendra mi hijo y sera injusto estar asi.

    Solo te pido por favor tu consejo tu opinion en base a tu experiencia, porque llega a pasar esto, como puedo salir y mientras tanto como puedo dominar mi mente que es la que me martiriza en cada momento….

    te agradezco mucho por tomarte el tiempo de leerme.

    saludos
    Karen

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Karen:

      Gracias por visitar mi blog y por participar en él.

      Antes de nada me gustaría decirte que no antepongas mi opinión a la del psicólogo al que estás yendo, y si acaso no sientes que te está ayudando, cambia a otro, pero no sigas por costumbre con él o ella.

      Dicho lo anterior, después de leerte creo que te comprendo y me queda la sensación de que tu mayor dificultad radica en que crees poco en ti y eso es una traba importante para construir tu día a día.

      Karen, a veces pensamos que la vida nos tiene que dar cada día razones para que estemos felices o animados, y resulta que eso no es así. Cada uno de nosotros tiene que buscar sus razones para ser feliz en cada momento y una de las maneras es reconocer nuestros logros. Por ejemplo, aunque ya hace diez años que ocurrió, sin embargo, debes recordar que eres madre, que trajiste a este mundo a un niño que cuidas y educas, y eso tiene un enorme valor, máxime cuando la mujer tiene que esforzarse mucho más que los hombres. Que ser madre es una gran responsabilidad, pero también un gran mérito y te lo tienes que conceder. Y si resulta que, como todavía suele suceder en la mayoría de los casos, además de ser mamá tienes que ocuparte de las cosas de la casa, pues más mérito todavía.

      Algo que me costó mucho tiempo darme cuenta es que, salvo los imprevistos de cada día, el resto de nuestra vida se va construyendo en base a nuestros pensamientos. Somos lo que pensamos. Si piensas que tu trabajo no te atrae, pues así será, pero seguro que hay algo que puedas hacer al respecto. El trabajo es una de tantas facetas de nuestra vida a la que le tenemos que buscar el sentido, es decir, además de que trabajamos a cambio de un salario, resulta que hay otro aspecto del trabajo que le da una dimensión trascendente para nuestra vida, tu trabajo sirve a los demás. Sea cual sea el trabajo que realizas, tiene su impacto sobre el trabajo y la vida de otras personas, en mayor o menor medida, y eso tiene un valor suficiente como para que pensemos en él.
      Karen tu relato es bastante descriptivo de lo que tienes en tu mente, una serie de circunstancias que hacen que te sientas infeliz: la relación con tu pareja, tu trabajo, tu hijo, tu familia, etc. Se trata entonces de crear otra serie de circunstancias que hagan que tu sensación sea de felicidad. Pequeñas cositas que suman un gran resultado. Una de esas pequeñas cositas es encontrarle la trascendencia a tu trabajo, otra pequeña cosita es sentirte como madre que eres, tu mérito, otra cosita es tu hijo, y así… muchas pequeñas cositas darán como resultado una sensación de felicidad. Todo eso lo tienes que ir creando tú poco a poco, tus nuevos pensamientos.

      Ya sé que suena más fácil de lo que es. Que cuando uno se siente deprimido ve imposible que las cosas cambien, pero es porque estas deprimida, no porque no puedas cambiarlas. El empuje inicial que crea el resto del movimiento se encuentra en una decisión, en un momento de cordura y de compromiso con uno mismo. Por ejemplo, hace poco pasaba cerca de un taller de un mecánico que conocía a mi padre y decidí acercarme a saludarlo. Yo recordaba que este hombre siempre trabajaba fumando un puro, pero ese día no lo tenía en su boca, así que le pregunté si ya no fumaba, a lo que él me respondió que lo había dejado de golpe porque un día se dio cuenta de que había algo que no podía controlar, al revés, era el tabaco el que lo controlaba a él y eso no lo podía consentir, así que desde ese día decidió cambiar eso. ¿Te das cuenta? A partir de un momento de compromiso este hombre tomó la decisión de que no iba a fumar más porque estaba notando que se salía de su control.
      De manera similar a lo que hizo el mecánico, también tú puedes encontrar tu momento de compromiso y tomar la decisión de tener las riendas de tu vida en tus manos, de hacer que lo que ahora te aburre te entretenga, que lo que te hace llorar no lo haga, que lo que te hace sentir débil te haga fuerte, etc. Todo está en tu mente, únicamente tienes que ordenar a tu cerebro y luego no mirar atrás.

      Espero Karen haberte aportado un poco de luz que te haga tomar las decisiones que tienes pendientes.

      Un abrazo.
      José Ramón

      Responder
  32. Rebecca H
    Rebecca H Dice:

    Yo continuó en el espiral del apego emocional, ya son 5 años, y he leído me he informado, he echo de todo para tratar” esté mal que me ha mantenido presa por muchos años.

    He perdido la esperanza, y luego la vuelvo a recuperar, a veces creo que soy “fuerte”, pero solo es el espejismo de mis ganas de no sentirme tan mal, lo peor es que en este mundo son muy pocos los que están dispuestos a ayudarte sin recibir algo a cambio, siendo esto un cambio monetario, por qué lo digo, bueno porque a través de los años en mi constante búsqueda de un alivio siempre me he topado con “cursos” con profesionales” en la materia, pero todo indice en dinero, y obvio sin dinero no hay nada. Claro está que hay miles de páginas y guías gratis que puedes descargar , dímelo a mí, que he comprado 3 libros y he leído todo de derecha a izquierda, y sigo igual en el mismo punto.
    Mi conclusión es que está maldita epidemia (a como la he nombrado yo.) es la peor de las drogas, mi caso va más halla de lo que puedo sentir , ya mi cuerpo se consume y deteriora cuando las cosas no están como mi tranquilidad mental dicta.

    Si algún día logró salir de esta prision, y puedo ayudar a personas con este mal”, no lo dudaría, la experiencia hace el camino al cambio, y las cosas la mayoría de las veces son más sencillas de lo que uno no se imagina, pero los bloques de personas indispuestas hacen las cosas más difíciles.

    Puede sonar algo “loco”, pero yo supongo que si un grupo de personas se reúne a platicar/compartir sus experiencias, tal ves y solo tal ves podríamos “ayudarnos”, yo he querido hacer una página o algo para poder compartir mis episodios y mis avances y mis lecciones con otros, pero no logro enfocarme o no tengo la presicion de cómo hacerlo, yo tengo la loca ideología que un grupo de personas con un mismo “mal”, pueden erradicar con el…
    Solo es mi humilde opinión, algo confunsa, pero bueno….

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Hola Rebecca:

      Siento que sigas igual que la última vez que me escribiste por email, en el 2013. Escribes las mismas cosas y desafortunadamente tengo que responderte lo mismo: no tengo las respuestas que buscas, simplemente no sé cómo ayudarte. Quiero que sepas que he recibido más de 300 comentarios en el blog y nunca he pedido dinero alguno por ninguna de mis opiniones. Las personas que escriben en el blog no son mis clientes. Mi recomendación es que acudas a un psicólogo o psiquiatra de tu confianza, estoy seguro de que si no dispones de dinero, tu familia y amigos podrán ayudarte.

      Te deseo lo mejor.
      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
      • Rebecca
        Rebecca Dice:

        Cuando hablaba de dinero, hablaba en términos generales, en cuestiones de ayuda,etc. No indique que usted fuera el caso, es un echo que usted todo lo hace de buena fé y sin cobrar eso me consta.
        En cuanto a sicólogos y siquiatras eso estuve de más, gracias.

        Responder
  33. Valentina
    Valentina Dice:

    Sus palabras me han sido muy útiles, pero aún así me ha costado mucho superar mi apego a mi ex pareja y mi baja autoestima, he leído muchas cosas para poder superarlo, pero me cuesta demasiado.
    Le haré un breve resumen para ver si me puede orientar un poco…

    Tengo 24 años, sólo he tenido una pareja, de la cuál duré 7 años. Fue el primero en muchas cosas, él me ayudó a superar algunos problemas de personalidad que tenía (ej: ser fría con la gente, poco demostrativa, etc.) a medida que fue pasando el tiempo, él varias veces me mintió, hasta me dejó por estar con otras mujeres, le pillé mensajes de textos y escritos por redes sociales. Obviamente yo terminaba cada vez que ocurría esto, pero pasaban 2 o 3 meses, y él volvía a buscarme SIEMPRE, y se volvía a repetir la misma historia. Sin embargo, hace más de 2 años estuvimos muy estables en la relación, sin nada que nos perturbara, él había cambiado muchas actitudes que me molestaban, y todo seguía su curso muy tranquilamente. Hasta que en diciembre pasado un día de la nada, quiso terminar conmigo, porque según él yo me merecía a alguien mejor, que me valorara más, etc. Yo acepté y terminamos, pero a fines de enero, volvió a buscarme, que se quería juntar conmigo a conversar (en primera instancia no quise, pero después cedí) al final terminamos volviendo a los pocos días.
    Y ahora hace un poco más de un mes, me entero de que me mintió por más de año nuevo de que estaba terminando sus estudios universitarios (me inventaba fechas, día de exámenes, materia que estudiaba, etc) y resulta de que no estaba estudiando, nada de nada, sino que todo ese tiempo estuvo en su casa “flojeando” y no asistiendo a clases, según él lo hizo porque tenía problemas en la casa (cosa que a mi no me consta para nada, porque yo conozco a toda su familia) al final eran sólo excusas. Finalmente como nunca antes, tomé la decisión de terminar con él, de bloquearlo de todos lados y no saber de su existencia, pero ahora hace muy poco me enteré que él cerró su facebook y eso me dejó mal, ya que pienso que puede estar sufriendo o pasándola mal, y eso me duele mucho. (Nosotros tenemos muchos amigos en común y cuándo él terminó conmigo en diciembre, fue precisamente para que no lo pillara de que no estaba estudiando)

    Yo comprendo perfectamente de que él se ha portado muy mal conmigo, pero estúpidamente aún tengo el apego hacia él, ya que estoy segura que si él volviera a buscarme, de seguro yo volvería rendida, y eso está muy mal, y no sé como hacer que mi mente pueda comprenderlo. Siento que he entregado demasiado a una relación de la cuál él no ha sabido valorar, pero aún así tu patrón es siempre buscarme y eso me confunde. De hecho, ahora mismo pienso que me buscará en algunos meses más, y eso alimenta mi energía, porque cuando pienso que nunca más lo hará, me viene una pena enorme.

    No sé que hacer, creo que necesito ayuda…

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Valentina:

      Te comprendo. Tema complejo el que expones y que tiene distintas salidas dependiendo de cada persona.
      Algunas personas lo han resuelto tomando una decisión drástica y manteniéndose en ella hasta el final, aunque ciertamente no todas las personas tienen la fuerza de voluntad que requiere este caso. Sin embargo, la literatura que he leído apunta a que la mayoría de las mujeres que has salido de una situación de dependencia lo han logrado siguiendo una serie de pautas más o menos ordenadas, por si te puede ayudar te hago un resumen:

      1.- Buscar ayuda. ¿Por qué? Pues sobre todo porque ya lo has intentado, como tú misma has relatado, y no lo has conseguido. En cierto modo, el que lo hayas compartido en el blog es un paso en ese sentido. La ayuda la puedes buscar también en grupos de anónimos, en este caso compuesto por personas que hayan sufrido o estén sufriendo el apego, te recomiendo que no sea de personas que conoces. Lo que, sin duda, más te costará en este punto será el aceptar que ya esa relación se ha terminado, porque si no lo aceptas así, te resultará difícil avanzar. Si no encuentras un grupo (también puedes buscar por internet) siempre tienes la posibilidad de crearlo tú misma. El objetivo es compartir experiencias, pero sobre todo ayudarte a comprometerte en el cambio que quieres dar a tu vida.

      2.- Lo más importante eres tú. En alguna otra respuesta ya he comentado que si uno no está bien, tampoco está en situación de ayudar a alguien, por lo tanto, primero eres tú y luego los demás. Eso no es egoísmo, es el proceso lógico de las cosas. Piensa que estás en un incendio, pues para poder ayudar a alguien que está en peligro, primero tienes que estar a salvo tú, porque si también tú estás en peligro no podrás hacer otra cosa que no sea salvarte a ti misma. Así que, de entrada lo más importante para ti eres tú y todo el proceso en el que estás comprometida, por ejemplo, la asistencia a las reuniones con esos grupos.

      3.- Desarrollar la espiritualidad. Puede que no lo creas pero este es otro paso en que han coincidido muchas mujeres que han conseguido romper el lazo de la dependencia, del apego a alguien. Espiritualidad no quiere decir que tengas que creer en Dios, si es así bien, pero también puedes ser atea y sin embargo desarrollar tu propia espiritualidad valiéndote, por ejemplo, de la naturaleza. Puedes practicar alguna técnica de relajación o meditación, por ejemplo, Maidfulness. El objetivo de todo esto es ayudarte a aceptar la realidad y no seguir obstinada en tus creencias. Comprender que tu radio de influencia para cambiar las cosas está cerca de ti misma y se aleja de los demás, en este caso de tu ex-pareja. Que no puedes controlarlo todo. Que no está en tu mano que esa persona cambie, ni tampoco que la puedes “arreglar”.

      4.- Enfréntate a tus problemas y defectos. Cuando hayas logrado aceptar la realidad y tengas claro que no puedes controlar a los demás ni al mundo. quizás percibas cierto vacío que ocupaba antes todas esas preocupaciones, así que es hora de llenar ese vacío pensando en ti misma, en las cosas que deseas mejorar e incluso en planificar tu vida, es lo que denominamos la Visión (al final te detallo los pasos para crearla).

      Un abrazo,
      José Ramón

      ——————————————————————–

      Crear tu Visión.

      El desarrollo de una visión personal es un paso decisivo para tener una dirección fundamental en la vida. Además, tu Visión personal va a ser la base para desarrollar un sistema de Auto-Motivación. Para desarrollar tu Visión personal debes realizar los siguientes ejercicios:
      a) La Lista Maestra de tus deseos: prepárate para dar rienda suelta a tu imaginación y soñar a lo grande. Toma una hoja nueva y escribe como título “Todo lo que quiero ser, hacer, tener, experimentar y compartir en los próximos 10 años”. Ahora comienza a anotar sin orden todo lo que desearías si el tiempo, el dinero, el talento o habilidad necesaria no fuesen una limitación. También imagina que tienes la ayuda ilimitada de todos tus seres queridos y amistades. No dejes que tus creencias de auto limiten; apunta al sol, a lo más alto. Detente sólo cuando no se te ocurra nada más. A continuación debes asignarle a cada deseo un plazo para su logro, poniendo delante el número uno, 3, 5, ó 10, es decir los años que necesitas para materializar esos deseos. No te preocupes por la exactitud. Es imposible ser exacto en esto y además no es el objetivo. Todo lo que te parezca muy difícil ponle 10 años. Ahora debes organizar, reescribiendo todos los deseos en listas separadas encabezadas por los títulos “Deseos a un año”, “Deseos a tres años”, a cinco y a 10 años. Al pasar a limpio cada deseo en la nueva lista, redáctalo lo más específico, claro y visualizable posible.

      b) “Mi Visión Personal: Mi Estilo de Vida“. Ahora tienes cinco listas de deseos. Revísalas cuidadosamente y tomando principalmente los deseos de los próximos cinco años, escribe tu visión. Redacta tu visión como si fuese una composición titulada: “Mi Visión Personal: Mi Estilo de Vida”. Para ayudarte a escribir esta composición hazte preguntas del siguiente tipo: ¿dónde desearía encontrarme en cinco años?; ¿cómo me gustaría verme?; ¿dónde viviré?; ¿quiénes serán mis seres más próximos?; ¿qué clase de negocio o trabajo tendré?; ¿cómo será un día de mi vida?; ¿cómo será mi casa?; ¿qué habilidades tendré?; ¿cuáles serán mis actividades lúdicas?; ¿a dónde viajaré?; ¿cómo serán mis vacaciones?; ¿quiénes serán mis amigos más cercanos?; ¿qué otras actividades realizaré?, etc. Redacta siendo muy descriptiva, visual y emotiva. Una vez que hayas terminado tu composición, léela un par de veces al día durante varios días hasta que sientas que está casi perfecta… esto ocurre cuando ya no realizas cambios. La Visión se desarrolla y evalúa cada cinco años, por ser éste el periodo ideal para realizar mejoras transcendentales.

      c) Modelos: por último, puedes plantearte la posibilidad de buscar de tres a cinco modelos. Éstas son personas que viven actualmente tu visión personal, tu estilo de vida; que tienen y hacen lo que a ti te gustaría tener y hacer. Pueden ser personajes de tu entorno, de la vida pública o hasta personajes históricos. Si no hay nadie que se parezca, debes utilizar personajes ficticios o invéntatelos; pero es fundamental que contemples este proceso. Es importante que encuentres tres personas que hayan alcanzado lo que tú quieres y que hagas todo lo posible por ponerte en contacto con ellas para pedirles que te cuenten como alcanzaron lo que tú deseas. Si esto no es posible, lee, investiga y haz todo lo necesario para descubrirlo e imita lo que más puedas, todo lo que hacen tus modelos.
      Los modelos, primero, nos dan un sentido de posibilidad; tienes que decirte: “si ella lo ha alcanzado, yo también puedo”. Segundo, no trates de -inventar la rueda-, ahorrarás tiempo, esfuerzo y dinero; simplemente copia. No hay nada de malo en imitar a nuestros modelos; modelar la excelencia es la manera más rápida y segura para progresar, cuando estés encarrilada, lentamente irás expresando tu individualidad. El modelaje del comportamiento es una poderosa herramienta para el desarrollo personal y así lo demuestran innumerables casos en la historia. El modelaje del comportamiento es un fenómeno natural de desarrollo de conductas apropiadas para la supervivencia en el reino animal.

      Responder
  34. Carmen Ofelia
    Carmen Ofelia Dice:

    Me hizo sentir muy bien leer este blog. Fue como una anestesia un tranquilizante a mis pensamientos negativos y mis apegos depresivos.

    Responder
  35. Alex
    Alex Dice:

    Buenos días

    Leí el artículo y me pareció interesante yo estoy pasando por una situación que me hace sentir inseguridad con mi pareja nosotros ella es madre soltera y me dice que le cuesta y le da miedo hablar con su hija de 6 años que ella sale conmigo hemos tenido muchas discusiones por que no nos vemos mucho y yo me desespero me estreso por eso ahora la ciento distante y le digo q si es que se quiere separar y me dice q no que las discusiones la tienen así necesito un consejo por favor…

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimado Alex:

      Gracias por tu comentario.
      No sé si interpreto bien lo que me quieres decir, me resulta un poco complicado entender lo que me dices, por eso no me atrevo a darte mi opinión. Si te parece, te he enviado un email al que me puedes responder intentando aclararme mejor la situación, para así poder opinar de forma más objetiva.

      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  36. Araceli
    Araceli Dice:

    Que fortuna encontrar las palabras correctas en el momento correcto. Eso es justo lo que me ha sucedido, estoy asimilando la conclusión de una relación y leerle me ha esclarecido el panorama y ha reafirmado mi deseo de seguir adelante con mi vida y con la convicción de que todo es para bien y que sin apegos se vive mejor. Le agradezco infinitamente el tiempo que nos dedica. Es usted un gran ser humano!

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Araceli:

      Muchas gracias a ti. De igual manera que en tu caso te sientes afortunada, yo también me siento así si me dices que estas palabras te han ayudado, ese es el único objetivo que busco.

      Yo te recomendaría que escribieras en tu diario esas conclusiones a las que has llegado, porque si algún día dudas podrás acudir a ellas para recordar por qué has tomado esa decisión.

      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  37. Enna
    Enna Dice:

    Buenos noche:

    Lei su articulo y en verdad tengo ese problema del apego y muy fuerte con mi mama , mi tia y mi hijo. Cada vez que le sucede algo yo me descompenzo no como no duermo me dan nauseas me pongo muy mal
    Y en realidad no se que hacer.

    Responder
  38. CESAR
    CESAR Dice:

    dr leo sus comentarios y son muy buenos estoy pasando una depresion,fuerte, una dependencia emocional asia mi pareja un apego increiblement feo,ella tiene hijos yo estoy soltero,obviamente su tiempo lo oabsorve sus hijos y con ella nos vemos 2 veces ala semana una en la noche y el domigo todo el medio dia ,pero cuando uno de esos dias no nos vemos me entra una ansiedad, reniego,desconfio y pienso qya no me quiere , me pongo mal, no puedo dormir, entro en desesperacion ,siento q no soy normal y q pase la barrera de pensar en mi todo lo hago pensando en ella, la celo la llamo constatemente, ella m dice q ya cansa como m pongo,q quiere tramquilidad, por mas q le quiero dar su espacio no puedo , pienso y trato de estar bien con ella pero cualquier cosa q ella haga algo mal m irrita y la ofendo , de verdad es horribl este momento q vivo y reconosco q estoy mal, y busco la manera de estabilisarm de tambien dejar q ella me extrañe y y no estar controlandola, es por eso qle escribo e leido todas sus alternativas,pero algo como mi caso algo q usted me diga, o una tarea gracias ojala encuentre respuesta

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      ¡Hola César!

      Gracias por visitar mi blog.
      En más de una ocasión he comentado que el terreno de las relaciones de pareja es complicado en mi caso para poder dar una opinión. Cada persona vive su relación de una manera única y las soluciones de uno no valen para otro. Por otro lado, la relación que mantienes ya es compleja por sí misma, comprendo cómo te sientes pudiendo ver a tu pareja sólo dos días a la semana, aunque hay personas que logran compaginarlo y son felices. Con el tiempo sabrás si te satisface ese tipo de relación.

      Siento no poder aportarte más para ayudarte. Lo que sí te digo es que, aparte de quererla tienes que respetar y comprender a tu pareja, que tiene que atender a sus hijos, además, seguramente, de trabajar fuera y de atender las tareas propias de la casa. Por eso probablemente te dice que está cansada. Quizás te sentirías mejor si parte de esa ansiedad la emplearas en comprender a tu pareja, si logras que ella lo perciba se sentirá mejor. A fin de cuentas una pareja es compartir, comprender…, si te centras en ti, en lo desesperado que estás y no en demostrarle tu amor, poco a poco se cansará, tal y como te dice.

      César, creo que esta situación, como en muchas otras, es puramente mental. Hay que gestionar los pensamientos y no dejar rienda suelta a la mente, que de un ladrillo te construye una casa completa en lo que canta un gallo. Si quieres a tu pareja, céntrate en quererla, comprenderla, ayudarla, acompañarla, etc. De lo contrario perderás el tiempo y te volverás loco. Si te interesa esa relación, acéptala como es.

      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  39. maria
    maria Dice:

    Buenas Jose Ramón.

    Gracias por la generosidad para responder. He aprendido con su articulo y con cada una de sus respuestas.

    Quiero preguntarle algo por favor . Como puedo vivir lejos de la familia? La echo de menos. Pero cuando vivo cerca no me siento bien. Mi madre tiene 84 años y esta regular de fuerzas. Pero cuando voy me anula y me trata mal, como ella sabe o recibio de pequeña claro.

    Me fui lejos porque estuve enferma con un tumor y me sentí muy sola en casa. Con mi hija de 4 años y pensando que iba a morirme. Rodeada de tanta familia a 1kmt y tan sola. Les amo, pero creo que he idealizado ese amor, pues somos muchos hermanos. Pero cuando nos vemos ellos tienen sus vidas y sus parejas.

    Sera porque yo no he creado esa familia que yo quería?. No se. Como puedo superarlo?. Casi todos los dias pienso si debía de volver. Ya llevo 4 años fuera. A 300kts de mi familia. Mi hija es feliz aqui, pero yo ya no se donde quiero vivir.

    Esa es la mayor preocupación que tengo. Que no se donde quiero echar raíces. Mi hija acaba de cumplir 9. Y quiero darle y darnos estabilidad

    Por favor. Podría ayudarme?. Estoy somatizando desde octubre que volví de estar en verano con mi familia.

    Y no dejo de tener fiebre por alergias, catarros y herpes. Se van y vuelven.

    Gracias. Espero su respuesta. Estoy muy triste.

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      ¡Hola María!

      Te pido disculpas por el retraso en responderte, entre unas cosas y otras me cuesta estar al día.
      Gracias por tus palabras y también por tu visita y participación en el blog.
      De vez en cuando hago un recordatorio de que mi opinión es sólo eso, una opinión y el valor que pueda tener será el que tú le des. Mi objetivo es que de una manera u otra su lectura te pueda ayudar. En esta ocasión voy a intentar pensar contigo sobre lo que te ocurre, pero de una forma un poco más fría.

      María, a la primera pregunta que me haces: ¿Cómo puedo vivir lejos de la familia? la respuesta que primero me viene a la mente es también en forma de pregunta: ¿Quieres vivir lejos de la familia? Tu pregunta tiene implícita una afirmación, la de que “tienes que vivir lejos de la familia” y la duda reside en cómo hacerlo. En este punto te pregunto ¿Por qué sientes que tienes que vivir lejos de tu familia?
      Por lo que comprendo en tu escrito las razones para vivir lejos de la familia son:
      1. Estabas enferma y te sentías sola.
      2. Cuando vivías cerca de la familia no te sentías bien, principalmente porque tu madre te anulaba y te trataba mal.
      3. Con el tiempo se ha añadido una nueva razón: tu hija es feliz donde estás ahora.

      OPCIONES

      OPCIÓN A. VOLVER CON LA FAMILIA
      Entiendo, y deseo de corazón, que ahora ya estás recuperada de la enfermedad, por lo tanto, de las tres razones quedan dos; la 2 y la 3. Si tu decisión fuera la de estar junto a tu familia, creo que podrías salvar esas dos, sobre todo porque tu hijita tiene 9 años y creo que podría acostumbrarse a vivir en otro lugar, aunque sería mejor hablarlo con un profesional.
      Cómo solventar la razón 2. En tu comentario ya justificas en cierta medida esa actitud que tiene tu madre contigo, diciendo que se debe o que es fruto de la formación que ella recibió de pequeña. Por tanto, en el fondo entiendes a qué se debe su comportamiento, la dificultad radica ahora en soportar que eso sea así o en gestionar esa situación emocional. ¿De qué manera podrías relacionarte con tu madre sin que te afecte esos sentimientos que tienes de que te anula y te trata mal? ¿Podría ser que tu madre no sea consciente de su comportamiento contigo? ¿Qué pesa más para ti, estar cerca de tu madre o que sientas que no te trata bien? Todas estas preguntas tendrán una respuesta diferente dependiendo de tu interpretación de la realidad. Como he dicho en algunos comentarios, la dificultad no radica en lo que nos ocurre, sino en lo que nos decimos sobre lo que nos ocurre (Epícteto). ¿Podrías soportar esa situación? Bueno, sólo tú puedes responder, porque sólo tú sabes lo que significa para ti tu madre.

      Cómo solventar la razón 3. Como decía antes, consultando con un profesional tendrías la información acerca de si tu hija podría adaptarse a vivir en otro lugar con esa edad.
      Con respecto a la relación con el resto de tu familia, principalmente hermanos, tendrías que reflexionar si el que no estuvieran a tu lado fue premeditado o se debió a que no tenían la información de tu estado real. Sería razonable pensar que con la preocupación que tenías con tu enfermedad, no lo compartieras con el resto de tu familia para así sentirte más tranquila y con menos agobio. Sin embargo, si lo compartiste con ellos y aun así no se preocuparon por ti, quizás a la vuelta podrías decirles que en aquel momento te hacía falta su cariño y que ahora también, puede que ocurra que no fueran conscientes de tus sentimientos.

      Pros y contras de esta opción:

      Las desventajas de esta opción de volver serían:
      – Tendrías que gestionar la relación con tu madre, para que no te afecte como en el pasado y puedas disfrutar de su compañía mientras esté contigo.
      – Tendrías que gestionar también tu relación con tus hermanos, para no sentirte sola como en el pasado.
      – Tu hija se tendría que adaptar a esta nueva ubicación.

      Las ventajas de esta opción serían:
      – Retomarías la relación con tu madre y estarías cerca de ella.
      – Estarías cerca de tus hermanos, esa cercanía te daría la posibilidad de mantener una relación de familia con ellos.
      – Con tu madre y con tus hermanos tendrías de nuevo a la familia contigo.
      – Tu hija viviría cerca de su familia.
      – Posiblemente con el cambio de lugar se acabarían las alergias, catarros y herpes.
      – Volverías a tus raíces.

      OPCIÓN B. QUEDARTE DONDE ESTÁS
      Crea que no hace falta que me extienda con esta opción, dado que es en la situación en la que estás ahora. En este punto sólo se me ocurre que hagas uso de la tecnología todo lo posible para estar más cerca de tu familia y hacerlo más soportable. Hoy en día tienes herramientas como el correo electrónico, el teléfono móvil, WhatsApp o Telegram, Facebook, Skype, etc., todas ellas te permitirán, si lo deseas, mantener un contacto más directo con ellos, quizás sea interesante para establecer o recuperar lazos, sobre todo con tus hermanos. De resto no conozco otras fórmulas para hacerte sentir bien estando lejos.
      Piensa que el sentimiento de estar mal lo producen tus pensamientos y mientras pienses todo eso que piensas te seguirás sintiendo así. Pensamientos -> Conducta -> Sentimientos.

      Bueno María, creo que ya me estoy extendiendo demasiado y estoy generándote confusión en lugar de claridad. Para finalizar te propongo que hagas un pequeño viaje de 300 kilómetros y comentes con tus hermanos y con tu madre esos sentimientos y dudas que tienes, estoy seguro de que ellos te harán más fácil la toma de decisión. Confía en ti.

      Un abrazo y que todo salga bien.
      José Ramón

      Responder
  40. Nora
    Nora Dice:

    JOSÈ RAMÒN:

    Tengo una relaciòn desde hace 1 año y 9 meses, y en estos momentos siento que estamos en el proceso de pasar del enamoramiento al amor.. es decir, donde comenzamos a vernos tal cual somos y es donde decidimos si la persona que estamos realmente conociendo, es lo que deseamos… me està constando trabajo asimilar los cambios, por ejemplo que ya no sea tan amoroso o que deje de decirme halagos.. por esto, yo siento una baja considerable en mi autoestima, por lo qe me he vuelto insegura de mi y de su amor por mì, pues aunque me lo diga, yo no logro sentirme plena ni segura. Yo le amo y deseo continuar con èl, he hablado sobre lo qe siento y pienso y dice qe el me ama, qe no me haga ideas.

    Quisiera saber si usted puede sugerirme algo, còmo enfrentar mi inseguridad para volver a sentirme segura sobre mi relaciòn, còmo entender qe gran parte de esto està sòlo en mi cabeza.. siento qe si sigo asì, con tanta duda,terminarè por arruinar la relaciòn y no es algo que qiero, pero tampoco estoy disfrutando este apego qe estoy viviendo debido a mi inseguridad.

    Le agradecerè mucho si puede responder mi mensaje.

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      ¡Hola Nora!

      Gracias por visitar mi blog y por tu participación.

      Nora, te digo lo que con frecuencia recuerdo a otros amigos en el blog, mi opinión es sólo mi opinión, no tengo por qué tener razón, puedo estar equivocado, así que úsala, por favor, sólo como una versión más, tienes que ser tú quien decida sobre tu vida.

      Ciertamente si buscamos en la literatura o en Internet encontramos mucha información que diferencia el sentimiento en la fase de enamoramiento del de después. Yo, sinceramente, no veo tales diferencias y mucho menos hasta el punto de poder hacer, como tú comentas, una reflexión casi aséptica de si te conviene o no la relación que mantienes. O sea, no creo que se pueda estar enamorado sin amar a la otra persona. De la misma manera que la fiebre es fiebre con 38º o con 40º, el amor es amor sea un poquitito o sea mucho.
      Pero con esto no quiero decir que no seas capaz de detectar que la otra persona no te ama, o te ama en menor grado o simplemente no sientes lo que sentías.

      Dicho lo anterior, para buscar una respuesta a tus dudas nos toca ponerle realismo a la situación, o quizás lógica. La vida en pareja es cosa complicada, dependiendo del país en el que estés, por ejemplo, en Chile las separaciones rondan el 4%, En Europa 50, 60 o 70%. La vida media de una pareja se cifra alrededor de los 15,8 años en España. Entonces, siendo así de complicada la vida en pareja te pregunto ¿Hasta qué punto deberías darle importancia al hecho de que después de 1 año y nueve meses te esté costando trabajo asimilar ciertos cambios?
      Se dice que el amor es ciego, y por lo que tú me cuentas parece que tú no estás ciega, al contrario, te preocupan las cosas que ves.

      Cuando hay dudas lo mejor es hablar y preguntar, tú lo has hecho. El problema en el campo de las relaciones de pareja es que están las palabras por un lado y los sentimientos por otro, y por mucho esfuerzo que hagas en creer lo que te dice tu pareja, si tus sentimientos van en sentido contrario ¿Cómo podrás luchar contra eso?

      En fin, Nora, creo que es suficiente para que pienses sobre ello. No te preocupes, estoy seguro de que en un sentido o en otro sabrás lo que tienes que hacer.

      Espero haberte ayudado.
      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  41. Angelica
    Angelica Dice:

    Hola espero se encuentre bien, me tome el tiempo de leer su blog y estoy maravillada, me fascina su misión y espero con toda mi fuerza esa alegría de ayudar a los demás, por ahora estoy saliendo de una ruptura después de 8 años, pero con textos y consejos tan buenos como los suyos y mi fuerza saldré adelante gracias! Un abrazo.

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Angélica:

      Siento no haber visto tu comentario hasta el día de hoy, se había ido a la carpeta de spam.
      Te agradezco tus palabras y te deseo lo mejor en la vida.

      Si en algún momento te puedo ayudar no dudes en hacerlo, ya me he preocupado de asegurarme que tu dirección de correo no vuelve a la carpeta de spam.

      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  42. janeth
    janeth Dice:

    hola muchas gracias por sus articulos me ayudaron a entenderme un poco ya que nunca antes me habia sentido tan incaoacitada para terminar una relacion.que ya termino por cierto pero me sigo sintiendo atada yo se que lo quiero todavia pero tambien se que hay apego que es dañino enfermiso y de un sufimiento encabritado en los ultimos meses soli ser yo quien buscara se humillara hice cosas denigrantes manipule me devalore cambie mi personalidad al punto que se que mi actitud es repulsiva todo por miedo por inseguridad por no querer terminar la relacion aun deseando una llamada un poco de atencion es doloroso pero ya no quiero ser igual perdi hasta elcaaracter ya no me quiero denigrar quiero salir adelante con mis hijos y no quiero ser la de antes quiero ser mucho mejor lo que mas me mata es que el sabe de mi miedo el sabe que tiene el control sobre mi y quiero quitqrle ese control que debe ser solo mio

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Querida Janeth:

      Muchas gracias a ti. Me alegro de que hayas dado ese paso, eso revela tu gran fortaleza. Te puedo asegurar, por la cantidad de testimonios que recibo por email, que si no desfalleces en tu voluntad conseguirás lo que te propongas, y por supuesto podrás ser feliz. Es cierto que esa transición lleva su tiempo, pero lo conseguirás, como muchas mujeres antes que tú lo hicieron, incluso con varios hijos, sin trabajo y repudiadas por su familia. La voluntad y la fortaleza de una mujer como tú, que se propone salir adelante y ser feliz, no tiene fin.

      Olvida tus miedos, afróntalos y se evaporarán. Y olvida lo que puedan pensar los demás, lo único que importa es lo que tú valores. Te pueden quitar muchas cosas, pero nadie sino tú tiene el control sobre tu voluntad, y sólo con eso te es suficiente. No cejes en tu empeño.

      Ánimo y un abrazo.
      José Ramón

      Responder
  43. Carolina
    Carolina Dice:

    Muchas gracias por este blog muy interesante y justo en el momento indicado. Tuve una relación de 8 años y se termino yo quise casarme pero el no y por eso y algunas mentiras decidimos terminar pero me esta costando mucho pensar q no lo voy a volver a ver o escuchar su voz y siento que no voy a poder querer a alguien como lo quise a el. Creo que necesito ayuda por que me cuesta mucho reír y compartir con otras personas, las ansias de estar sola y llorar son demasiadas. Ojala me pueda ayudar

    Saludos
    Un fuerte abrazo

    José Ramón

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      ¡Hola Carolina!

      Muchas gracias por tus palabras.

      Carolina, te podrás imaginar que eso que te ocurre, el que te sientas así, es normal. Después de 8 años de relación con una persona, es imposible olvidar de la noche a la mañana. Ese proceso requiere un tiempo, además. lo normal también es que pases, si no por todas, por algunas fases del duelo:

      NEGACIÓN. En esta fase quieres negar lo ocurrido y tus sentimientos. Quieres alejarte de la realidad y tomarte tiempo para pensar, es donde te dices: no quiero, no puede ser, debe de ser un error…

      NEGOCIACIÓN. Aquí crees que puedes pactar (con Dios, con la vida, con el diablo…) o negociar esa realidad y cambiarla.

      DEPRESIÓN. Llega un momento en que te das cuenta de que nada de lo anterior ha cambiado y te sientes cansada, cada vez estás más cerca de reconocer la realidad, y como consecuencia de ello suele aparecer cierto estado depresivo con sentimientos de ansiedad y angustia por lo ya perdido. (creo que tú estás en esta fase)

      IRA. Esta fase es importante, en la medida en que gracias a ella sales de la fase de depresión. En este punto ya eres consciente de la realidad, pero todavía quieres rebelarte contra ella, arremetiendo contra la vida, Dios o el mundo. Ahora las preguntas que te haces cambian y son del estilo: ¿por qué yo? ¿por qué ahora? ¡no es justo!… Toda esa rabia te ayudará a liberarte de la misma ira.

      ACEPTACIÓN. Para llegar a esta fase tendrá que haber pasado un tiempo prudencial donde has podido resolver ese estado depresivo, tu rabia, y la ira. O sea, estás en condiciones emocionales para poder aceptar la realidad y seguir hacia delante. Eso sí, te encontrarás muy cansada, principalmente por esa lucha contra la aceptación de la realidad, y no será raro si por defecto prefieres estar sola.

      Así que, Carolina, tienes que darle tiempo al tiempo y esperar pasar por lo que te queda. Será más o menos duro dependiendo del grado de inteligencia emocional que poseas, pero en cualquier caso hace falta un poco de tiempo.
      En mi opinión, lo básico es que estés de acuerdo con la decisión que tomaste, porque refleja lo que tú esperas de la vida, o en este caso de tu pareja, y a eso no tienes porqué renunciar.

      Ya un poco más fríamente, te diría lo que el psicólogo cognitivo Rafael Santandreu: A pesar de que esa relación haya acabado así y de que te encuentres de esa manera, ten claro que cuando te repongas todavía podrás ser feliz, porque esa relación no era una necesidad, sino un deseo de ser feliz.

      ¡Que seas feliz!
      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
      • Carolina
        Carolina Dice:

        Gracias José Ramón sus palabras y el blog de cierta manera han aliviado mis pensamientos. Todo final merece su duelo y usted tiene razón en algún momento pasara y en ese momento podre continuar.

        Gracias

        Un fuerte abrazo.

        Responder
  44. Andrea
    Andrea Dice:

    Me ha sido de gran ayuda todo lo escrito, ya que me considero una persona con necesidad de atención y apego pero que demuestra todo lo contrario sacando lo peor de sí misma por la falta de seguridad y sobre todo los pensamientos negativos que apollan esa inseguridad hacen que entre en un estado que demuestro a las demás personas desconfianza ya que en mi corta vida he pasado por sucesos poco deseables. Todo eso me ha llevado a estar con una anulación de mi personalidad y encontrarme perdida en un estado donde me cuesta sentir emociones o aveces la siento demasiado que trato de evitarla. Al ver el ejemplo de la pendiente intentare pasar de esos pensamientos negativos muchas gracias me reconfortó .

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      ¡Hola Andrea!

      Gracias por tu comentario.
      Me produce una gran satisfacción el conocer que esa metáfora te ha ayudado.
      No renuncies nunca a ser como eres. Si hay algo con lo que no estás de acuerdo o deseas cambiar, pues adelante, pero asumiendo que eres como eres. Yo te invitaría a trabajar el aspecto de las emociones. Para ayudarte te voy a enviar por email un ejercicio.

      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  45. arley
    arley Dice:

    hola buenas noches.
    quisiera saber el porque del apego a algo material
    tengo una moto y me cuesta mucho venderla solo pensar venderla me pone mal.
    aun teniendo en cuenta que es para comprar una mejor y nueva el apego que tengo por esta me tiene jodido.
    que debo hacer.

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      ¡Hola Arley!

      Gracias por pasarte por el blog.

      En realidad no eres un caso raro, a muchas personas nos cuesta desprendernos de cosas que nos recuerdan a algo o a alguien importante para nosotros. Para otras personas el motivo ni siquiera es porque les recuerde a alguien, sino simplemente porque piensan que algún día lo pueden necesitar, o incluso porque les gusta y listo.

      Para algunas personas, determinadas cosas le generan seguridad. También puede ocurrir que esa cosa, en tu caso la moto, forme parte de su propia personalidad… en fin, se me ocurren tantas circunstancias. No creo que nada de eso sea relevante, mientras no seamos esclavos de las mismas.

      Arley, se me ocurre que tus ganas por una moto nueva no son tan potentes como las de no desprenderte de la que tienes. O tal vez esa moto te ata a algún suceso ocurrido en tu vida, a alguna persona, etc. Le puedes echar un pensamiento para intentar descubrir alguna razón oculta que sólo tu inconsciente conoce.

      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  46. Melissa
    Melissa Dice:

    Hola!
    Ojala leas este comentario, siempre aprecio a los que intentan ayudar a otros
    Leí que comparta con amigos y familia risas, pero que pasa si estas solo en verdad?
    Mi dependencia es con mi novio, no puedo pasar media hora sin ponerme nerviosa de que el no sepa de mi, es extremo, necesito mucha ayuda y solo me encierro en el, espero salir de esto!
    Gracias!

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      ¡Hola Melissa!

      Gracias por tus palabras.

      Melissa, en mi opinión, salvo casos excepcionales, si estás sola es por propia decisión. A tu alrededor hay gente con la que puedes relacionarte, si no los conoces haz por conocerlos, participa en eventos sociales y estarás acompañada. No sé si a lo que te refieres es a la sensación de soledad que se genera en ti al separarte de alguien querido, esa es otra cuestión, y además con poca solución a corto plazo, sólo con el tiempo.

      En la situación que planteas, más que yo, creo que te puede ayudar la lectura del libro de Walter Riso “Amar o depender”. También “Las mujeres que aman demasiado” del autor Robin Norwood, que como es de libre difusión te lo envío en pdf por correo electrónico, como he hecho con otras personas. Léelos con tranquilidad y reflexiona lo que en ello se dice, luego todo dependerá de cómo interpretes lo aprendido.

      Espero te sean de utilidad.
      Un Abrazo,
      José Ramón

      Responder
    • Rehbekyta
      Rehbekyta Dice:

      Hola Melisa, sé que el comentario no iba dirigido a mi, pero me tomo el atrevimiento de comentarte, que me identifico mucho con tu caso al igual que con otros que he leído, basada en mi experiencia, te comento que yo tengo años de años sufriendo de codependencia/ apego emocional, y he visitado sicólogo/psiquiatras, he leído libros de Walter Risso, he leído artículo y he visto vídeos de Silvia Congost, y nada de nada, que eso me ha ayudado, lo único que tengo presente es que, este “mal”, solo uno mismo podrá combatirlo, a mí ningún doctor” ni ninguna pastilla ni ningún libro hasta ahora me ha ayudado, pero siempre trato de re educarme y tratar de buscar una salida. Hasta ahora no lo he logrado, pero quería compartirte que así como vos hay muchas mujeres que sufren de esto, lo que predomina es ¿cómo salir?…!!

      Responder
      • José Ramón García
        José Ramón García Dice:

        ¡Hola Rebeca!

        Gracias por tu aportación.
        Estoy totalmente de acuerdo contigo en que la salida, no sólo de ésta, sino de cualquier situación, está dentro de uno mismo. La dificultad radica en que no siempre tenemos herramientas, habilidades, etc., para poder encontrar esa respuesta en nuestro interior. Por otra parte, cada persona tiene su propio programa mental y por lo tanto realiza diferente interpretación de la realidad, se hace más complejo todavía el poder transmitirle la experiencia de una a otra persona, pero creo que siempre ayuda, por eso tú y yo al igual que muchos otros intentamos transmitir nuestra experiencia con la esperanza de que pueda ser de alguna utilidad.

        Quiero insistir, pero siempre es mi opinión solamente, en que no hay una respuesta universal que sea aceptable para cada persona, pero sí que es cierto que una idea, consejo o solución puede ser válida para un número determinado de personas, y por eso vale la pena intentarlo. Si te fijas en lo que responden las amigas/os de este blog, y estoy seguro que de muchos otros, te darás cuenta de que hay de todo: hay personas a las que no le ha valido mi opinión, otras que les ha servido de cierta orientación y finalmente personas que han visto la salida con algo que le has dicho. ¿Por qué esta disparidad? Pues por lo que te decía antes, cada persona interpreta la realidad de una manera diferente, y lo que para ti es muy malo para otra persona no lo es tanto y viceversa. Lo importante es que tengas materia para reflexionar, salir del bucle del pensamiento estático en el que a veces nos encontramos, en ese bucle en el que las ideas son fijas, en el que siempre se imponen nuestras creencias limitantes… y por todo ello siempre llegamos a la misma conclusión.

        En mi opinión, para salir de una situación como la que plantea Melissa, o tú, y muchas otras personas, hay que producir un cambio de paradigma, o mejor dicho varios cambios de paradigma. Por ejemplo, uno de ellos el creer que sin nuestra pareja (ya sea hombre o mujer) no podemos vivir, no podemos ser felices. Eso es un gran error y es fácil de comprobar con el paso del tiempo. Lo que ocurre es que te acostumbras a alguien, incluso te obsesionas con ese alguien, lo dejas todo en manos de esa persona y llega un momento en que tu vida gira en torno a una persona que no eres tú. Y llegados a ese punto pierdes tu dignidad y te dejas humillar, permites que te sean infiel, te dejas maltratar, crees que eres la culpable de todo lo malo que te ocurre, crees que no vales la pena… y crees que no vales como mujer.

        Este Blog es importante para mí porque forma parte de mi Misión (haz clic si todavía no la conoces). Pero realmente apenas tengo tiempo material de donde sacar para responder a todos los comentarios que me llegan, no sólo los que ves aquí, sino los que recibo por correo electrónico. Para que te hagas una idea, en cada respuesta empleo una media de 1 hora, normalmente no es menos, pero muchas veces incluso más, pero son muchos los que recibo de mujeres que me cuentan las situaciones por las que pasan, y mientras leo esos comentarios pienso en la manera de hacerles ver el tremendo potencial que tienen, que se den cuenta, que os deis cuenta de todo lo que hacéis por vosotras solas, sin necesidad de la ayuda de vuestra pareja. El gran mérito que tenéis, en la mayoría de los casos, de engendrar, criar los hijos, educarlos, limpiar, lavar, planchar, cocinar, fregar, atender la casa…, soportar los dolores de menstruación e incluso trabajar fuera para traer el sustento de la familia. Y en muchos países todavía sin tener libertad, ni voz ni voto, de no tener los mismos derechos que el hombre, de estar destinadas a los peores trabajos y con un sueldo mísero, de tener que demostrar cada día… Pero no siempre me quedo satisfecho y por eso recurro a ciertos libros que para mí reflejan eso que yo no se transmitir. Los libros no son un guión para seguirlos al pié de la letra. Los libros son un compendio de ideas, otro punto de vista, otra visión, otra interpretación, una ayuda para el cambio de paradigma, pero indudablemente el trabajo duro lo tienes que tú y Melissa…

        Así pues, ya es hora de acabar con esa dependencia y apego emocional, por ti misma, leyendo para convencerte de lo grande que eres o pensando y reflexionando por ti misma y creyéndotelo de una vez por todas.

        Reflexión.
        Mucho ánimo a todas, de corazón.

        Un abrazo,
        José Ramón

        Responder
        • Rebehkyta
          Rebehkyta Dice:

          ¡Hola!
          Usted tiene mucha razón, siempre es refrescante leerlo, una persona con mucho conocimiento, agradezco su respuesta, educada y muy asertiva.
          Deseara que mi experiencia pudiera ayudar a otras personas, pero mientras yo no busqué la salida de mi calvario, no puedo ser de mucha ayuda, solo quise compartir un poco de lo que yo he pasado, pero espero que algún día , logre salir y poder ayudar a mucha gente.
          Así como usted que con su conocimiento y su tiempo logra que más de alguna persona no se sienta sola, sabiendo que usted se toma el tiempo en responder , en términos personales, para mí ya es un alivio.

          Responder
  47. Maite
    Maite Dice:

    Hola jose ramon mi problema es mi tremendo apego,soy divorciada he intetemos reconciliarnos y no funciono mucho,he soportado de todo y motivos suficientes para dejar de verlo y sin embargo no lo hago,si no me llama lo llamo yo,dejo cosas por hacer po el,en resumidas lo.busco mucho y me genera ansiedad si no me coge el fono o no me busca,xq no puedo pasar un poco de el si yo misma fui quien dejo la relacion? Tambien decirle que fueron 23 años de matrimonio toda mi vida con el,jamas he echo nada sin el salvo los 4 meses ke vivi con mi madre y mis hijos,que me aconseja de mi apego emocional? Un saludo

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      ¡Hola Maite!

      Gracias por participar en el blog.
      Como recuerdo de vez en cuando, lo que expreso en mi blog es únicamente mi opinión, ni mejor ni peor que la de otros, simplemente mi opinión, y la vierto para que tú que la lees saques tu propia conclusión, valores lo que opino y te quedes con lo que creas que puede ser beneficioso para ti.
      Dicho lo cual, te comprendo. Sé que es duro, sin embargo, por ti, tienes que hacer un esfuerzo por entender que puedes ser feliz a pesar de todo. Me gustaría destacar el hecho de que cuando una mujer, o un hombre si fuera el caso, llega al punto de reconocer, como has hecho tú, que “he soportado de todo y motivos suficientes para dejar de verlo” y sin embargo todavía te planteas soluciones para el caso, es que algo no funciona o tu autoestima está en valores por debajo de cero. Por favor, no olvides que nadie tiene derechos sobre ti, ni posesión. Es más, a una de las primeras cosas a las que sí tienes derecho es a ser libre en tu toma de decisiones, a ser respetada como mujer y como persona, a ser amada… y a ser feliz. Pero a quien primero tienes que exigir de forma tajante que te respete esos derechos, es a ti misma, y lo haces no permitiendo que eso ocurra. Cuando consientes que alguien te maltrate o simplemente no te respete, estás faltándote el respeto a ti misma ¿Es que tan poco te consideras?

      Como ya propuse a otra persona, te recomiendo que leas el libro “Las mujeres que aman demasiado” del autor Robin Norwood, que como es de libre difusión te lo envío en pdf por correo electrónico. Te invito a que lo leas con detenimiento, en él están las pautas para comprender y salir de esa situación en la que estás.

      Mucho ánimo.
      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  48. karla
    karla Dice:

    saludos. quiera su consejo por favor si me puede ayudar a entender lo que me pasa. cada vez que mi esposo se reune con amigos. o va a fiestas solo. yo me deprimo me dan ganas de llorar y tengo mucha ansieda no duermo hasta que llega y de verdad no se que hacer para dejar de sentirme asi.. ya no quiero seguir asi

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      ¡Hola Karla!

      Gracias por visitar mi blog.
      Con respecto a lo que te ocurre, me gustaría ayudarte, sin embargo para opinar me falta información. No sé si lo que te ocurre es porque eres una persona celosa, o porque tienes miedo a quedarte sola, etc. Dependiendo de las circunstancias de que se trate la propuesta sería una u otra.
      Independientemente de lo anterior ¿te has planteado comentárselo a tu marido? Quizás él no sepa lo que te ocurre y entre los dos encuentran la solución.

      En fin, si me cuentas un poco más quizás pueda ayudarte también un poco más. Quedo a tu dispocisión.
      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  49. shirley
    shirley Dice:

    mil gracias ,me ha servido muchísimo este articulo sobre los apegos y me ha llegado en el momento en el q mas lo necesite…Dios lo bendiga x siempre y continuare al pendiente de los siguientes artículos a publicar…

    Responder
  50. Claudia
    Claudia Dice:

    Gracias por todo José Ramón, la labor que desarrollas orientándonos a todos es maravillosa. Te cuento que estoy en una situación sentimental que ha puesto a prueba toda mi paciencia, tolerancia y adaptabilidad. Llevo 18 años con el amor de toda mi vida (tengo 35), y hace algo más de un mes de enteré de una infidelidad, con una mujer más joven… Me ha costado mucho trabajo entender, aceptar y tratar de decidir que hacer, pues él me ha pedido perdón y me dice que me ama. Pero en realidad superar estos recuerdos y sobre todo, volver a creer en su palabra, me ha costado bastante angustía y temor. Intento estar tranquila y no buscar más culpables, y no quiero quedarme reprochando por el pasado; es solo que siento como si en algún momento él fuera a engañarme otra vez, o que siga con esa muchacha a mis espaldas. Sin embargo, leer todo lo que has publicado me ayuda cada día a sentirme más fuerte y más capaz de superar esta situación. Mil Gracias.

    Responder
  51. Alexa
    Alexa Dice:

    Hola, hermoso mensaje para considerar en tiempos en que emocionalmente me siento estancada, muchos éxitos en la página. Desde hoy voy a quererme mil veces más 🙂

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Ruth:

      Gracias a ti por seguirme y por tu testimonio. ¡Me das una alegría!

      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  52. Violeta
    Violeta Dice:

    Tengo serios problemas con mi pareja, y a través de lo que he leído en este blog, me doy cuenta que es por mi culpa, me siento la peor persona del mundo, aun así me alegra saber que no soy la única que se puede llegar a sentir así, no entiendo, es como si esta inseguridad que siento se apoderara de mi, no soy capaz de actuar frente a un problema con mi pareja sin poner por encima todo lo que conlleva mis celos, mis inseguridades y este tonto apego, me duele en alma por que a parte de que esto me auto destruye, siento que le estoy haciendo el mismo daño a mi pareja y esto si que me hace sentir peor, he llegado al punto de pensar si en verdad es amor o que rayos es. Sin embargo muchas gracias por estos mensajes y espero en algún momento ser diferente.

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Violeta:

      Gracias por participar en el blog.

      Me da la impresión de que estás terribilizando todo lo que te ocurre un poco:
      – “me doy cuenta que es por mi culpa” -> ¿Qué es lo que te propusiste a conciencia y cuyo resultado es para echarte la culpa?
      – “me siento la peor persona del mundo” -> Si tú eres la peor persona del mundo ¿Cómo calificarías a Hiltler, Jack el Destripador o Charles Manson?
      – “espero en algún momento ser diferente” -> ¿Diferente para qué?

      Fíjate Violeta que creo que lo más complicado ya lo has superado, y es reconocer algo que no te gusta y quieres cambiar, pues todo eso que cuentas no deja de ser un autodiagnóstico de lo que no te gusta, ahora ya sólo queda que te decidas a cambiar por esa otra situación que sí deseas.
      Más que mis palabras, creo que lo que de verdad te puede ayudar es la lectura de dos libros: uno de distribución gratuita que trata el tema del apego y que se llama “Las mujeres que aman demasiado” del autor Robin Norwood, que ya te he enviado por email aparte, y otro que también te aconsejo porque explica con detalle las principales diferencias en la forma de pensar y sentir de las mujeres y de los hombres, que se llama “Los hombres son de Marte y la mujeres son de Venus” del autor John Gray.
      Si Mantienes la mente abierta a nuevos conocimientos y formas de ver las cosas, estoy seguro de que la lectura y puesta en acción de las cosas que vas a aprender en estos libros te va a ayudar mucho para ese cambio que deseas en ti.

      Ánimo, calma, gracias y un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  53. gledys oroño
    gledys oroño Dice:

    hola buenos dias¡¡¡¡me gustan mucho sus palabras y me han ayudado un poco pero en realidad si necesito su ayuda vivo con una persona hace 7 años soy una chica joven pero creo que para el se acabo el amor yo siento que todavia lo amo pero e sufrido mucho por su actitud y quisiera djarlo pero siento que no soy capaz ya que e encontrado en el la compañia que nunca tube que me aconseja que puedo hacer si ya no soy feliz con el por favor ayudeme

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Gledys:

      Gracias por tus palabras y por participar en el blog.
      Qué bonito es todo cuando la relación marcha bien, y qué complicado cuando no va tan bien ¿verdad? Si va bien estamos en una nube, pero si va mal nos sobrepasa y no sabemos qué hacer.

      La verdad es que lo mío no es ser consejero sentimental, pero ya que me pides ayuda te voy a dar mi opinión para que tú valores si puede serte de utilidad. En alguna otra ocasión he comentado que no se puede tomar una decisión cuando no tienes un equilibrio emocional adecuado. Si estás demasiado afectada por tus emociones te faltará la serenidad necesaria para:
      1º) Aceptar la realidad
      2º) Evaluar tus opciones
      3º) Tomar decisiones

      Si te parece, voy a desarrollar con un poco más de detalle estos tres puntos.

      1º) Aceptar la realidad. Para cambiar algo lo primero que hay que hacer es conocer y aceptar ese algo. Muchas personas se quedan en este punto y nunca llegan a aceptar la realidad, se quedan más bien en un círculo vicioso en la búsqueda de respuestas a preguntas inútiles, por ejemplo: ¿por qué me pasa esto a mí? ¿por qué no me quiere como yo le quiero? etc. Y en lo que se refiere al terreno del amor, no hay vuelta de hoja: si no sientes que te quieren o tú no sientes que le quieres esa es la realidad y no podrás forzar que sea diferente por mucho que te empeñes. No es como la comida, que aunque no te guste puedes hacer un esfuerzo y comértela, no, en el caso del amor si no sientes, por mucho que te esfuerces, no sientes. Albert Einstein decía: «El amor por la fuerza nada vale, la fuerza sin amor es energía gastada en vano.»
      2º) Evaluar tus opciones. Una vez que has aceptado tu realidad, es decir, lo que realmente pasa en tu vida, toca barajar las opciones. Por ejemplo, si se trata de una relación, pues algunas de las opciones que se me ocurren serian: continuar la relación, dejar la relación, pausar la relación, etc. Lo importante es tener claro que la felicidad no es algo que se consigue, como si de escalar una montaña se tratara, no, la felicidad no se tiene siempre o en todo momento, pero en cualquier caso se obtiene mientras haces cosas, no antes ni después. La felicidad le da el sentido último a todo lo que hacemos y es el beneficio puntual, el sentirnos bien de momento, pero hay que seguir y seguir haciendo por seguir teniendo felicidad.
      3º) Tomar decisiones. Para las personas este tercer paso es tan difícil como el primero, pero sin embargo si no lo damos no hacemos nada. Otra frase célebre al respecto también de Albert Einstein dice: «No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo…(y sigue)» Así pues, para producir un cambio hay que hacer las cosas de distinta manera a como las hacemos, pero luego hay que hacerlas!! Y para saber qué tienes que hacer está el paso 2º donde has evaluado tus opciones.

      En fin Gledys, como ves esta es otra forma más fría de afrontar las cosas, no te he contado poemas, versos, ni he acudido a la lástima, porque a la hora de la verdad nada de eso ayuda, sino que te hunde un poquito más en la tristeza.
      Para terminar sólo quiero decirte que todo eso que te está pasando no va a impedir que seas feliz, puede que con la misma persona, puede que con otra, puede que con ninguna, pero tienes tanto por vivir y hay tanto por lo que vivir que las oportunidades son cuantiosas.
      Mi propuesta es que pases de momento la tristeza y cuando te sientas mejor comiences por los tres puntos que te he mencionado.

      Ánimo y un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  54. octavio
    octavio Dice:

    lei su blog por casualidad y fue como si alguien encendiera una luz en medio de la oscuridad , paso en en este momento por una perdida afectiva en la cual primo el apego , la busqueda de bienestar y un colchon de seguridad , la persona a quien buscaba no estab buscando mis mismos fines y senti culpa , por que yo era el causante de su reaccion , me senti solo triste abatido sin esperanzas en el futuro y con una gran incertidumbre , su blog me ayudo a ver todo mas claramente a ver la necesidad de buscar dentro de mi las herramientas para salir adelante .
    me gustaria q me hablara un poco sobre la culpa y como poder salir de ella o canalizarla hacia algo positivo
    un abrazo desde colombia gracias

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimado Octavio:

      Muchas gracias por tus palabras y por tu participación en el blog.
      Efectivamente, situaciones como la que comentas son complicadas de soportar y más complicado se hace cuando hay sentimientos de culpa por medio.
      En este momento me viene a la mente una frase de un filósofo Griego del siglo I de nuestra era, que vivió casi toda su vida en Roma como esclavo, me refiero a Epicteto, éste decía algo que seguramente te ayudará: «No nos afecta lo que nos sucede, sino lo que nos decimos acerca de lo que nos sucede.». Es decir, tu dificultad quizás radica en la interpretación que haces de esa culpa que crees que tienes. En tu caso quizás la herramienta a la que tienes que recurrir sea a una nueva reinterpretación de lo sucedido, en la que ya tú no seas culpable. Por otra parte creo que también te puede ayudar un cambio de paradigma a la hora de avaluar la gravedad de las cosas, te invito a que leas lo que escribí al respecto.

      Espero haberte ayudado con estas líneas.
      Un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  55. Luis
    Luis Dice:

    hola don Jose tengo una incertidumbre, la situacion es que he tenido 3 novias que relativamente han sido buenas el problema he sido yo que he manejado un patron similiar con todas ya que tengo un apego hacia las personas, he brincado de una a otra buscando no sentirme solo ya que por circunstancias ellas han tenido que separse de mi por algun tiempo y es aqui donde ha venido el problema, de igual manera cuando estan conmigo siempre he querido tenerlas cerca, estoy conciente de mi realidad y de lo que estoy padeciendo he intentado cambiar esta forma de ser pero avece vuelvo a caer en la misma situacion y va muy lento el cambio, el punto es que tengo mi tercera novia y la he estado perdiendo por mis actitudes y celos estupidos de igual manera me siento ofendido cuando ella trata de darme libertad por que mas bien lo veo como una amenaza, entonces mi pregunta es debo dejar a ella? sera esa la solucion? lo que veo es que mi patron seguira con otra o debo cambiar e intentarlo otra vez, no quisiera perderla y no es que me heche la culpa pero se que el problema en este tiempo he sido yo, le agradeceria toda la ayuda que pueda brindarme gracias y Dios lo bendiga.

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimado Luis:

      Gracias por participar en mi blog.
      Te pido disculpas, pero la verdad es que no entiendo muy bien lo que me quieres decir. Si te parece me envías un email a jgarcia@quieretemilvecesmas.com y me cuentas con más detalle, para así poderte dar mi opinión, y digo opinión porque la decisión sobre lo que quieres hacer la tienes que tomar tú. Ya sé que a veces estamos tan perdidos que no somos capaces de tomar decisiones, pero hay que insistir en ello, pues dejarle a otro la opción de que decida sobre nuestra vida no es precisamente lo mejor que podemos hacer. Piensa que una de las diferencias del ser humano sobre el resto de animales es que somos proactivos, y esa es una habilidad que no deberíamos desaprovechar.

      A veces alguien cercano te dice algo así como “Te conozco mejor que tú! o “Soy quién mejor te conoce”, pero eso no es real, pues la persona que mejor te conoces eres tú mismo, tú sabes lo que estás pensando en cada momento, tú eres quién siente lo que siente… y por lo tanto estás en las mejores condiciones para poder decidir sobre lo que quieres hacer en cada momento, únicamente tienes que ser proactivo, que es como decir: ésto es lo que me ocurre, ésto es lo que siento y ésto es lo que quiero hacer.

      Discúlpame si no soy más preciso en mi respuesta.

      Espero tus noticias.
      Gracias y un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  56. Rebeca
    Rebeca Dice:

    Me siento muy mal y nunca voy a poder superar nada,no tengo ni la ayuda económico de nadie ni mucho menos la emocional,estoy sola,he perdido toda esperanza.

    Responder
  57. ysabel
    ysabel Dice:

    GRACIAS POR FAVOR COMO HAGO NOPUEDO DORMIR EL OIDO ME SUMBA Y LLORO TENGO PROBLEMAS CON LA PERSONA QUE AMABA Y LA SITUACION SE TORNA MAS OSCURA SE PERDIO EL RESPETO TODO YA NO HAY AMOR PERO AMO A MIS HIJOS PORFAVOR AYUDAME

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada Ysabel:

      Gracias por seguirme en el blog. He preferido responderte por email, así que mira en tu buzón.
      Ánimo y un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  58. San
    San Dice:

    Muy buen post, muy revelador, lo que no entiendo es lo de la misión y la visión… No sé, yo soy una persona muy lógica y me obligo a buscar cosas que hacer pero más por intentar pasar unas horas sin pensar que por que me apetezca…, no sé ahora mismo solo siento vacío… es una sensación que nunca habia tenido, o no tan fuerte… es un vacío doloroso y autodestructivo porque me quita el apetito, no me deja dormir… y aunque pienso que el tiempo lo cura todo, ahora mismo el tiempo parece eterno… Si pudieras ayudarme con la misión y la visión… ¿qué pasa cuando esa persona que se ha ido formaba parte de tu misión?

    Muchas gracias de antemano.

    Responder
    • José Ramón García
      José Ramón García Dice:

      Estimada San:

      Discúlpame si en vez de mujer eres hombre, aunque deduzco por tu email que eres mujer.
      Te agradezco tu buena opinión del post e igualmente tu comentario. Espero que mi respuesta te ayude.

      Creo entender por tus palabras que recientemente has perdido a alguien que estaba muy unido a ti, y de ahí ese vacío y otras sensaciones que sientes. Te comprendo, y además entiendo que todo esto te abrume porque, como tú bien dices, «soy una persona muy lógica…» y eso quiere decir que quizás utilices menos el hemisferio derecho de tu cerebro, el de las emociones, el del dolor… y esa puede ser la explicación de esa sensación de desorientación, despiste, de no sabes qué hacer o de incertidumbre. En cualquier caso eso que te ocurre es normal para este tipo de situaciones, y está estudiado en profundidad por la Doctora E. Ross y plasmado en su teoría de las cinco fases del duelo. Por lo que cuentas yo creo que estás en la penúltima fase, que es la de Depresión, y ya sólo te queda aceptar la realidad para salir de esa fase de duelo.

      Como tú dices, «el tiempo lo cura todo», y es que ahora estarás viviendo unos picos altos de emoción que son como esa niebla de la montaña, que de repente asoma y te desorienta completamente. En el caso de la niebla algunas recomendaciones son:
      – Parar si es preciso.
      – Ir descendiendo en cuanto sea posible.
      – Evitar lugares o caminos en los que no exista una referencia que permita la orientación.
      – Procurar andar por caminos señalizados, para tener una referencia…
      En el caso de esos momentos de gran emoción, y buscando la equivalencia con la niebla, serían:
      – Calma y serenidad.
      – No es el momento de buscar respuestas, tales como Por qué?, lo que procede es asumir la realidad.
      – Recordar no ayudará. En estos momentos es mejor descubrir que recordar.
      – El trabajo y las actividades ayudarán a pasar estos momentos de tanta intensidad emocional.

      Con respecto a tu pregunta: ¿qué pasa cuando esa persona que se ha ido formaba parte de tu misión? Mi respuesta es que, en mi opinión, no formaba parte de tu Misión, sino de tu Visión. Te explico brevemente:

      Visión. Hay una cita de Michael Jordan que describe perfectamente lo que es la Visión, es la siguiente:
      «En todo momento tenía en mente lo que quería llegar a ser, es decir, el tipo de jugador en que deseaba convertirme… Sabía exactamente a dónde deseaba llegar y me concentraba en hacerlo… Todo es cuestión de mentalidad… Pienso que podría haber aplicado este sistema a cualquier actividad que hubiera elegido.»
      Tu Visión se compone de tus deseos; todo lo que quieres ser, hacer, tener, experimentar, compartir… y eso incluye con quién quieres estar… Así que esa persona seguro que formaba parte de tu Visión personal. Si quieres saber más acerca de cómo elaborar una Visión, aquí puedes leerlo.

      Misión. En la Misión sólo estás tú, pero no se refiere a ti, se refiere a los demás. Se refiere a lo que reciben los demás de ti. Como ejemplo sencillo puedes leer en este mismo Blog, en el menú “Misión” cuál es la mía para este blog, y es:
      «Generar contenidos de valor y ponerlos al servicio de los demás, con total honestidad. Contenidos que ayudan a las personas a quererse y valorarse tal como son, a tener fe en sí mismas, a descubrir la grandeza que llevan dentro y a descubrir, a su vez, su Misión personal que les hará trascender a los demás
      Si te fijas, no se trata de lo que puedas hacer por ti, sino de lo que pueden recibir de ti los demás. Por eso la Visión tiene que ver con tus objetivos, con tus logros personales, y la Misión con tu aportación a la vida de los demás. Ambas, Visión y Misión, son muy importantes, pero quizás en estos momentos que vives sea determinante para ti el que tengas clara tu Misión. Dado que es largo de describir, en correo electrónico aparte te detallo los pasos para descubrir la tuya.

      Para finalizar me gustaría decirte lo siguiente: Esa persona que ahora no está físicamente contigo, sin embargo su alma sí lo está, y todo lo bueno que recibías de ella lo puedes hallar en tu corazón, al que puedes llegar a través de tu hemisferio derecho, o sea, de sentir lo que sientes y donde lo sientes. Y para esos momentos que me cuentas en que te obligas a hacer cosas para no pensar, hazlas pero para compartir, para hacer felices a otros, para ayudar a otros… todo eso llenará tu vida como no puedes imaginarte, y si sigues en esa dinámica, llegará un momento en que tu vida está tan llena de aportaciones que apenas tienes tiempo para pensar en “pensar”. En mi caso te puedo garantizar que tengo mi vida tan llena de esas pequeñas ayudas que cuando mi autoestima decae un poco, solo tengo que, por ejemplo, mirar a mi lado, que está Gustavo (uno de los perritos abandonados que tenemos en casa) y ver que él es feliz porque yo lo ayudé.

      Muchas gracias y un abrazo,
      José Ramón

      Responder
  59. cristina
    cristina Dice:

    siento ser repetitiva , lo que te digo es tremendamente sincero: no sabes, cuanto necesitaba leer algo así, en parte ha sido un bálsamo para mi mente.

    he estado dando bandazos por internet intentando comprender porqué soy temerosa en mi estilo de apego, porqué no puedo confiar en nadie cuando realmente estoy deseando poder compartir afecto con los demás.Es mi inseguridad la que me ata, yo misma me hice prisionera de mis pensamientos negativos, de mi miedo al rechazo, esa cuesta que tu dices para mi mas bien es como un oceano, que podría ser un charquito si adquiero poquito a poquito madurez emocional Gracias!!!!! intentare tener en cuenta el contenido de este post

    Responder
    • QuiereteMilVecesMas (José Ramón)
      QuiereteMilVecesMas (José Ramón) Dice:

      Estimada Cristina:

      ¡Gracias! pues ciertamente también es un bálsamo para mí leer que algo de lo que haya escrito te ha servido de ayuda.

      En mi opinión las inseguridad es la razón más frecuente de apego, y de ahí proviene el temor al rechazo, a no cumplir las expectativas o al fracaso. Un punto que yo suelo trabajar mucho y que te invito a que lo hagas también, es mirar el fracaso como algo positivo, partiendo de la base que cada vez que fracasas es una nueva y única oportunidad de aprender y mejorar, y por lo tanto, de tener más seguridad en uno mismo.

      La próxima vez que tengas temor, te dices: ¿Y por qué no? y ve hacia adelante con convicción y sin ningún tipo de temor, pues incluso ante la fatalidad aprenderás y crecerás.

      Un Saludo cordial,
      José Ramón

      Responder
  60. juana
    juana Dice:

    En estos momentos estoy pasando por este tema y de verdad espero lograr salir adelante y poder ser independiente,estoy por divorciarme y sabe siempre dependi de el y la verdad tengo miedo pero;se que de alguna manera tengo que salir adelante por mi y mis hijos que es lo mas bello que DIOS me ha prestado en esta tierra.Si que gracias por ayudarnos por quienes estamos pasando por este mal momento y de antemano le agrdesco su apoyo.

    Responder
    • QuiereteMilVecesMas
      QuiereteMilVecesMas Dice:

      Estimada Juana:

      Gracias. Confía en ti, quizás lo único que requieras sea algunas palabras de refuerzo como las de este artículo, pero confía en tu fuerza interior y en tu valor, porque lo tienes y mucho, ya lo irás descubriendo, además te darás cuenta de que serás capaz de hacer mejor que nunca muchas de las cosas que hasta ahora no hacías.

      Te deseo lo mejor.
      Un Saludo cordial,
      José Ramón

      Responder
  61. juana
    juana Dice:

    Muchas gracias por los temas,que de verdad muchas personas en algun momento de nuestra vida nos sentimos en algunos de estos puntos y de verdad que nececitamos a veces a alguien que nos de un hello la vida es bella y hay que seguir adelante.Gracias amigo.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *