Ser paciente

pacienciaNo se me ocurre mejor imagen que ésta para representar la facultad de saber esperar, que es como decir de la "paciencia". El pescador sabe que para poder conseguir su pieza, debe disponer de unos utensilios mínimos y ciertos conocimientos básicos, pero sobre todo, de una facultad que, de forma innata o aprendida tiene que tener, saber esperar el momento oportuno para que el pez muerda el anzuelo y poder tirar de la caña. ¿Crees que el pescador se plantea conscientemente que para pescar tiene que llenarse de paciencia? Yo creo que no, que es tan natural como lo puede ser que para clavar un clavo hay que golpear con cierta fuerza el martillo sobre la cabeza de éste.

Decía San Francisco de Sales:

"En esta vida la paciencia ha de ser el pan de cada día; pero la necesitamos en particular para nosotros, porque nadie se nos hace tan pesado como nosotros mismos.".

En mi opinión, una gran verdad. Son muchas las situaciones del día a día que requieren del saber darle su tiempo a las cosas; para pensar, reflexionar, consultar, leer, …, o simplemente para esperar el momento propicio. Y para ello es imprescindible hacer una pausa en ese camino antes de seguir, por él, con convencimiento y seguridad.

La paciencia no implica por fuerza perder el tiempo, que es como muchas personas se lo plantean. ¿Te imaginas que retiras un huevo de la sartén a los 10 segundos de haberlo puesto? con total seguridad no se habrá frito, o ¿Imaginas que asistes a clases de inglés sólo dos días? ¡seguramente si vas a New York tendrás que entenderte por señas! o ¿Imaginas que plantas un naranjero y al día siguiente vas a buscar naranjas? ¡ni una encontrarás! y así podría seguir con infinidad de ejemplos. Todos ellos demuestran que todo en esta vida requiere de un tiempo para poder surgir con naturalidad. Pero tú no tienes que parar tu vida para que esas cosas ocurran: Si tienes que llenar una botella de agua y para ello sólo dispones de un grifo que gotea una gota de agua cada segundo, lo más adecuado será dejar la botella debajo del grifo y seguir haciendo otras cosas ¿Verdad?

La virtud de saber esperar tiene que ver mucho con el control que tengas sobre ti mismo y sobre tu vida. La impaciencia puede ser una evidencia de tu inseguridad, de tu falta de control, de tu indecisión. Pregúntate si la causa de que algunas cosas no te hayan salido bien quizás estuviera en que no le diste el tiempo natural para que ocurrieran de buena manera. Si no te entiendes con alguien, primero dale y date tiempo para la comprensión. Si te preguntas por qué algo que hiciste no te salió bien, primero date tiempo para poder entender lo que ocurrió.

"Con los 5 primeros minutos de lluvia ninguna tierra desértica se moja. Sólo el tiempo le da la oportunidad al agua de penetrar y profundizar en la tierra."

Gracias
José Ramón García

QuiereteMilVecesMas.com

The following two tabs change content below.
A lo largo de la vida vamos acumulando experiencias, unas veces agradables y otras menos, que van marcando y desarrollando nuestra personalidad. Además, con la perspectiva de los años encontramos el sentido a muchas de las cosas que han ocurrido en nuestra vida, y que en aquel momento no comprendíamos. Quizás ha llegado el momento de que utilicemos esta nueva aptitud para beneficio de otros que andan perdidos en los aconteceres que un día nos afectaron también a nosotros. Soy Coach Personal, Formador, Consultor y Bloguero.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario