humildad

Sé humilde, ¡David mejor que Goliat!

La humildad a la que me refiero es la que tiene que ver con el conocimiento de las propias limitaciones y debilidades y obrar en consecuencia. Es la sabiduría de lo que somos. Decía San Agustín:

Si quieres ser grande, comienza por ser pequeño; si quieres construir un edificio que llegue hasta el cielo, piensa primero en poner el fundamento de la humildad. Cuanto mayor sea la mole que se trate de levantar y la altura del edificio, tanto más hondo hay que cavar el cimiento. Y mientras el edificio que se construye se eleva hacia lo alto, el que cava el cimiento se abaja hasta lo más profundo. El edificio antes de subir se humilla, y su cúspide se erige después de la humillación.”

La humildad nos lleva a la realidad, y para poder querernos mil veces más primero tenemos que ser realistas, asumir lo que somos y desde ese punto crecer. A semejanza del sistema de control de un invernadero, donde se monitorizan y adaptan las variables de humedad y temperatura, la variable que debemos monitorizar en nosotros mismos para controlar nuestra humildad es el orgullo. Una estima exacerbada o extrema por nosotros mismos nos lleva a pensar que sólo existimos nosotros, que somos el centro del universo, que lo que hacemos está todo bien y además nos olvidamos de los demás.

El exceso de orgullo produce los mismos efectos que si te escayolan los codos, de tal manera que no podrás flexionar los antebrazos y por lo tanto no podrás acercarte las cosas a la cara, tu cara se habrá alejado de tus manos y sólo podrán alcanzar la cara de otros. De la misma manera tu exceso de orgullo, es decir, tu vanidad o tu soberbia, te alejarán de tu propia realidad y sólo podrás ver la realidad de otros.

Siendo humildes seremos realistas y esto nos permitirá conocernos mejor, saber en qué estamos bien y en qué tenemos que mejorar. La humildad es además un estupendo inhibidor de falsas ilusiones. Te pongo un ejemplo para que me entiendas lo que quiero decir: hace una semana fui a comer con unos amigos a un restaurante cercano, al poco de comenzar a comer se sentó en una mesa contigua una pareja conocida, nos saludamos y continuamos cada uno por su lado. Pues bien, el perfume que provenía de la mujer era tan fuerte que distorsionaba el olor del caldo que tenía delante, incluso al paladar sabía raro. La humildad ejerce en nosotros un efecto de filtro, evitando o atenuando las falsas creencias o influencias, dado que en todo momento sabemos quiénes somos, cómo somos y qué queremos.

Te propongo que cada día al levantarte, mientras te lavas la cara, te mires al espejo y recuerdes quién eres, de dónde vienes, cuáles son tus sueños, que te queda mucho por hacer pero con tu trabajo y tu esfuerzo lo vas logrando día a día, piensa que el mérito es tuyo pero también hay personas que te han ayudado y tú tienes que hacer lo mismo con los demás.

Gracias

Versión en audio:

firmaQr

The following two tabs change content below.
A lo largo de la vida vamos acumulando experiencias, unas veces agradables y otras menos, que van marcando y desarrollando nuestra personalidad. Además, con la perspectiva de los años encontramos el sentido a muchas de las cosas que han ocurrido en nuestra vida, y que en aquel momento no comprendíamos. Quizás ha llegado el momento de que utilicemos esta nueva aptitud para beneficio de otros que andan perdidos en los aconteceres que un día nos afectaron también a nosotros. Soy Coach Personal, Formador, Consultor y Bloguero.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario